Otro Gobierno

Portada de Otro Gobierno

Llego a casa. Es un poco tarde, pero no me puedo ir a dormir sin escribir unas líneas sobre la presentación del libro “Otro Gobierno” de mi buen amigo Cesar Calderón, a la que he asistido esta tarde.

Podría contaros lo bueno que es libro y hacer una reseña sobre su contenido, pero prefiero que lo leáis, y obviamente lo compréis, porque como decía mi abuela Marta, hay que dar de comer a los autores que no viven del aire y de la creatividad.

Pero de lo que si voy a escribir es sobre Cesar, el inefable Cesar Calderón, que conocí hace ya 8 años, siempre con su compañera Verónica a su lado, y de nuestra amistad, que siempre ha estado, afortunadamente por encima de nuestras ideas, tan dispares, y sobre las que rara vez coincidimos, ni coincidiremos nunca, aunque esa divergencia que algunos sectarios no entienden, enriquece mucho las amistades, eso si las amistades verdaderas.

Nunca he dudado de la valía de Cesar, siempre dije que ese chico tenía “vector”, vaya si lo tiene, y lo que es mejor, lo que va a tener, y no precisamente porque este tocado por la mano de los dioses, como les sucede a algunos, sino porque Cesar es el tesón, la fuerza de voluntad, el trabajo, la perseverancia, el entusiasmo, las ganas, el empuje, en fin, si tuviera que poner un ejemplo de libro de alguien inasequible al desaliento, escribiría el nombre de Cesar Calderón. Y este libro, que esta tarde se ha presentado en el la Casa del Libro de Madrid, forma parte de una trayectoria que aun esta empezando pero que va a dar mucho que hablar.

Nada más que decir, o mejor dicho me queda mucho que decir, pero lo cierto, es que a veces las palabras no dan para expresar realmente todo lo que es una persona, por muchos términos que seas capaz de escribir o verbos que conjugar. Yo de vosotros le seguiría muy de cerca.

Son las doce de la noche. Llueve ligeramente en Pozuelo y la temperatura exterior es de 10 grados. Y mientras escribo esto escucho Assedic.

Postpost: Cesar córtate el pelo, por Dios¡¡¡