e-stas, un evento de gente valiosa


He pasado unos días en Málaga, en el e-stas, el symposium de las tecnologías para la acción social, un evento perfectamente organizado por cibervoluntarios, donde estos chicos, que conocí ya hace unos años, lo han dado todo por nada, y eso en los tiempos que corren, no es que tenga mérito, es que es un hecho verdaderamente extraordinario.

Llevamos todos unas vidas tan “llenas” y tan complicadas, que apenas si tenemos tiempo para pensar en los demás, es más pensamos que los “demás” hacen lo mismo que nosotros, se levantan a la misma hora, comen lo mismo, visten igual, compran similar, se divierten por el estilo, y también se aburren de la misma manera. Pero afortunadamente hay gente como Yolanda Rueda y sus muchachos, que le echan a la vida un par de razones – que no es un eufemismo, sino que con dos razones bastan, cariño y solidaridad- y se lanzan al ruedo de organizar grupos y acontecimientos, que sirven para acercar esa realidad -que el resto de los que somos comunes mortales pensamos que es lo normal- a la gente que ve toda esa normalidad de la que disfrutamos con algo verdaderamente excepcional.

Tener un ordenador, no solo encima de la mesa, sino en el coche, o en el despacho, o poseer un móvil, ver la televisión digital, comunicarnos por email, o escribir un blog, es algo que gran parte del planeta no sabe ni siquiera lo que es, porque por supuesto tampoco saben lo que es comer a diario, o vivir en paz, o salir con los amigos un sábado, o llevar a sus hijos al colegio, o tener medicinas en la farmacia de la esquina, o llamar al medico cada vez que uno estornuda, o ponerse ropa de abrigo cuando hace frío, o incluso beber agua cuando uno tiene sed. Sin embargo, preferimos meter la cabeza dentro de un buen agujero cual avestruz, y pasar de canal cuando vemos algo que nos desagrada, que hay que ver, que mala leche tienen algunos directores de informativos, que es que tienen que contarnos todas esas cosas “desagradables” a la hora de comer y de cenar, porque nosotros los del primer mundo, comemos y cenamos todos los días… que digo… comemos y cenamos, hasta desayunamos y merendamos.

Por eso gente como los cibervoluntarios y otras organizaciones no gubernamentales que son capaces de hacer abstracción de todo esto, son gente de valor, de gran valor – por cierto que el jefe de prensa de la organización se llama Diego Valor, y desde luego le cuadra el nombre- y no puede uno desperdiciar la ocasión de, cuando te invitan a un encuentro como el e-stas, la oportunidad de acercarte a ellos, a ver si aunque sea con el roce se nos pega algo, y dejamos de un lado, aunque sea por un rato, esta sociedad del bienestar, de sofá, cuatro por cuatro, calefacción central y aire acondicionado, para empaparnos de esa generosidad que tienen ellos, y tal vez así cambiar un poco el chip, y ver las cosas desde el cristal de la solidaridad, que es un cristal que debería ser de aumento, pero que para muchos es verdaderamente opaco.

En un mundo donde las personas cada vez importan menos, donde como dice mi padre “la gente de palabra” ha dejado de existir, donde el compromiso se ha convertido en contrato, donde los iguales cada vez son más hostiles, y donde la conveniencia ha sustituido a la convicción, es muy necesario que haya gente como ellos. Para mi ha sido una gran experiencia, y una gran lección, y creo que ahora me parezco, aunque sea un poco, algo más ellos, y eso desde luego, en mi vida que va quemando metas a una velocidad ya vertiginosa, y que no veo la manera de ralentizar, y donde una pierde trenes casi ya a diario, sin remedio porque no es que salgan a su hora, sino que encima se adelantan, es una verdadera satisfacción.

Solo puedo darles las gracias, y como decía mi abuela, “quedar a su disposición para lo que haga falta”. Enhorabuena amigos.

Son las diez de la noche. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 10 grados. Parece que vuelve a hacer frío, o tal vez sea que yo hoy tengo un poco de frío interior, claro que como Zapatero me va a pagar en breve – más le vale- los 400 euros que me debe, puedo poner un rato la calefacción, para el frío exterior fundamentalmente, el interior ya veremos si se me pasa.

Un pensamiento en “e-stas, un evento de gente valiosa

  1. Pero, como vas a tener tu frio interior, si eres lo mejor que he conocido en este mundo tan raro en el que vivimos. Martita si tu tienes frio interior, los demás estamos muertos, haz el favor de no escribir cosas como esas, que a mi me dejan helado… venga que no se diga si eres lo más, que voy a tener que llamar a ZP para que te devuelva ya esos 400 euros que tanta falta te hacen, aunque me temo que eso no es lo que te provoca el “frio interior”… como yo me entere que te hacen algo malo les corto las orejas, y el… que soy muy torero… estos de la radio… ten paciencia. Te llamo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s