Tengo una pregunta para mi

 

Que duda cabe que el Presidente va a pasar esta noche lo que vulgarmente se llama un martirio, ya que de no ser así supondríamos que las preguntas estarían amañadas, cosa que hasta este momento, no tengo ninguna constancia.

El gesto es loable, siempre me han admirado los mártires, por su capacidad de sufrimiento y entrega, pero yo le agradecería a mi presidente, porque también es mío, por la parte que me toca, que además de dar la cara – en este caso seguramente para que se la partan- genere algunas medidas que paren el ventilador, que ha puesto en marcha la palabra crisis, y que a día de hoy, viene a ser como un cajón de sastre, donde cabe todo, y al grito de “CRISIS”, algunos están aprovechando – a río revuelto ganancia de pescadores- para huir por la Manigüa y dejar tirada a la clase trabajadora de este país que sin comerlo ni beberlo – y menos que vamos a comer y beber, como todo siga así- están pagando las consecuencias.

Cada día que pasa me admiro más y más con los “acontecidos”. ¿Cómo podemos aguantarnos, mientras las empresas que llevan una década inflándose a beneficios, de pronto porque ya no reciben esas ganancias, estén poniendo a gente en la calle a diestro y siniestro? ¿Cómo puedo llegar a comprender, que una empresa que ha ganado hasta reventar durante esos 10 años, ahora no pueda aguantar, ni un semestre sin despedir a nadie? O ¿Por qué los bancos reciben una pasta de mis impuestos y siguen si dar un euro de crédito a nadie? ¿Cómo puede alguien plantearse que abaratar los despidos va a ser una solución para paliar la crisis? ¿No existe otro medio de supervivencia para las empresas españolas que depender del sector de la construcción? ¿Cómo puede la banca española seguir necesitando dinero, cuando los beneficios de este año no han sido menores que los de los otros años, y los directivos – he esperado a que llegara Enero que es cuando sucede- han cobrado sus bonus religiosamente? ¿Cómo puede el Socialismo haber llegado a una alianza con la banca, y dejar de lado a los pequeños empresarios y a los trabajadores?

Bien, podría seguir. Pero todas estas preguntas y muchas más que yo me planteo cada día una y otra vez, debería planteárselas el Presidente, y así el programa mejor que tengo una pregunta para usted, debería llamarse tengo una pregunta para mi, porque si a día de hoy, Zapatero y su gobierno no hace esta autorreflexión y este auto interrogatorio, es que algo va mal, pero que muy mal en este país.

Claro que la oposición, no es que se esmere mucho tampoco en estas cuestiones. Más bien anda muy ocupada en esa guerra de espías, y claro no van a ser ellos, quienes les enmienden la plana al gobierno sobre grupos tan afines a ella como la banca.

Son las doce de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 7 grados. O el Socialismo da un giro radical, o no salimos de la crisis en diez años. Así no podemos seguir

4 pensamientos en “Tengo una pregunta para mi

  1. El “Socialismo” no ha llegado a ninguna alianza con la banca, ni está dejando de lado a los pequeños empresarios y a los trabajadores, si se refiere al comportamiento de este Gobierno. En los países de nuestro entorno conseguir créditos bancarios está exactamente tan difícil como aquí, porque no se trata de que los bancos se quieran quedar con el dinero —ellos ganan más si lo prestan y se les devuelve—, sino que ya no conceden créditos a quienes no son solventes —¿y quién puede serlo en estos momentos, cuando no sabes si tus clientes te van a pagar?—, como sí hacían antes.

    De hecho, si la crisis financiera surge porque se concedían préstamos (hipotecarios o personales para renovar el coche, la moto y los muebles o viajar de vacaciones) a quienes nunca podrían devolverlos con la excusa de que ya encontrarían el modo de pagarlos aunque fuera vendiendo las propiedades hipotecadas, la solución no puede ser una huida hacia adelante que implique volver a prestar más y con la misma falta de garantías…

    Por otro lado, dada la falta de liquidez que sufrían los bancos y conocida la intención del personal de retirar sus pequeños ahorros de los mismos —cuando, como es sabido, dichas entidades no disponen de dinero para todo el mundo, simplemente porque no existe moneda para tanto dinero ficticio—, si los gobiernos de aquí, de allí y de más allá no se hubieran comprometido a avalar a los bancos y a darles un dinero que ellos ya no tenían para las operaciones habituales, hubiésemos entrado en un corralito mundial y habríamos acabado a tiros porque estaríamos hablando de gente que pelea para poder comprar comida en el supermercado.

    Insistir en que este u otros gobiernos no hacen nada para remediar la situación, y encima hacerlo hablando de “socialismo” cuando la culpa del desastre es de las políticas liberales y de derechas es, cuanto menos, arriesgado desde un punto de vista intelectual.

    Saludos, colega.

  2. Querido Colega,

    ¿Donde están los beneficios de la banca de los últimos años?… ¿Tal vez se han volatilizado? Pudiera ser, no lo descarto, pero lo dudo. Claro que la banca gana más cuando presta, pero también gana cuando no presta, a los hechos me remito, la banca gana siempre – ya lo conté hace unos meses en este blog- y tal vez, solo tal vez, a lo mejor si la banca no presta, y solo atesora, a mi como ciudadano, pues ya, no me sirve. Imaginate un panadero que en vez de venderme el pan, lo guarde en su panadería. Tampoco me valdría. Y tal vez, solo tal vez, el Estado, es decir todos, tendríamos que hacer pan. Una de las funciones de la banca es vendernos dinero, pero si cierra las ventanillas, el Estado tendrá que ocuparse. Creo que vamos por la tercera subasta, no se a quien ni cuanto, parece ser que como ciudadano no tengo derecho a saber en que, como y cuando se gastan o invierten mis impuestos, y a día de hoy, la banca sigue sin prestar dinero, y el gobierno calla, y otorga. La transparencia en los gastos del Estado es una condición imprescindible en un sociedad democrática, y no hay esa transparencia, y si hay un pacto, que además es de silencio.

    Colega estamos rompiendo el sistema, y ya viví una dictadura militar. Ahora no quiere una dictadura del dinero. No me gusta, no estoy de acuerdo, no creo ni siquiera que sea legal, y atenta contra todos nuestros derechos como ciudadanos. Y esto es lo que hay, y asi te lo cuento. A ti y a todo el que quiera leer este blog. Así no se arreglan las cosas, no hay nada más que ver el panorama.

  3. solo una nota, pasajera, sobre, los bancos, ojala,la crisis, dure, mas de un año, pues, este, año, al curiosamente, curiosisimamente,

    ¡que incauta es la gente¡

    al reducirse, el euribor, justo, en el año nuevo, sucede, como los prestamos, en variable, se revisan anualmente, todos, los bancos, ya tienen cubiertos, sus objetivos, de beneficio, para este, año, curioso, verdad.

    la gente, simplemente, no sabe, muchas, cosas.

    yo de esto, no me ocupo, y simplemente, me da asco, pero sobre, el sistema financiero, he decidido, ser, muy duro, y he publicado, un libro, para intentar, cambiar, el sistema financiero.

    pero como el fin, es duro, el libro, lo es, se basa, en modelos, nuevos, de matematica, aplicada, a nivel, fuerte, pero si teneis, interes, os invito, a leerlo, esta enfocado, a sisemas de credito, y es por supuesto, absolutamente, gratuito, aunque a mi me ha costado, escribirlo un año.

    gracias.

    http://www.dondenaceeldinero.wordpress.com

  4. Me parece perfecta tu opinión, y comprendo tus miedos…

    Yo estoy, de antemano, a favor de la nacionalización de la banca y de las grandes corporaciones que gestionan servicios esenciales (vivienda, energía, telefonía, transporte, comunicación, sanidad, etc.), dejando al mercado privado una pequeña parcela que permita que quien lo desee intente mejorar su condición económica, siempre que lo comercialice no sean productos o servicios de primera necesidad…

    ¿Lo estás tú? ¿Lo están todos aquellos que se quejan de que les haya pillado el toro con la bajada del valor de su vivienda mientras tienen que afrontar el pago de la hipoteca que contrataron por un piso cuyo valor estaba artificialmente hinchado?

    Que cada palo aguante su vela: el comunismo fracasó, y bien fracasado está; el capitalismo “liberal” también lo ha hecho… ¿Dónde está el problema? ¿Cuál es la solución? SOCIALDEMOCRACIA, SOCIALDEMOCRACIA Y SOCIALDEMOCRACIA,.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s