Dos hombres y un destino

Un cuento siempre empieza cuando la realidad termina, y a mi hoy se me ha acabado la realidad, aunque creo que me queda aun más realidad para mañana. Por eso, y a pesar de que otras realidades  que me circundan, y de mucha actualidad por cierto, demanden mi atención, hoy, voy  a contaros un cuento de Jordi Cebrián:

 

“El presidente y el jefe de la oposición, se lamentan ahora de haber aprobado esa estúpida ley, pero ya no pueden echarse atrás. En su momento pareció un buen sistema para solventar las discrepancias políticas cuando las votaciones no fueran suficientes. Ahora que debe aplicarse, hay gran expectación, y todas las televisiones lo transmitirán en directo. Ambos están en el centro del hemiciclo, ante las miradas atentas de los diputados. Espalda contra espalda, avanzarán ocho pasos cada uno, y podrán girarse y disparar, y dejar claro de una vez quien tiene razón y quien será enterrado con todos los honores.”

 

Son las once de la noche. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 8 grados. No tengo más remedio que recordaros que Zapatero me debe 400 euros. ¿Deberíamos aplicar a esta cantidad intereses bancarios?

 

Postpost: Podría haber puesto la música de Duelo al Sol, pero me temo que esto se parece más a “Dos hombres y un destino”, los dos quieren llevarse a la chica, y los dos desearian cantar eso de “Raindrops…” a ver si asi se arregla lo del agua, por que unos por otros la casa sin barrer

 

Anuncios

2 pensamientos en “Dos hombres y un destino

  1. Disiento, en dos hombres y un destino los dos sabían compartir a la chica. Los dos la salvan y los dos mueren juntos… Mucho me temo que la realidad no es tan poética.

    Original y divertido post.

    ¿Ya has pensado en que derrochar los 400 euros?

    un saludo

  2. Mi propuesta era algo distinta… yo había apostado por montar un Ring en la plaza de Colón, rodearlo de gradas y dejarles saltar al cuadrilátero al más puro estilo WWF (lucha libre Norteamericana)… pudiendo cada uno llevarse a sus ‘secundarios’…

    Joé… anda que no nos íbamos a reir viéndoles en mallas dándose de tortas, ahora a puño desnudo, ahora con la silla plegable… 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s