Caza Mayor #PabloIglesias #Podemos #SusanaDiaz

susana pablo (2)

Hubo un momento en que pensé que la intención de #PabloIglesias #Podemos era ganar elecciones. Ahora lo tengo claro, de momento, creo, que no está en sus planes. Por lo menos en lo que se refiere a elecciones municipales y autonómicas.

Sus esfuerzos y los de su partido se centran fundamentalmente en la caza mayor. Si, en el ejercicio de la cinegética de grandes piezas, en este caso, piezas políticas pertenecientes a lo que él llama el ‘sistema’.

La primera pieza que tiene en el punto de mira se llama Susana Diaz. Sabe que puede tirarla abajo, sabe que puede acabar con ella, y me temo que no va a dudar en apretar el gatillo.

Al fin y al cabo #PabloIglesias #Podemos representa la opción antisistema, y no es ninguna novedad está estrategia, claro que deberían advertir a sus electores que sus votos no van a construir nada, no van a gobernar nada, son votos a la contra, y el objetivo final es la demolición de todo lo que hemos puesto en marcha durante estos últimos años. Ni siquiera hay ánimo de corregir los errores, para ellos basta con la destrucción de ese sistema del que tanto abominan en sus mítines, y Susana Díaz tiene toda la pinta de ser la primera víctima. Aunque tal vez, ella se lo ha buscado. Nunca conviene ponerse a tiro, cuando un cazador de grandes piezas anda suelto.

¿Quién será el siguiente?

Son las nueve de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 13 grados

Vivir poéticamente es vivir para vivir

 

La poesía no es sólo una variedad de literatura, es también un modo de vida en la participación, el amor, el fervor, la comunión, la exaltación, el rito, la fiesta, la embriaguez, la danza, el canto, que efectivamente, transfigura la vida prosaica hecha de tareas prácticas, utilitarias, técnicas. (…)

 Fernando Pessoa decía que en cada uno de nosotros hay dos seres, el primero, el verdadero, que es el de sus ilusiones, de sus sueños, que nace en la infancia y prosigue toda la vida; y el segundo, el falso, el de sus apariencias, sus discursos y sus actos.
Podríamos decir de otra forma que en nosotros coexisten dos seres, el del estado prosaico y el del estado poético; esos dos seres constituyen nuestro ser, son sus dos polaridades, necesarias una para la otra: si no hubiera prosa no habría poesía, el estado poético no se manifiesta como tal sino en relación con el estado prosaico.

Tenemos necesidad vital de prosa, porque las actividades prosaicas nos hacen sobrevivir. Pero muy a menudo, en el reino animal, las actividades de supervivencia: buscar comida, perseguir la presa, defenderse contra los peligros y los agresores, devoran la vida, el goce.

Hoy, en la tierra, los humanos dedican la mayor parte de su ‘vivir’ a ‘sobrevivir’. Tenemos que actuar para que el estado secundario llegue a primario. Hay que tratar de vivir no sólo para sobrevivir sino también para vivir. Vivir poéticamente es vivir para vivir. 
Edgar Morin

De poesía y de vida

Marc Chagall, The Poet Mazin

No estamos en Venezuela #MinistroCatala

No se puede debatir sobre lo que no es debatible. Tal vez esta idea parece una obviedad, pero no lo es.

Ayer el #MinistroCatala se arrancó por peteneras, como dicen en Cádiz, para dejar caer, como quien no quiere la cosa, que eso de publicar lo que a un periodista le cuenta, generalmente un funcionario o un político sobre una investigación judicial, podría tener un castigo.

A estas alturas del partido, tal vez, Catalá, a la par ingenuo e imprudente, debería ya saber que solamente el hecho de plantear ese debate, ya en sí, constituye un ataque a la libertad de información,  y un coqueteo, inquietante, con ese viejo fantasma del pasado llamado censura.

No obstante para tranquilidad del Ministro, y aunque supongo que ya conoce el contenido, le diré que en España el Código Penal, ya se ocupa de perseguir a aquellos funcionarios que revelen información que esté bajo secreto sumarial, y también a aquellos que difundan el contenido de esas filtraciones (art. 197).

Claro que esto es potestad de los jueces, y la pretensión de Catalá, de hurtar a la justicia y dejar en manos de la administración la posibilidad de sancionar al mensajero no entra dentro del marco constitucional. Entre los derechos fundamentales que tenemos los ciudadanos recogidos en la Constitución se encuentra, el derecho a la información.

La verdad, es que, no sé qué hago yo, a primera hora de la mañana, recordándole a un ministro de Justicia, el contendido del Código Penal Español, y también los artículos de la Constitución, claro que si en esa tesitura estamos, es que no es que hayamos ya perdido los papeles, es que estamos cayendo en picado a una sima donde por supuesto el estado de derecho ni está, ni se le espera.

El miedo, el pánico es una angustia innecesaria, y solo genera estupidez, torpezas, desatinos e incongruencias, en definitiva, problemas y más problemas. No estamos en Venezuela, Ministro

Son las ocho de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 12 grados.

Preguntas

 

“¿Dónde está la vida que hemos perdido en vivir? ¿Dónde la sabiduría que hemos perdido en conocimiento? ¿Dónde el conocimiento que hemos perdido en información?”

T.S. Eliot (1888-1965). Citado por William Ospina en La lámpara maravillosa.

Cuadro: Armando Mariño. “Lectura profunda de un cuadro abstracto”