Cuentos de la lechera

 

 

Hablar de economía, aunque a algunos les parezca raro, es hablar de dinero. Uno puede llenarse la boca “largando” sobre modelos sostenibles, pero ningún proyecto económico por muy “bonito” que se decore, es nada sin algo tan vulgar, tan tangible y tan ordinario como es “la pasta gansa”.

El paisaje monetario que tenemos delante de nuestras narices es verdaderamente desolador, si tuviéramos que asemejarlo con un paisaje natural, lo mejor sería elegir un gran e inmenso desierto, porque nadie ha dicho en estos días que se habla tanto de economía sostenible, que el estado está en quiebra, y ese proyecto que va a llenar titulares durante muchos y muchos días necesita como prioridad, algo llamado financiación. Así que lo primero que nos tiene que explicar Zapatero es como se hace para poner a las arcas públicas en una situación de sostenible, porque usando el mismo término, ahora mismo son insostenibles.

Para cambiar de modelo como dice el Presidente, lo primero que tiene que hacer es poder salirse de este, y cerrar una puerta para abrir otra. A ver si vamos a ir de modelo en modelo, dejando rastros de deudas una tras otra, que como siempre al final pagamos los contribuyentes, que por cierto cada vez somos menos, pagamos más y estamos más cabreados.

Los cuentos de la lechera sirven o bien para dormir niños, o bien para hacer anuncios de leche condensada, pero no para mucho más.

Son las dos menos cuarto de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 15 grados.

Anuncios

Un pensamiento en “Cuentos de la lechera

  1. Lo peor es…

    – Que se ha engordado la Administración hasta un punto que es insostenible.
    – Que ese engorde se basó en los extraordinarios ingresos durante la burbuja inmobiliaria (ahora reventada).
    – Que se dejó de ingresar mucho dinero en las arcas públicas, con fuga de capitales a paraísos fiscales, y ahora mal remedio hay.
    – Que España no genera confianza en el exterior como para atraer capital extranjero.
    – Que la crisis ha sido y es Global, por lo que muchas empresas extranjeras tampoco están como para invertir dinerales aquí.
    – Que se nos acaban los ingresos de los fondos de cohesión, después de años malgastándolos en obras faraónicas que han costado 4 veces su coste real.
    – Que la clase política, que apenas ha catado el sector mercado, el mercado y la competencia, no sabe cómo sacarnos adelante.
    – Y por último: que nos hemos inventado un montón de dinero durante años, que hemos gastado compulsivamente (y que ha ido a manos que se lo han llevado bajo tierra)y que ahora hay que devolver durante los próximos años.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s