Cuidado con la Telmaniosis

Pocas veces escribo sobre prensa del corazón, y no es porque no lo tenga, que lo tengo y bien grande, por lo menos eso me dijo un cardiólogo hace unos años, cuando se me disparaban las extrasístoles – o algo así- y él lo achacó al tamaño de la víscera o vete tu a saber, y tampoco porque la prensa del corazón me parezca un género menor, como les sucede a otros colegas, ya que cada uno escribe de lo quiere, como quiere y donde quiere, y aquellos que eligen el mundo del glamour o lo que sea, para hacer el relato de los acontecimientos, me parecen tan profesionales como cualquiera.

 

Pero lo cierto es que no estoy muy ducha en los temas de esos mundillos de lentejuelas y “lameses”, y por eso tampoco me sumerjo en ellos a la hora de contar cosas. Sin embargo el asunto de Telma Ortiz, que he llamado la Telmaniosis, es algo que me lleva superando desde hace unos días y que por supuesto hoy ha tocado ya los límites de mi soportabilidad – no se si existe esa palabra, si no existe, lo siento por los puristas- . Este conflicto entre Telma Ortiz y la prensa del corazón me parece una farsa de tamaño natural, vamos creo que la mayor que he visto a lo largo de mi vida periodística, y la demanda, que claro me la he tenido que leer con detenimiento e incluso esa lectura “he tenido que ofrecerla” como decía mi abuela, roza ya prácticamente el absurdo, ya que la hermanisima de la Princesa de Asturias, con eso de no querer salir en los papeles, precisamente, esta mañana ha reunido a más de 100 periodistas a las puertas de los Juzgados de Toledo. Además la denuncia – que me la he leído, que me la he leído, y no sabéis cuanto me arrepiento de haber perdido tanto tiempo- esta llena de errores, como por ejemplo, cita medios a los que ponerle barreras, que ya ni siquiera existen, entre otros la revista Gala, que no se hace ya cuanto tiempo que desapareció de los quioscos, y no os cito más detalles de la demanda, porque esto es un post, y como poco debería de ser ameno.

 

En cualquier caso, cada palo que aguante su vela, y si bien cuando Telma Ortiz aterrizó en la vida publica, debajo de una gran pamela por cierto, y apareció, y apareció en numerosos medios, con reportajitos sobre su vida como cooperante, con esas camisas blancas, planchadas y pulquerrimas, que nos hacian dudar del objetivo de sus “cooperaciones”, no puso, entonces, demasiados inconvenientes a ser fotografiada y entrevistada, y que sin embargo ahora, a la chica le ha entrado un “celo” por su privacidad, que me hace sospechar, que estamos en eso “de cómo hablan poco de mi, vamos a dar tres cuartos al pregonero, a ver si así me sacan más en los papeles”.

 

El caso es que ni Telma Ortiz, ni ningún ciudadano de este país, en el que rige una Constitución tiene derecho a plantear medidas de futuro sobre su privacidad, más en tanto en cuanto, ella misma se ha prestado ya a salir previamente en las revistas del corazón, y en otros medios. Cualquier medida de futuro sobre el tema que plantea Telma Ortiz es un intento de censura previa, y sería en la práctica un sesgo a la libre información.

 

Parece mentira que “la chica” se haya criado a la sombra de su padre y de su hermana, que antes de ser Princesa de Asturias, fue, y es periodista, y saben ambos muy bien, quien es un personaje público y quien no lo es, y sobre todo saben muy bien, que una vez que uno pone su vida al descubierto y de una manera voluntaria, y porque en un momento determinado le conviene, pasa uno la barrera de la privacidad, y luego no hay vuelta atrás.

 

De todas maneras si Telma Ortiz no fuera un personaje famoso, gracias a la boda de su hermana, probablemente no podría ni siquiera permitirse pagar un juicio tan caro y tan caprichoso, como ese, ya que los comunes mortales, no solemos gastarnos la poca pasta que tenemos en semejantes tonterías.

 

Yo de todas maneras de los compañeros de los medios de comunicación de la prensa rosa y la demás, le haría el juego, y no volvería a publicar ni una sola línea, ni una sola foto de esta señorita, en definitiva, la sometería al más absoluto ostracismo, incluso en las futuras fotografías con la familia real, procuraría obviar su presencia en el papel couche. Es lo que se merece, por menospreciar el trabajo de los compañeros que se ganan la vida, a veces como pueden, y por ser tan petulante y presuntuosa. Es lo que hay, así que compis vacunaros de la Telmaniosis, y ya vereís como notáis un gran alivio, que tampoco es que sin la presencia de Telma Ortiz en las revistas nos vayamos a perder nada. Como digo en algunas ocasiones “hay gente pato”, y esta chica, esta en esa categoría. Anda que vaya aires de grandeza…

 

Son las diez y media de la noche. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 14 grados. Zapatero sigue sin pagarme los 400 euros que me debe… como no me los pague le envío al cobrador del frac… palabrita.

 

Postpost: Como mi blog no esta en la lista de los  medios denunciados por la insigne cooperante, creo que aun puedo escribir de lo que me da la gana, aunque que no se haga muchas ilusiones, pues es la primera y la ultima vez que escribiré sobre ella. Por cierto la única Thelma famosa que me interesa es Thelma Houston, esa si que es famosa de verdad…Dont leave me this way…

3 pensamientos en “Cuidado con la Telmaniosis

  1. Bien Marta. Y si en vez de ser la “hermanísima”, a Telma la hubieran bautizado Magdalena le podríamos cantar aquello que declamaba una chirigota de Cádiz a principios de los 70, en una escena de “Don Mendo y sus mendas lerendas”:
    ¡ Magadalena ! …..
    Y si Magdalena decid..
    De Magadalenas Ortiz
    Yo me como diez docenas
    Que ya es comer Magdalenas…

    Y acababan la escena, tirando, realmente, a Don Mendo, al patio de butacas del Teatro Falla de Cádiz. donde cariñosamente lo “acolchonaban” docenas de brazos de un público entusiasmado de pié en las primeras filas.Es lo que tendrían que hacer tus compañeros periodistas, como bien apuntas tú : Echarla fuera del escenario, pero de verdad.
    Claro, que en una España llena de Vanesas y Noelias.., no son de extrañar Telmas y Leticias, y una larga lista de nombres cursis hacen que se echen en falta a Juanas y Antonias.
    Enhorabuena por el Trofeo del Golf. Ya te veía yo una mejoría la última vez que juagamos en Málaga. Besos

  2. Yo no he leido la denuncia, por lo que no puedo valorar la adecuación de la misma a la real realidad y su corrección técnico-jurídica.
    Dicho ésto, el hecho de justificar la aparición previa y voluntaria en medios clasificados como “del corazón” cualquier actitud de la prensa y los periodistas hacia determinada persona me parece absurda.
    Me recuerda a esas sentencias en las que un juez exime de culpa al agresor sexual porque la chica era muy mona y la falda era en exceso corta, o como si el hecho de haberme acostado con una mujer que ejerce la prostitución; previo pago de la tarifa mutuamente acordada; me otorgase el derecho a mantener relaciones sexuales con esa persona, aun en contra de su voluntad y/o sin su consentimiento.

    Como visión general del asunto diré que la prensa del corazón tiene muy poco corazón, y que si el derecho a la información no está dentro de los límites que marca la sensatez y la JUSTICIA no es un derecho sino abuso del mismo.

  3. Muy bien Marta. Con gente como tu da gusto, porque nos ahorras escribir un montón y por lo que veo, también leer. El asunto, cuando supe de el por la tele, es como que me parecía que no me había podido enterar bien por lo extravagante que me parecía. ¡Les hay con cara! Gracias de nuevo por habernos escrito el “desahogo” que necesitábamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s