Algunas reflexiones sobre el EGM

Hoy se ha hecho público el Estudio General de Medios, en el que se cuantifican, entre otros valores, los niveles de audiencias de las cadenas de radio, entre ellas, la radio pública en la que yo trabajo. El resultado no es especialmente bueno, ya que en “mi radio” – lo de “mi” es un apelativo cariñoso, ya que no es solo mía sino de todos los ciudadanos del Estado Español- pierde de nuevo casi 100.000 oyentes, lo que genera un verdadero problema para los trabajadores, que vemos como según pasa el tiempo, la radio pública pierde y pierde oyentes, y eso desde luego no augura un buen futuro para la empresa.

 

Lo que suele suceder en estos casos – porque una ya lleva mucha “mili”- es que unos y otros empiecen a tirarse los trastos a la cabeza, comienza el rosario de  pedir responsabilidades, se exijan dimisiones, y se monta lo que vulgarmente conocemos como “un buen pollo”- un termino, desde luego poco empresarial, pero se ajusta bien a la situación- que generalmente no lleva a ningún sitio, y que lo que hace es empeorar el asunto. También existe la posibilidad de que algunos, haciendo caso omiso de esos resultados, empiecen a salirse por los cerros de Úbeda, y suelten frases como : “esto es algo previsto”, “estamos en un periodo de cambio y estas cosas pasan”, “hay que tocar fondo para poder subir”, etc, etc – no voy a citar todo la retahíla de excusas, porque de verdad me da mucha pereza- , en fin, la llamada estrategia de avestruz o de político, que aunque uno vaya perdiendo estrepitosamente, hay que demostrar con los argumentos que sea que se va ganando, y además con la mejor de las sonrisas.

 

El caso es que lo que pasa en “mi radio” no creo que sea un problema de falta de profesionales, de falta de comunicadores, de falta de trabajo, o de falta de organización, aunque esto último podría mejorarse. Lo que sucede, y aunque yo solo soy una modesta escribiente, y doctores tiene la iglesia que sabrán más que yo de letanías y catecismos mediáticos, es que para que una empresa, sea de radio o de lo que sea, crezca, innove y mejore debe de tener un grupo de trabajadores, un equipo bien motivado, y aunque la motivación económica es algo que se valora mucho, la motivación moral debe ser tan importante como la primera, y me temo que en mi empresa, es donde está el fallo.

 

Tal vez si se tuvieran en cuenta asuntos como valorar y reconocer los éxitos, y disfrutar entre todos de ellos, reconocer y asumir los fracasos propios de cada responsabilidad –lo de las culpas ajenas ayuda poco- , aprobar nuevas ideas, fomentar el trabajo en equipo, disminuir la intransigencia ante innovaciones o cambios sin éxito, generar la creatividad de cada uno de sus miembros y valorarla, mantener a la organización bien informada – ya sabéis los rumores y malos entendidos no ayudan nada-, hacer sentir a todos los miembros de la organización parte básica de la empresa, evitar y prescindir de los “trepas” que solo velan por sus propios intereses, y no permitir que nadie se apropie de las ideas de los demás, especialmente los de grado jerárquico superior, ya que lo único que se  consigue es frustrar y generar desconfianza, tal vez – repito- tal vez así las cosas nos irían algo mejor.

 

La gestión de los dineros en una organización empresarial es algo muy importante, pero todo el dinero del mundo nunca será suficiente para poner en marcha cualquier proyecto, sino no se saben gestionar los recursos humanos – palabras que por cierto me producen un gran rechazo, ya que sentirme como un recurso me revuelve, pero las usaré para el mejor entendimiento de este post- . Las emociones, las sensaciones y los buenos incentivos personales pueden “mover” hasta la estructura más monolítica, y de todo eso que os he contado estamos muy escasos en mi radio. Tal vez se corrija, tal vez no, yo no puedo hacer mucho, solo escribo lo que veo y lo que siento, y a veces, incluso los días como hoy, en los que se cobra la nómina, se nos/me cae el alma a los pies, y a esa altura el alma prácticamente no sirve para mover nada. Esperemos que las cosas cambien, yo estoy dispuesta, aun me queda fuelle, pero no depende de mi, ni de los “pequeños” como yo, claro que los “grandes” lo mismo a estas horas siguen sumando datos por franja horaria, y esa no es la solución.

 

Son las doce de la noche. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 8 grados. Corre el fuerte rumor de que Zapatero va a pagar en breve los 400 euros, espero que sea algo más que un rumor, porque con la que esta cayendo ya le vale ir aflojando “la pasta”.

 

 

 

Anuncios

3 pensamientos en “Algunas reflexiones sobre el EGM

  1. Pues tienes mucha razón…

    Lo noto yo en mi trabajo, como Informático, como para no notarlo alguien que tiene que estar frente a un micrófono informando cada día… o preprando nuevos contenidos al momento…

    El dinero es importante… pero sentir que haces algo que merece la pena, también lo es…

    Y cuando falla uno de los dos, o ambos, el trabajo se vuelve una penitencia…

  2. Según está el panorama, hay que buscar la satisfación del trabajo bien hecho en lo que hacemos cada día, nos lo valoren o no… yo creo que ése es uno de los granitos de arena que hay que aportar… y si nos motivan los demás sería la leche, pero mientras eso no ocurra habrá que darse palmaditas en el hombro uno mismo y si sobran ánimos, dárselas al compañero también.

    Hacía tiempo que no te visitaba y ta has mudado de blog… ¿Qué te ha ofrecido wordpress que no te daba blogia? Confiesa 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s