No somos libres

 

No pensaba escribir nada de importancia en estas vacaciones, pero una puede hacer vacaciones de todo menos de la conciencia.

He visto solo unos momentos la ceremonia de la inauguración oficial de los Juegos Olímpicos. No voy a escribir nada sobre la calidad del acontecimiento, ni de los fuegos, ni de los bailes, ni del espectáculo, porque lo cierto es que todo ello me importa un pimiento. Pero si he visto con mucha pena y mucho remordimiento colectivo como la bandera olímpica era portada por miembros del ejercito chino, y de cómo las cámaras enfocaban a niñas chinas cantando, perfectamente etiquetadas como dice Luis. Niñas que tienen la suerte aun de estar vivas pues ya sabéis lo que sucede con las niñas en China.

La cara vuelta del mundo mirando hacia otro lado. No ver, no oír, no hablar. Las empresas, incluidas las de nuestro país, presionando al COI para que los atletas no hagan manifestaciones inconvenientes, el brillo de los uniformes olímpicos nuevos desafiando a los focos, las autoridades en los palcos… todos celebrando … todos … como si nada horrible estuviera sucediendo en ese país. El cinismo llevado a la enésima potencia, mientras hombres y mujeres se pudren en las cárceles chinas solo por pensar distinto, y no digamos de los que ya no están, y se dejaron la vida por intentar ejercer los más mínimos derechos y libertades de los seres humanos.

No somos libres, amigos, porque la palabra somos es un plural, es todos y cada uno, y a pesar de que aquí a miles de kilómetros podamos hablar, pensar, escribir y decir, allí en China hay hombres y mujeres que no tienen ni la décima parte de libertad que tenemos nosotros, pero hay que celebrar los Juegos, un negocio de venta y compra de intereses, donde el espíritu olímpico es lo que menos cuenta.

Como diría Fernando Fernán Gomez: “A la mierda el espíritu olímpico”.

Son las ocho de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 35 grados. Cada día creo menos en nada y en nadie. Todo tiene un precio.

Anuncios

2 pensamientos en “No somos libres

  1. Pingback: Los blogs también son para el verano « 14 de abril

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s