Malasaña ¿Agresión sexual consentida? La prostitución en estado puro

El desgraciadísimo asunto de la falsa denuncia de una agresión homófoba, que ha sucedido hace unos días en Malasaña, tal vez, deba hacernos reflexionar sobre esa espiral de locura, odio, revanchismo y venganzas políticas que estamos viviendo y que desde luego dicen muy poco de esta sociedad. Además, hay otro tema, para mi mucho más importante, y me temo que está pasando desapercibido, y  es ni más ni menos, que en este caso, estamos ante una agresión sexual consentida por el mero de hecho que media un pago, es decir prostitución. Pagar para agredir. Pagar para dañar. Pagar para humillar. Pagar para obligar… pero ¿Qué pasaría si se llega a pagar para matar?

Este caso, el del chico de Malasaña, pone en evidencia a nuestra sociedad, que consiente la mercantilización de las personas hasta el punto de poder ser dañadas física y psicológicamente, eso si utilizando eufemismos como consensuar o consentir, para evitar decir que el que paga y compra el cuerpo de un hombre o una mujer por horas, puede hacer, durante ese tiempo, lo que le dé la gana con él.

Conviene no quedarse simplemente en el tema, que desde luego es grave, de la denuncia falsa del chico, conviene no rasgarse las vestiduras porque el chico mintió, y ahora, ¡Vaya que fatalidad!  hay muchos del periodismo y la política que se les calentó bien el pico, y que antes de que la policía hubiera terminado su trabajo, se tiraron a degüello unos contra otros, conviene, mejor ahondar en el fondo de esta situación, y pensar, si queremos vivir en una sociedad que permite dañar por dinero, que permite comprar cuerpos vivos de personas para vejarlos, marcarlos, golpearlos o violarlos, porque luego dejamos un billete entre sus piernas, eso más que una sociedad es una selva o un infierno.

Podría escribir más, pero creo que con estas palabras queda bien explicado lo que pretendo decirles. Así que agachemos la cabeza, entonemos el “mea culpa” e intentemos dejar la prostitución fuera de nuestro sistema de vida, porque no les quepa duda, mientras la prostitución campe a sus anchas entre nosotros, estaremos viviendo en una SOCIEDAD DE MIERDA. A los hechos me remito.

Son las once de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 22 grados.

NO SE RÍAN DE LA EDUCACIÓN CON PERSPECTIVA DE GÉNERO #Mujeres #Educacion #STEM

Es curioso como algunos banalizan que, a partir de este próximo curso, las matemáticas se impartan con perspectiva de género. Desde luego esta banalización, que en algunos casos viene de personas “leídas” y con estudios superiores, lo único que denota es una falta de conocimiento de la sociedad mayúsculo. Peor es, desde luego cuando esa ridiculización viene de políticos, que deberían ser los primeros en trabajar en este tema educativo. 

El tema de la perspectiva de género en la enseñanza de las matemáticas está íntimamente relacionado con el autoconcepto, y a la vez con la autoestima. 

Estudios demuestran que las niñas tienen un autoconcepto bajo en cuanto al aprendizaje de las matemáticas y, por cierto, los niños parece que empiezan a tener ese mismo problema con la lengua, no optan luego por carreras científicas. 

Desde luego es importante aclarar lo que significa autoconcepto, ya que el gobierno, por cierto, no lo ha explicado lo suficiente, y de una manera clara, cuando anuncio la medida de aplicar la perspectiva de género a la enseñanza de las matemáticas   

El autoconcepto es una configuración organizada de percepciones de sí mismo que puede ser concienciada, realiza una función clave como organizador y motivador de la experiencia, mantiene una imagen consistente de quiénes somos y cómo reaccionamos en diferentes circunstancias. El juicio de si una conducta es consistente o no con la autoimagen, ayuda a configurar las nuevas experiencias conductuales. Juicios relativos al éxito o fracaso de una acción particular, o afectos relacionados con sus resultados, sirven a una función motivacional en cuanto a la probabilidad de su realización. 

Está claro que en una sociedad que sigue considerando al varón como más inteligente y capaz que  a una mujer, hace que el autoconcepto que las niñas tienen de sí mismas este condicionado por este estereotipo, que hace que ellas mismas se alejen voluntariamente de asignaturas STEM, como por ejemplo las matemáticas, y desde luego es fundamental que a la hora de impartir matemáticas, se cambie la forma como se viene haciendo hasta ahora, y sobre todo el enfoque para compensar esa brecha que hace que las niñas se aparten de esta asignatura, y como consecuencia no enfoquen su futuro hacia carreras STEM  

Cuando los expertos han estudiado la brecha de género en STEM han trabajado sobre estos tres factores: Diferencias en la capacidad entre niños y niñas, diferencias en la motivación y actitudes hacia STEM, y diferencias en la socialización.  

En lo que respecta a la capacidad, los resultados de varios ciclos del informe PISA demuestran que, en la mayoría de los países, no hay diferencias de género significativas en el rendimiento y compresión de las matemáticas y, cuando existieron, se han reducido a lo largo de los años. Lo que, si se ha demostrado es que el deseo de seguir una carrera STEM parece estar estrechamente relacionado con la diferencia de motivación, especialmente con actitudes como el autoconcepto en matemáticas, es decir la confianza que los estudiantes tienen en sus propias capacidades para esta materia. Estas actitudes están moldeadas por el entorno que rodea a las niñas y a los niños, lo que se refiere pues a la explicación de la socialización. Por ejemplo, las niñas y los niños pueden ser influenciados por estereotipos de género que identifican las matemáticas como dominios típicamente masculinos. Estos estereotipos de género pueden ser transmitidos por adultos tan importantes para ellos y ellas como los padres, los profesores e incluso su círculo de amistades, así como por los medios de comunicación

Las diferencias de género en el autoconcepto en matemáticas ya existen entre los estudiantes de primaria y, por lo tanto, ya está implantado ese estereotipo antes de los ocho años. Los expertos han detectado también que las niñas, y cada vez más últimamente, perciben las matemáticas con un impacto más negativo que los niños, y que como consecuencia de esto tienen un rendimiento inferior en esta materia. 

Así que, aunque las niñas en primaria estén aun alejadas de la toma de decisiones en sus futuras carreras universitarias, si a ellas, en esa etapa de su vida se les enseña las materias científicas, especialmente las matemáticas y la física, desde un concepto estereotipado, y a la vez se les remarca, aunque no sea de una manera explícita que están menos capacitadas para esa formación, va a ser complicado que cuando llegue la hora de la elección de una carrera se decanten por las técnicas. 

Lo cierto es que cuando se escuchan tan a la ligera comentarios denostando la enseñanza desde una perspectiva de género, que no quiere decir más que enseñar en un plano de igualdad real, creo, que no somos conscientes de inmensa perdida de talento que supone que las mujeres no estén llegando a las carreras STEM. Es una cuestión de justicia, pero también, no lo olviden es una cuestión de productividad, eficacia y progreso para todos y todas. 

¿Por qué somos o no somos una sociedad avanzada? ¿O es que solamente nos vestimos de progreso para las ocasiones o para el discurso, olvidando que el progreso se hace en lo cotidiano? 

Así que, por favor, antes de mofarse de la educación, en esta y otras materias, con perspectiva de género, reflexionen y piensen que en cosas como estas nos va el futuro y la vida en ello. No solo de las mujeres. 

Es la una de madrugada. Llueve intensamente en Pozuelo bajo una tormenta de verano y la temperatura exterior es de 20 grados. No se rían de la educación con perspectiva de género.   

NO BASTA CON REFUGIAR #Afganistan #Mujer

Una fecha para no olvidar: 15 de agosto de 2021. Desde ese día los talibanes han tomado el control en Afganistán. Con la salida precipitada del presidente Ashraf Ghani quedó desmantelado el gobierno y empezó a imperar una situación de terror y miedo generalizado. Después a los pocos días la rama afganistaní del ISIS hizo estallar varias bombas que segaron la vida de más de 100 personas y dejaron un reguero de heridos en el aeropuerto de Kabul.  

20 años han pasado desde que Estados Unidos y los países aliados iniciaran una guerra contra el terrorismo como respuesta a los atentados del 11S en las torres gemelas, y con esa intervención se puso fin al régimen imperante entonces en Afganistán y a sus políticas radicales, que bajo el paraguas de una interpretación muy “suigeneris”, y en algunos casos inventada, de la religión islámica han tenido sumido al país en una situación prácticamente dantesca, situando a las mujeres totalmente fuera de los derechos fundamentales.

En este periodo de tiempo las mujeres tuvieron que ir totalmente cubiertas por el burka, no podían reír, ni salir de casa sin la compañía de un varón, existía el delito de adulterio penado con la muerte en plaza pública, en definitva de 1996 hasta 2001 las mujeres dejaron de existir como personas y sujetos de derecho, aplicándoles castigo en caso de desobediencia a estas, vamos a llamarlas leyes, con penas terribles.

Por supuesto dejaron de tener acceso a los libros, a la formación, a la música, a la cultura, a la ciencia, mujeres apartadas del trabajo, de todo y de todos, sometidas a los criterios ultra religiosos de los mullah y cuyas propias familias denunciaban si se saltaban alguna de estas normas. En definitiva, en este periodo donde los talibanes tuvieron el poder convirtieron a la mujer afgana en una esclava, esclavas invisibles y recluidas.

 Sin embargo con la caída del régimen talibán en 2001 los derechos de las mujeres se fueron recuperando, desde luego no de una manera plena como lo entendemos en occidente, pero las niñas tuvieron otra vez el acceso a la educación, las mujeres pudieron volver al médico, fijaros al médico, un derecho que antes no tenían salvo que un varón de la familia lo autorizara, empezaron también a acceder a la universidad, a la cultura, a la ciencia, y la vida política y social del país, con 20 vicegobernadoras sociales en distintas provincias, una gobernadora y 4 ministras. Volvieron a regentar negocios y empresas, volvimos a ver en ese país juezas, deportistas, militares, abogadas, en definitiva, volvieron a la vida libre. 

 Pero ahora ya no es así, desde el 15 de agosto en Afganistán, un país a unas horas de avión de España, las mujeres volverán a la categoría de esclavas, con un régimen que hará de ellas objetos sometidos por el miedo. Esto es muy fuerte, piensen que van a dejar otra vez de ser personas.

Me gustaría que, por un momento, te pararas a pensar que tu fueras una de ellas, que de un día para otro tuvieras que dejar tu trabajo de periodistas, abogada, cajera o enfermera por poner un ejemplo y te cubrieran de pies a cabeza y te encerraran en casa, y de despojaran de tu libertad para hacer o no hacer, elegir una cosa u otra, leer, estudiar, reír, en definitiva, vivir. O imagina que eso le estuviera sucediendo a tu hija, si esa hija que llevas año viéndola crecer libre y que ahora vas a tener que recluirla contigo y quitarle todos los derechos, que vas a cercenarle su futuro como ser libre. Yo, personalmente, cada vez que lo pienso siento verdadera angustia.

Desde luego es importante que trabajemos para que aquellas mujeres que quieran abandonar Afganistán puedan hacerlo, pero eso solo es un parche. Es obligación de feminismo internacional poner todo nuestro empeño para que los gobiernos democráticos occidentales trabajen con verdadero ahínco en recuperar un Afganistán libre para sus ciudadanos y sus ciudadanas. No vale solo con refugiar. No podemos permitir que existan lugares en la tierra donde una mujer se convierta de un día para otro en un ser de segunda categoría, sometidas por el terror y el miedo a cualquier atropello de sus derechos fundamentales. No, no podemos permitirlo

Son las seis de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 28 grados. NO BASTA CON REFUGIAR #Afganistan #Mujer

Pepe Álvarez en la Plaza de la Lealtad #Pensiones #UGT #Sindicatos #Mujer

Hace calor ya en los semáforos. Los arboles de Madrid, apenas si ya dan sombra a los transeúntes, enmascarados, que deambulan por la plaza de la Lealtad a la búsqueda de un hueco por donde volver a encauzar la vida. El Ritz, enfrente, se ha vestido de blanco y oro para volver a torear en las plazas de la actualidad de la mano de José Luis Rodríguez, (el puma para los amigos) en el Nueva Economía Forum, donde, de nuevo, su puerta nos va engullendo, mezclando ambiciones, ansiedades y ambigüedades a la espera de un café con croissants rellenos de opinión, que en pocas horas llegará a los diarios para contarnos que es lo que es, lo que no es, lo que va a ser, o casi siempre lo que no va a poder ser.

Hoy, Pepe Álvarez, que, si fuera torero, a partir de ahora habría que llamarle el sumiso, se esfuerza por justificarse, bajo la atenta mirada, escrutadora y vigilante de Simancas. Se  ve nervioso a Álvarez, casi que suda a pesar de que nubes de aire acondicionado enfrían el ambiente, por cierto, ya muy frio entre la concurrencia.

Méndez, Cándido, ha levantado un par de veces las cejas y ha ladeado la cabeza como si quisiera expresar…  ¿pesar? ¿disconformidad? ¿tal vez vergüenza? No puedo adivinar más, las mascarillas nos tapan en rostro, y que bien vienen para tapar, porque hay mucho que tapar en estos tiempos.

Alvarez no lleva mascara, pero tampoco ha tenido respuesta para la mayoría de las preguntas que le hemos hecho desde las mesas. Tampoco me sorprende, la mayor parte de los políticos, porque Álvarez es un político no les quepa duda, están entrenados para no contestar a lo que se le pregunta, y si lo hacen, porque no les queda más remedio, darán una respuesta que siempre, siempre, nos garantice que ellos lo están haciendo muy bien, y que la pregunta no es la adecuada, o no viene al caso, o ya la respondió en otra ocasión.

Álvarez sigue hablando y hablando sin dejar de mirar a Simancas, ¡qué curioso!  Todo el rato parece que se dirigiera a él en mitad de una sala vacía. Rodríguez modera y le para ese elogio de la locura que está vertiendo en un torrente de palabras que más parecen un soliloquio de un hombre hablando a su mano. Álvarez sigue sin estar cómodo, por lo menos eso denota que tiene conciencia, y que sabe que está dejándonos solos frente a un gobierno que va a hacer de la clase media, a no tardar mucho, su coto de caza privado.

Le pregunto por la negociación de las pensiones. Le pregunto si ha tenido en cuenta la perspectiva de género a la hora de negociar con el Ministro de Seguridad Social, José Luis Escriva. Si, ese ministro que vive en el feliz país de los unicornios, donde todo el mundo cotiza a la seguridad social sin interrupciones desde los 18 años, donde nadie ha estado nunca parado, y donde hay igualdad de género en las pensiones. Le pregunto si cuando se sentaron a la mesa de negociación,  se acordaron de las mujeres del baby boom que tienen la cotización mermada por  el cuidado de los hijos, el cuidado de los padres, los despidos por haberse quedado embarazadas o los largos periodos sin trabajo porque no encontraban a ningún empleador que quisiera a una mujer con dos hijos de 8 y 10 años, o de aquellas que vivían dependientes de un marido que les parecía mal que “su mujer” trabajara fuera de casa, desatendiendo el cuidado de la familia.

Le pregunto si cuando se sentaron a negociar tuvieron en cuenta que la generación de los baby boom ha sufrido enormes incremento del paro y falta de cotización por múltiples crisis económicas, especialmente La Gran Recesión (2008-2013), la Crisis del petróleo (1973) o la de la devaluación de la peseta entre 1992 y 1995, y que las mujeres especialmente fueron las que más aguantaron esos periodos de inactividad.

Le pregunto, en definitiva, si están negociando cosas de hombres y para hombres…

Álvarez está ahora mucho más incómodo. La respuesta es decepcionante, pero desde luego sincera: “Vamos a tener que abordar las desigualdades de género en las pensiones en una segunda fase de la negociación”. Es decir que han negociado de momento, sin pensar en la situación de la mujer respecto a las pensiones.  No estábamos, nosotras, en la agenda, en la hoja de ruta, se negoció sin nosotras, una vez más. No es nada nuevo, pero se atraganta, se hace bola, cuando viene de la representación de los trabajadores y trabajadoras.

Álvarez, que ha terminado igual de incomodo que como empezó, ha pedido menos ruido y más dialogo y acuerdos, pero ¿De qué dialogo me habla cuando dejan a las mujeres fuera de ese dialogo? ¿Tenemos que agachar la cabeza y esperar que se hagan los acuerdos, estos y cualquier otro sin pensar en nosotras?

Álvarez sale ya por la puerta del Ritz.  Algunos corrillos enmascarados parlotean de lo que da la vida. Luis Garcia Montero habla en verso de futbol y poco a poco la Plaza de la Lealtad se va quedando ya llena de paisanos que ahora, después de la pandemia, parece que andan más despacio. Miro otra vez la placa con el nombre del lugar: Plaza de la Lealtad… Con ese nombre, desde luego, algunos no deberían pisarla. Hace calor para ser tan temprano, no sé, tal vez sea la mascarilla.

Son las once de la mañana. No llueve en Madrid y la temperatura exterior es de 28 grados. Pepe Álvarez en la Plaza de la Lealtad #Pensiones #UGT #Sindicatos #Mujer

LA MODERACION ES UN ARMA CARGADA DE FUTURO #Elecciones4M #KitDeCampaña

Impresiona escuchar expresiones como esta: Votamos por la democracia. Si, impresiona, que con lo que costo estabilizar el barco de la convivencia en este país, haya voces desde el socialismo que empañen la realidad, haciéndonos creer, que cualquier opción de voto que no sea la suya, va atentar contra el sistema que nos sustenta.

Impresiona también escuchar a la derecha implicar a la libertad en estas elecciones, como si votar cualquier otra cosa que no sea a ellos implicaría una pérdida o merma de libertades.

Que los minoritarios se radicalicen está siempre dentro de sus estrategias, al fin y al cabo no tienen otro discurso que convertir el patio electoral en un fangal, donde la frase a “rio revuelto ganancia de pescadores”, les ayude a arañar algún voto. Los radicales, tanto en la izquierda como en la derecha, suelen ser partidos simplistas, que desdeñan, desde luego porque les conviene, la realidad compleja en la que se basa nuestras vidas y desde luego el sistema democrático. Eso ya lo sabemos desde hace tiempo, pero la sorpresa, desagradable donde las haya, es que la derecha y la izquierda moderada entren en este juego.

Asisto con estupefacción a las declaraciones de candidatos del Partido Popular y del PSOE, que despreciando el talante y la moderación que hace unos años imperaba, están entrando en esta campaña en extremismos, exabruptos, descalificaciones brutales, populismos baratos o agresiones verbales, que rayan la violencia psicológica, siguiéndole el juego a los radicales encarnados en partidos como Unidas Podemos o VOX.

Es alucinante ver a personas como Gabilondo o Marlaska, desgañitarse a voces señalando a los votantes de la derecha como fascistas, generalizando sin distinguir, – así lo hizo ayer Gabilondo en un mitin –  y el propio Marlaska apuntado al Partido Popular como organización criminal, o a la Sra Ayuso, apropiándose de la patente de libertad y dejando fuera de esta a todo lo que no esté en su partido.

Flaco favor hacen a la democracia, alineándose con tendencias radicales, encarnadas por VOX o Podemos. Ya sabemos que existen, y que desgraciadamente tienen sus votantes, y que precisamente, porque vivimos en una democracia avanzada, tenemos que tolerarlos y soportarlos, pero desde luego nunca alentarnos.

La democracia permite, porque esa es su esencia, el pacto con cualquier partido que este dentro del arco parlamentario, pero pactar no es contaminarse, pactar no es asimilarse o mimetizarse con ellos, pactar no es someterse a un chantaje, donde todo vale, pactar no es denaturalizarse para convertirse en el otro, más aún cuando el otro, en este caso, deja mucho que desear, y no representa el talante de la mayoría de los españoles.

Queda una semana por delante para los comicios del 4 de Mayo en la Comunidad de Madrid, y aún hay tiempo de situarse en la razón, la cordura y la moderación, que es lo que reclaman la mayor parte de los madrileños, que por cierto, al igual que el resto de los españoles hemos sufrido muchísimo, y seguimos sufriendo por esta pandemia y por esta crisis que está empañando nuestras vidas, y tal vez, los partidos no radicales, que siempre han estado al frente de este país, y de, también, comunidades autónomas y ayuntamientos, deberían parar motores y pensar si lo que están haciendo es lo correcto, o por el contrario están jugando el juego peligrosísimo de seguir a aquellos como VOX o PODEMOS, que fomentan el odio, abominan contra el sistema y ven a los ciudadanos y ciudadanas como seres manipulables para conseguir sus fines, que por lo que hemos visto a través de sus trayectorias, son espurios, interesados y muy, pero que muy alejados del bien común y el servicio público.

Si, tal vez la democracia esté en peligro, esta vez, pero no por los argumentos que estamos escuchando, sino por esta actitud de los moderados de abandonar su talante, y entregarse en brazos de radicales, odiadores, resentidos y revanchistas. Conviene ya una reflexión urgente y apenas si hay ya tiempo. No lo olviden la moderación es un arma cargada de futuro.

Son las once menos cuarto de la mañana. Lluve mucho en Pozuelo, pues en Abril estamos y la temperatura actual es de 16 grados. La moderación es un arma cargada de futuro

#8M2021 Vivo en la Ciudad de los hombres – poema

Vivo en la ciudad de los hombres, 

donde las mujeres 

destilan hilos de tristeza, 

hilos atados a las aceras, 

hilos que sujetan, 

que atan las muñecas de las niñas, 

que nunca quisieron ser niñas-princesa. 

 

Ellas se empecinan 

 y avanzan por la avenida de lo precario, 

y otras me miran, 

como quien ve a un pájaro en una pecera. 

– Adiós fulanita … 

– Que bien te veo … 

Pero yo no te veo ni te miro, 

porque hiciste un pacto contra las nuestras. 

 

Hay un amor hondo en el semáforo.  

Lo pintan de rosa por las mujeres, 

yo lo pinto morado por las muertas. 

 

El mira. 

El siempre con la mano abierta, 

para dar en la cara 

y arrancarle la vida.

 

Ella huye a zancadas, 

pero siempre deja los zapatos en su casa. 

El tiene rehenes de dos y tres años. 

El aun gana. 

De mi último  libro de poemas,  aun inédito,  que escribo: ESPIRALES

Son las doce menos cuarto de la noche. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 5 grados #8M2021