Por algo se llama “Las Ideas”

Vuelvo de la cena de Las Ideas con ese perfume que se te queda cuando conversas con amigos que hace tiempo que no ves – físicamente, la virtualidad no cuenta en algunas ocasiones- y que, aunque parezca una cosa nimia, hace que se te reaviven las ideas, la imaginación, y también los sentimientos, los buenos sentimientos en este caso.

En estas cenas, en las que cenar no viene siendo lo más importante, hablamos siempre de muchas cosas, de muchos temas y hoy, como no, hemos conversado sobre la crisis. Pero no de la crisis de los bancos y de las grandes empresas. Allí, entre manteles y pizzas – no olvidéis que somos periodistas y nuestro modesto pecunio no nos permite grandes derroches- lo que flotaba en ese intercambio de ideas era otra crisis, la del pensamiento, la de los pensadores, la de los “ideadores”, la de los imaginativos y sobre todo la de la sociedad de hombres y mujeres que ven inertes e impávidos, como algo está pasando, no entiende bien que, pero que las consecuencias empiezan a ser terribles.

Los acontecimientos se entrelazan, y a veces, es tremendamente difícil ver el fondo para sacar conclusiones y poder, nosotros los mensajeros, contar lo que en realidad sucede. Pero el tesón de un informador de oficio, como algunos de los que allí compartían mesa conmigo: Jauregui, Manolo Saco, Martínez Soler…, y sobre todo los años de profesión – que por cierto ahora es un valor a la baja- hace que algunos podamos separar el grano de la paja, y ahondar “a la manera 2.0” – es decir compartiendo conocimiento- y así llegar al fondo del problema, ese que nos ocultan, ese que nos emboscan… ese que nos maquillan.

Los grandes se reúnen en unos días, dicen que para refundar el capitalismo, pero no es cierto, el capitalismo ni está en crisis, ni hay que ponerlo de nuevo de pie, ni necesita de ninguna ayuda. El capitalismo, está mejor que nunca, porque esto a lo que estamos asistiendo, y que algunos llaman crisis financiera o bancaria o yo que se, porque ya le han dado tantos apelativos que han agotado las acepciones del diccionario, es el capitalismo en su máximo esplendor. En esta crisis perderemos los pequeños, de hecho ya estamos perdiendo y a pasos agigantados, y pagaremos los pequeños mucho más de lo que podremos soportar, y mientras los grandes, si, los grandes capitales, aquellos sobre los que el capitalismo hace su nido e incuba sus huevos, apenas si van sufrir, o incluso se verán acrecentados.

Las PYMES y los autónomos están sin líneas de crédito, porque los bancos no hacen fluir el dinero porque así manejan, a la perfección, la situación. A la banca le importa poco y menos que las consecuencias de no conceder esos créditos sea que la gente pierda sus puestos de trabajo, o que dejen de pagar su casa, o que tengan incluso que comer menos, porque como escribí un día en este blog, la banca siempre gana, hasta en la ruleta.

La clase política esta perdida. Si, aquellos que debería velar por los intereses de la ciudadanía, y atenderla en casos como este, están también dentro de la rueda capitalista, asi que los unos como los otros, por la derecha o por izquierda, están haciendo que los ejes de esa rueda de dinero y poder no chirríe, porque el capital para mantenerse lo primero que compra, más que activos en bolsa, son voluntades, y de muchas maneras.

Asi que no quiero que me vuelvan a mencionar eso de la crisis del capitalismo, porque no lo consiento. Lo que si está en crisis y bien profunda, es el socialismo, tan en crisis, que puede que ya ni siquiera exista, y también el humanismo, aquella doctrina que hablaba del culto a la humanidad, que seguramente muchos de vosotros ni sabéis lo que es porque eso ya no se estudia en los libros.

Hemos perdido los valores del hombre, o lo que es peor hemos cambiado los valores y el pensamiento por valores bursátiles. Estoy segura que si le preguntas a un chico joven que es un valor, te contestará que es algo que cotiza en bolsa. Ahí es donde estamos, y si no salimos de ese atolladero, en el que el capitalismo más descarnado nos ha colocado, también es cierto porque nos hemos dejado, difícilmente volveremos ya a recuperar nuestra condición de seres humanos libres.

Ser libres no es tener dinero para gastar, para consumir – que por cierto es algo que le preocupa a Solbes, “que gastamos poco”, ya veis nos hemos convertido en objetos de gasto y de consumo- . Ser libres es muchísimo más, es poder pensar, es poder emprender, es poder trabajar, es poder decir, es poder crear, y por supuesto poder decidir por nosotros mismos, y todo eso debe propiciarlo el sistema. Así que si seguimos por estos derroteros terminaremos convertidos en “esclavos de cuello blanco”, una situación que tal vez os haya pasado desapercibida, pero que es lo que somos, gentes que no tenemos nada y que todo nuestro futuro esta en manos de “los dueños” – casa, trabajo, educación, sanidad, etc.- y que difiere poco de los esclavos de la antigua Roma. Es duro, pero esto, de momento, es lo que llaman algunos la “gran transformación del siglo XXI”.

Así que dentro de unos días cuando a esos que se les llama los lideres mundiales se sienten a refundar el capitalismo, yo también espero sentarme, con mis amigos de Las Ideas, y otros que también están en esta “pequeña lucha” a refundar la sociedad de los hombres libres. Tal vez no sirva de mucho, pero desde luego no pesara sobre nuestra conciencia no haber hecho nada para que nuestros hijos terminen siendo una caterva de esclavos de unos pocos, muy pocos, pero muy poderosos.

Y ahora, por fin me voy a dormir, mañana por la tarde tengo que romper un maleficio, y es mejor que este descansada.

Son las dos y cuarto de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 5 grados. Las cenas de Las Ideas son de lo más gratificantes, sirven para pensar, y eso es algo que ya no hacemos a diario. Y que no se me olvide, esto pasa, porque NetoRaton además de pensar, como todos, organiza, y eso es un valor añadido

3 pensamientos en “Por algo se llama “Las Ideas”

  1. En primer lugar, como siempre, agradecer al amigo César sus esfuerzos organizatvos y que, además, allí mismo ya estaba “elucubrando” sobre nuevos eventos que se tendrá que “currar”: ¿Efindex 09?
    Como Marta es una veterana de estas cenas, su crónica es mucho más valiosa que la mía…Yo que iba por primera vez, detecté tres “segmentos del mercado de ideas”: El de los periodistas veteranos (cuentan cosas interesantes, pero las cuentan muy bien y escuchan, todavía, mejor), el de los blogueros (hablan de temas aún más interesantes, de forma desordenada y, la mayoría, no escuchan demasiado) y el de los políticos( no dicen nada interesante, probablemente te cuenten alguna que otra mentira y, por supuesto, no escuchan a nadie…sólo les preocupa su silla y que no se la muevan)
    Así que en los dos primeros grupos se pueden obtener “ideas” y, además, también les puedes dar algunas y en el tercero, ni una cosa ni la otra.

  2. Qué bien os lo pasáis… voy a tener que irme yo también de cena con los viejos colegas (o los nuevos, que lo mismo da)… 😀

    Hace tiempo escribí en mi blog que nuestro sistema era como un Ecosistema donde coexisten (o coexistían) un montón de seres, cada uno de los cuales tenía una función…

    Y cada uno alimentaba a otro, hasta formar un círculo cerrado que hacía que todo siguiera funcionando.

    Pero ahora, a lo que asistimos es a lo que sucede cuando en un Ecosistema equilibrado introduces un depredador externo.

    En este caso los capitalistas han sido los depredadores, que han estado sangrando a todo el sistema (Bancos incluidos) hasta que de repente nos hemos percatado de que hemos convertido un vergel en poco más que un desierto.

    En el canal de Historia vi un documental hace 6 meses, en el que explicaban cómo los Romanos (no los actuales, sino los que montaron un Imperio mucho tiempo atrás) conseguían reactivar las zonas que iban ocupando, consiguiendo así que su presencia fuese aceptada gratamente por la mayoría, a través de la economía… pagando a sus legionarios sus salarios para que éstos se lo gastasen en la zona.

    Así, los artesanos, agricultores y demás veían cómo con la presencia romana su economía se beneficiaba, ellos ingresaban más y eran más felices, aunque luego el Imperio les cobrase Impuestos.

    Y hoy, muchos siglos después, algunos no han aprendido la lección y nos ha saqueado los bolsillos (del dinero de hoy y el de los próximos 30-40 años) hasta dejarlos vacíos.

    Así que a mi que me dejen de historias… de refundar el Capitalismo ni monsergas. Que les pidan a sus ‘jefes’, los que hacen ‘donaciones’ para sus campañas y partidos políticos, que saquen el dinero de los paraísos fiscales y lo vuelvan a poner en circulación.

    Por si no se han dado cuenta, tener a millones de pobres, que hasta hace poco se creían de clase media o media-alta, cabreados y sin nada que llevarse a la boca, no es buena idea.
    Y si no, que se lo pregunten a Luis XVI (http://es.wikipedia.org/wiki/Revolucion_francesa)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s