A ser feliz se aprende

Vuelvo de Londres, porque hay que volver siempre de los sitios, y mientras surcaba el cielo de Madrid desde el avión que me hizo la faena de devolverme a casa, he pensado que hay días, hay ratos en los que uno es tremendamente feliz, y aunque te imaginas o presupones porqué, rara vez nos paramos a analizarlo.

 

La parte humana, la parte inteligente de la felicidad, y aunque muchos piensen lo contrario, no se consigue por grandes golpes de suerte, sino por el análisis y la aceptación de muchas pequeñas cosas que suelen ocurrir, además, todos los días, y que por otra parte tienen muy poco que ver con las ilusiones. La capacidad de ser feliz esta mucho mas relacionada con la razón que con los ideales, de hecho estoy convencida que la idealización de la realidad no solo aleja del concepto de felicidad, sino que termina por destruirla.

 

Nos pasamos la vida marcándonos objetivos, en la mayoría de los casos inalcanzables, aunque en nuestra propia prepotencia pensemos que en algún momento vamos a poder llegar hasta ellos, pero la realidad es que lo que vamos haciendo es un gran surco de frustraciones, eso si grandilocuentes, que hacen que nos perdamos esos pequeños momentos que uno a uno, y uno tras otro generan la estela que va dejando la felicidad, y que lo mejor que podemos hacer es incorporarnos a ella y asi, de alguna manera poder aprovecharla. La felicidad no es un objetivo, sino el camino en si, la felicidad no es un sitio al que llegar, sino esta a lo largo de todo el trayecto que conforma nuestra vida.

 

Por eso cuando volvía de Londres el domingo por la tarde, y ya a punto de aterrizar en Madrid, pensé que, que  feliz era en esos momentos, pero que podría haberlo sido de igual manera sin necesidad de ir a Londres, habiéndome quedado en Madrid, o habiendo ido a coger setas a Cuenca, aunque en Londres han pasado cosas de mucho interés, pero para eso ya ha hecho una crónica el intermediario, que gusta de contar sitios y viajes,  y yo me conformo con quedarme  solo en esta parte tan nimia de mi London visit, que tiene muy poco interés periodístico, pero tal vez si que tenga algún interés humano, que redundándome a mi misma, es tal vez, a estas alturas de la película lo que más me interesa. Ya sabéis que a mi los temas personales me siguen motivando, y aunque algunos  critiquen esa tendencia que tengo  a dale un toque intimista a cualquier situación o noticia, yo sigo  y seguiré pensando que para contar las cosas no hace falta convertirte en un autómata o en un teletipo viviente, que hay una parte, la humana y la inteligente que hace que cualquier tema pueda ser contado desde la objetividad con una visión más cercana y humana, que no por ello distorsiona la realidad. Al fin y al cabo la felicidad consiste también, en gran medida – y que a pesar de los canones y las pautas marcadas- en  saltarse el guión y hacer lo que haya que hacer, pero como uno quiere, y no como le han dicho algunos que se otorgan la autoridad del falso conocimiento y de la elocuencia, que deben de hacerse.

 

En cualquier caso a ser feliz creo que también se aprende, y  cuando encuentras a una persona feliz, o feliz a ratos para ser mas concretos, estamos frente a gente que tiene una buena dotación intelectual, y por el contrario cuando nos topamos con personas pesimistas y malhumoradas continuamente, lo que tenemos entonces ante nuestras narices es a individuos con bajas cotas de inteligencia, y que tal vez hayan sido capaces de aprender matemáticas, historia o literatura, pero que no han sido capaces de entrenar lo básico y seguramente lo más fácil, a ser felices y cuando no lo son a intentarlo.

 

Ya veis como he vuelto de Londres, amiguitos, que mas que al Reino Unido parece que me haya ido a la India, aunque tal vez haya sido la comida indú que compartí con el intermediario, o tal vez que el grado de húmeda era el idóneo para mi tensión arterial, o tal vez que ver el musical Mamma mia me subió los niveles de endomorfina, o tal vez… tal vez no fue nada, y haya sido el choque de la realidad del lunes en el sitio en el que trabajo, donde aunque quedamos algunos “felices”, hay demasiada gente con poder y malhumorada, lo que haya hecho que a estas horas de la noche, o este soltando este “Lp” sobre lo feliz que puede ser uno si aprende y se lo propone. Lo cierto es además, que como este blog lo escribo yo, y mientras no “me corten las alas” puedo escribir de lo que quiera y me dé la gana, pues hoy tocaba esto. Ya se que a algunos seguramente el tema “les chirria”, pues  bien,  que no lo lean, o bien que comenten que para eso este sitio es 2.0, y como dice Antonio Fumero, uno de mis “eventualists” favoritos, “sino que les vayan dando”. Así es la historia y así se la hemos contado.

 

Son las once y cuarto de la noche. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 12 grados. Supongo que Zapatero no querrá ver empañada mi felicidad por una falta inminente de fondos que se me avecina peligrosamente, y en breve me pagará los 400 euros que me debe. Ya sabéis que uno de los rasgos más importantes para ser felices es la perseverancia, y yo perseverante soy un rato, sino que se lo pregunten a mis jefes…en cualquier caso Mary Poppyns, mitad hada, mitad niñera, ya tenía la receta, seguramente por su parte de niñera, que no por la de hada: spoonful of sugar…

4 pensamientos en “A ser feliz se aprende

  1. Hola Princesa, me bañe en tus mares de felicidad y lo seguiré haciendo, acá en Puerto Rico es casi Verano pero mi felicidad se adapta a cualquier estación del año. Me alegro que hayas inyectado ese antídoto de felicidad a todo aquel que navego en tu narrativa del viaje a Londres. Es comienzo de semana y necesitamos plasmar esa felicidad a cada persona que trate de imteractual con nosotros, por esa razón te doy las gracias por regalarnos esa felicidad que llevas en tu inmenso corazón. Que Dios Siempre Te Bendiga Princesa y que sigas embriagada en la felicidad de la vida.

    Saludos desde Puerto Rico, Bye………

  2. Pues tienes razón… el fijarnos mil y un objetivos no hace más que provocarnos infelicidad cuando no conseguimos alcanzarlos…

    Y sin embargo, asumir la vida tal y como viene, con metas más creibles, nos acerca mucho más a la felicidad…

    Me has hecho pensar… y darme cuenta de que los problemas del curro no son nada en comparación con las otras cosas buenas que tengo… voy a ver cómo duerme la niña, que eso siempre me alegra… 😀

    Gracias…

  3. Hola! Soy una de esas personas que siempre se siente inferior a los demás y como tu dices infeliz en muchas ocasiones por miedo a no conseguir mis metas. Escribes muy bien y los temas humanos me interesan mucho, creo que tienes razón al decir que las personas tienen que sentir felicidad esten donde esten, tienen que mirar lo bueno que les ha tocado, espero que algun día despierte y comience a ver las cosas buenas que tengo, porque ahora es como si tuviese una venda en los ojos y me costara verlas. Al menos me consuela saber que puedo aprender a ser feliz y tomarme la vida de una manera más tranquila y más me tranquiliza haberme dado cuenta casi terminando mi adolescencia, ya que no he desperdiciado casi toda mi vida. Me falta un camino largo porque no basta solo con darse cuenta, sino tratar de cambiar dia a dia. Por último, quiero decirte que eres una buena escritora y que deberías seguir escribiendo sobre estos temas porque mucha gente que se siente mal podría animarse. En fin que t vaya bien. Adios

  4. Hola!!

    Nunca habia leido su blog, pero a sido un placer. (:

    Y no me refiero precisamente al contenido si no a la forma de narrar, me cautivo su lectura. Si bien es totalmente cierto lo que nos comparte, muchas personas lo sabemos, lo triste es que se nos olvida, pero es bueno que nos lo recuerden.

    Desafortunadamente no tengo blog, soy mexicana y me gusta mucho leer. Me da gusto que existan personas como usted que inspiran aun mas a humanos como yo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s