¿Habeís visto esta pelicula?

 

 

¿Habeís visto esta pelicula?. No me digaís que no, la ponen, ultimamente todos los días, justo a la hora que antes ponían los informativos. No es gran cosa, no está bien dirigida, los actores son bastante flojos, y el guión es repetitivo, pero… como no “echan” otra cosa …

Son las doce y media de la  noche. Llueve ligeramente en Pozuelo y la temperatura exterior es de 8 grados. Ha vuelto el frio, no solo el climatológico.

Que hay de lo mio

 

Creo que desde esta mañana, en nuestro país, circula la “consigna” de tranquilizar al personal en lo que a “pasta” se refiere – ¿Dejaremos de llamarla pasta, algo sólido, para llamarla, no se, …, algo cuyo significado no sea tan sólido, tal vez algo más volátil?- y hacer desaparecer ese “miedo psicológico” , que algunos se empeñan en seguir manteniendo que no es real, que está – también dicen- empañando aun mas la situación caótica que atraviesa la economía.

Lo cierto es que no se cuanto tiempo va a poder aguantar nuestra economía todo esta situación de crisis, pero me temo que poco. Y aunque esto es lo que yo me atrevo a llamar una crisis privada, de entidades privadas, parece ser que el Estado también juega en esta liga de perdedores, aunque no se exactamente cual es la posición que va a ocupar.

Zapatero acaba de asegurar – sin concretar en cuanto- que va a elevar la garantía de los depósitos. Tranquilizar a la sociedad es lo más importante. ¿Están a salvo nuestros ahorros? ¿Qué pasará con nuestras hipotecas? ¿Y nuestros puestos de trabajo?

Pero la medida de Zapatero, y aun cuando podría ser una buena noticia, no es ni por asomo la puerta de la solución. Desde la entrada del Euro somos un equipo en cuanto a lo que economía se refiere, pero me temo, que no estamos funcionando en este asunto como un equipo. Se deberían tomar medidas colectivas, pero aquí cada uno está tirando para su lado, e intentando salvar “sus muebles”. Es patético observar el panorama, ver como Sarkozy tira para un lado, la Merkel para otro, y hasta Irlanda, Suecia y Dinamarca van a “su bola”. No se si se han dado cuenta de que esa no solo no es la estrategia, si no que es la mejor manera de acelerar el desastre.

Últimamente los lunes son todos negros. Cuatro seguidos llevamos, si no me equivoco, y seguramente éste no será el último. La política de pasar de los demás para intentar asegurar lo de uno, es un mal rollo, que yo de economía no se mucho – por cierto últimamente estoy aprendiendo un montón, no hay mal que por bien no venga- pero eso de “que hay de lo mío”, me parece que es un error, de errar y de estar herrado, con h, pues algunos más que actuar como líderes actúan como mulas. Ustedes sabrán perdonarme el símil, pero es que es tan grafico…

Son las diez de la noche del cuarto lunes negro de la era de la Crisis de Causas Inciertas (CCI). No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 15 grados. Nunca me han gustado los lunes, pero ahora menos… ¿Por lo de la crisis?… no hombre… eso se puede soportar… hay otras cosas… pero esas no os las cuento ;-)

No hay niñas feas

Esconder por fea a la niña Yang Peiyi ha sido una más de las demostraciones de las autoridades chinas en los Juegos Olímpicos de la infamia. Citius, altius fortius: más rápida la claudicación de las democracias, más alta la cota de la ignominia, más fuerte que nunca la represión.

La niña, por supuesto, no es fea. No hay niños, ni niñas feos. Lo verdaderamente abominable es ese régimen sin división de poderes y de partido único, lo horroroso es que para poner en marcha los Juegos se haya trasladado a un gran número de activistas a centros secretos de detención, lo espeluznante es que no se sepan aun quienes fueron los responsables de la masacre de la Plaza de Tiananmen, lo verdaderamente dantesco es que las familias de los ejecutados paguen la bala de su fusilamiento.

Pero la niña Yang Peiyi, aunque escondida para no “deslucir” la ceremonia tiene la suerte de estar aun viva, y tal vez junto a la familia que la vio nacer, y seguramente no sabe que al otro lado del mundo existen unos llamados regímenes democráticos, que presumen de ser los paladines de la libertad, pero que no mueven un dedo por sacar a China, el país de la “niña fea”, de la represión, porque no es políticamente correcto, porque existen intereses económicos que podrían ser perturbados, y porque en el fondo les importa un pito lo que pase en China, ya que lo único que les mueve es salir en la foto de los Juegos, y utilizarlos como cortina de humo, aunque esta vez el humo no es tan denso como otras veces, y gracias a la red, hay opiniones y testimonios, que hacen que, tal vez, no se encuentren tan cómodos en sus palcos.

Hay Juegos Olímpicos que pasan a la historia, y estos pasaran bajo el nombre de los Juegos de la Infamia y de la vergüenza. Pobre Yan Peiyi, pobres padres de Yang Peiyi, pobres niñas chinas victimas de infanticidio, abandono y maltrato, arrojadas al nacer a la calle como si fueran una bolsa de basura… Eso sucede en China, eso y muchas cosas más, y mientras nosotros escuchamos a una niña de atrezzo cantar una canción a la madre… Pobres madres… pobres mujeres discriminadas ya antes de nacer.

Son las doce y media de la noche. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 19 grados. Yang Peiyi eres una “dancing queen”, y feos, pero que muy feos, son los que mandan en tu país, los que miran para otro lado y los que permiten que se te esconda.