Cierre de Megaupload o como intimidar al usuario

El cierre de Megaupload, no pasa más de ser un pequeño escándalo hecho con una intencionalidad aleccionadora, pero como mucho a nivel escolar, pues suplir sus servicios, es algo tan fácil como pelar una manzana. Si uno se da una vuelta por la red, y no los entendidos, sino cualquiera que la  maneje medianamente, se dará cuenta, de que hay multitud de servicios de almacenamiento online, servicios p2p, o sitios donde digamos que “compartir” es tremendamente sencillo.

Está claro, desde luego que Megaupload era uno de esos servicios, que por esas cosas que tiene Internet se habían puesto de moda, y está claro que muchas personas se van a ver afectadas momentáneamente en lo que concierne a eso de ver películas sin pasar por taquilla, pero también, y no debemos olvidarlo, Megaupload era un sitio de almacenamiento, y supongo que más de uno tendría una copia de seguridad de su disco duro en sus servidores, y habrá, en estos momentos, perdido toda la información  guardada. Mal asunto, las autoridades deberían haber pensado en ese pequeño detalle, que obviamente molesta y hace que la medida aun sea más impopular si cabe.

Pero lo más grave de este acontecimiento internautico , es el precedente que crea, y a partir de ahora cualquier servicio que posibilite el intercambio de información y el almacenamiento puede ser susceptible de un hecho similar , como por ejemplo Wikipedia, Gmail, Hotmail, Yahoo, Dropbox, Facebook, Twitter, uploaded, Mediafire, filefactory, fileserver, rapidshare…, podría seguir un rato largo citando. En unos se comparten archivos y enlaces casi todos con copyright, y en otros se almacenan archivos . Cualquiera de ellos puede ser el próximo, y lo que es peor, el siguiente puede ser el modelo de Internet tal y como lo conocemos. ¿Cada vez que comparta un enlace sobre una noticia, un libro, una película, o lo que sea a través de twitter o facebook (fijaros que eso es lo más sencillo) voy a tener que pagar derechos? ¿Qué pasa si recibo un correo electrónico a través de gmail donde hay contenidos protegidos por derechos de autor? ¿Decidirán, entonces, las autoridades cerrar el servicio gmail para que no podamos compartir a través de él? ¿Qué pasa si hago una copia de seguridad de mi disco duro donde hay unas fotos que a su vez he copiado de alguna publicación que también están sujetas a derechos de autor, y la subo por ejemplo a dropbox? ¿Cerrarán también el servicio?

Hay demasiadas preguntas sin respuesta que se han suscitado con esta acción tan precipitada y arbitraria, acción que desde luego no es casual, pues las manifestaciones de ayer sitios tan emblemáticos como Wikipedia o Google sobre la ley SOPA, no pasan inadvertidas.

Las decisiones drásticas y no pensadas, haciendo gala de una ostentación pública del poder y la fuerza, no son nada convenientes en un mundo hiperconectado (véase la reacción de los usuarios en twitter y véase la movida de Anonymous), y desde luego da mucho que pensar, que un gobierno como el de Obama, que durante su campaña se le llenó la boca con eso de la participación de los usuarios y la democratización de la red , haya sido capaz de llevar a cabo esta acción, a la vez tan pueril y tan estúpida.

La aparición de Internet, hace ya mucho tiempo, porque mira que ha pasado tiempo, supuso, entre otras cosas, un cambio de modelo en todos los ámbitos, y esto es algo que o terminan de comprender algunos que organizan el cotarro, o se cargarán el cambio y volveremos a las cavernas . Convendría que en vez de ir por ahí cerrando sitios se plantearan adaptarse a los nuevos tiempos.

Son las diez de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 8 grados. Por cierto yo de las operadoras me podría en guardia, me temo mucho que se les va a caer el negocio del trafico… que desolación, y segundo por cierto todo este asunto deberá ser probado, y cuando llegue a los tribunales estarán obligados a definir desde qué punto Megaupload es parte de una conspiración para violar derechos de autor con objetivos comerciales, ya que el resto de sus funciones: ofrecer espacio en línea, colocar anuncios publicitarios y vender suscripciones especiales a su servicio, son perfectamente legales. Daría dinero por asistir a ese juicio, pero no lo tengo.