Una huelga de conciencia

Hoy los trabajadores de RTVE, haremos paros parciales de dos horas en el transcurso de la mañana y de la tarde, y el día 3 de Marzo iremos a la huelga. Dice el Presidente de la Corporación, Alberto Oliart, que él no ve razones objetivas para hacer estas movilizaciones y estos paros. Bien, todo es opinable en un estado democrático, y obviamente respeto mucho su opinión, pero desde luego no la comparto.

Podría darle al Sr. Oliart “mas de cien motivos” como dice su ex yerno, Joaquín Sabina, pero eso me llevaría a saturar mi blog, y consumir demasiado tiempo, que hoy precisamente no lo tengo, pero si que le voy a refrescar la memoria con alguno de los hechos que están y han estado sucediendo en mi centro de trabajo. Por ejemplo, es muy duro ver como las tareas laborales que deberían ser asignadas a los profesionales de RTVE, se les encomiendan a empresas externas, pagando mucho más, mientras los compañeros andan de brazos cruzados; o como, también sucede, se contrata a personal externo, cuyo único mérito es ser “amigo de” o “familiar de” con unos salarios que triplican y cuadriplican la paga de cualquier trabajador de la casa, y como el “externo” no sabe hacer el trabajo, hay que asignarle una plantilla “esclava” para que le haga todo, mientras el “externo” se sienta al micro, o se pone delante de cámara, a lo que nosotros llamamos “mesa puesta”; o como en los servicios interactivos, hay más jefes “externos” que indios ( de la casa); o como el número de directivos externos se ha incrementado en los últimos años de una manera desorbitada, con salarios que no bajan de los 100.000 euros + bonus ( porque ahora con dinero público se pagan bonus) y con contratos blindados; o como estamos utilizando RTVE y el dinero publico asignado a la corporación para financiar una productora, que goza de los parabienes del gobierno actual, llamada MEDIAPRO; o como vemos día a día como los platós están llenos de productoras externas; o como vemos que las retransmisiones hechas desde siempre por nosotros ahora se hacen por productoras externas; o como el montaje de video se hace por una subproductora de MEDIAPRO, que está a menos de un kilómetro de nuestras instalaciones, mientras nuestros estudios de montaje se quedan vacíos y nuestro personal de montajes anda de brazos cruzados; o porque no se cumple el convenio actual y no se avanza en la negociación del nuevo, poniendo continuamente por parte de la dirección “palos a las ruedas”; o porque a pesar de las buenas palabras del Sr, Oliart, prácticamente todos los nombramientos que ha hecho de directivos son externos, incluido uno perteneciente a su familia; o porque no se cubren las plazas vacantes habiendo aprobados en lista de la última convocatoria de oposición; o como a través de la auditoria realizada en estos últimos días hemos podido saber que la dirección de RTVE se ha dedicado en estos años a hacer de oro a productoras que vendían programas malos, caros y sin audiencia, haciendo en el caso de las series más capítulos de los necesarios, con contratos que ni siquiera pasaban por el registro de la Corporación; o bien porque se han gastados miles y miles de euros en el “proyecto nueva sede” con un gestor del proyecto, Mansilla, que hacía o deshacía a su antojo, adjudicando dinero de acá a o de allá según sus propios intereses o los del expresidente Luis Fernández… (puntos suspensivos, muchos puntos suspensivos)

Podría seguir aun más, hay más motivos y todos los que trabajamos en RTVE los conocemos, por eso hoy haremos los paros y el día 3 iremos a la huelga, porque estas movilizaciones además de ser reivindicativas por nuestros derechos, son mucho más, son un deber de conciencia, una huelga de conciencia, unos paros de conciencia, porque a veces se nos llena la boca protestando y protestando sobre la situación que atravesamos y nos mesamos los cabellos hablando de la corrupción que nos circunda, pero con eso no basta, hay que hacer algo más, y en nuestra manos, en nuestra voluntad está hacerlo. Si no nos movilizamos contra esta ola de despropósitos y de abusos que hoy nos envuelven, de poco van a servir nuestras protestas, porque como ha dicho alguna directiva de nuestra casa : “Déjalos que peguen cuatro gritos, que esto se pasa y luego nosotros seguiremos haciendo lo que nos de la gana”.

No hay mayor fuerza que la del corazón y la de conciencia, la de la buena conciencia, y eso es lo que toca ahora, yo os animo compañeros a que vayamos a los paros y a la huelga, porque ahora ya no bastan las palabras. Luis Fernández se empeñó en enseñarnos el “valor de la amistad”, parece ser que “Alberto Oliart” quiere enseñarnos el “valor de la familia”, pero nosotros les vamos a enseñar lo que significa “el valor del compañerismo y del servicio público”

Son las ocho de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 3 grados. Hace frío en RTVE, pero si no nos movemos, mañana hará más.

Anuncios

7 pensamientos en “Una huelga de conciencia

  1. Pingback: Una huelga de conciencia

    • Dos cosas:

      1. Marta tienes todo mi apoyo, el mamoneo que están teniendo con RTVE para favorecer intereses privados supera lo tolerable.

      2. Citizenfree, creo que tus amos de la política te reclaman para darte las gracias por venir a intoxicar un poquito desde el anonimato. Corre, que te van a dar un azucarillo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s