Fiesta ¿que fiesta?

 

Lo cierto es que esto de la Fiesta Nacional de este año, más que una fiesta o un sarao, parecía la típica cena de nochebuena, con cuñados y cuñadas lanzándose dardos envenenados y clavándose miradas aviesas. Vamos que ha estado a punto de liarse parda. Que digo que se ha “liao parda”, que no han llegado a las manos porque me temo que las tenían ocupadas.

Así como para abrir boca  cuando el presidente cantabro Revilla ha bajado para saludar –ya sabéis lo que le gusta a este señor lo de apretar manos y dar besos-  el consejero de transportes de la Comunidad de Madrid, Echeverreia, ha aprovechado para soltarle algo así como “Revilla se ha hecho famoso por unas anchoas y un taxi”. La mujer del presidente no ha tardado en responderle que “su marido es famoso por honrado y gestor”, a lo que el consejero madrileño le ha contestado: “no se pique usted, no se pique”. A su vuelta, Revilla no ha dudado en averiguar quién era ese señor y le ha advertido que “él lo cuenta todo” y ha afirmado que “le enviará una carta pidiéndole respeto”.

Pero no ha acabado ahí la cosa, que va  – venían dispuestos a todo-  porque entre Revilla y Esperanza Aguirre se ha producido otro rifirafe, por el tema de los abucheos al Presidente Zapatero, que si durante el himno no se puedo, que después si, que si la libertad de expresión, que si son unos mal educados. Vamos se han dicho de todo.

Mientras, para no perder ambiente, Zapatero y Gallardón se han puesto lo que se dice literalmente “a parir”, mientras Moratinos, que andaba en la estratosfera, un buen sitio para un ministro de exteriores, – que más exteriores que las nubes- andaba preocupado por el abanderado de Venezuela, que es probable que haya visto el ambientillo y haya huido, por si a él le caía también algo.

A todo esto tras las vallas el gentío montando un pollo del 15 a Zapatero, que parece ser que se ha convertido en una tradición como lo de comer buñuelos el día de los santos, y mientras la grada, con los familiares de los caídos con un cabreo sólido, pues por muy mal que a la gente le caiga ZP, conviene eso de respetar a los muertos.

No voy a hablar de lo poco comunicativos que estaban los ministros entre ellos, que algunos no es que no se hayan dirigido la palabra, es que ni se miraban a la cara, incluso alguno ni siquiera ha ido, vease el ejemplo de Sebastian que nadie sabía donde estaba.

En fin, que creo yo que esto de la Fiesta Nacional habría que ir pensando en cambiarle el nombre porque fiesta, fiesta lo que se dice fiesta cada vez tiene menos pinta, tal vez habría que llamarle el día del Conflicto Nacional, o “Hoy nos vamos a cabrear todos mucho y muy deprisa” o “Menudo pollo que vamos a montar”.

Son las diez  y media de la noche. No llueve en Aravaca y la temperatura exterior es de 10 grados.

Postpost: No me he querido extender en el malestar de algunas señoras, que después de tener que ir con faldita y chaquetita, han visto como la Ministra y Doña Letizia, han ido mucho más cómodas, a golpe de pantalón… pero es que en el tarjetón ponía algo así como traje de coctel, claro que no sabemos que tipo de coctel, ¿Tal vez un Bloody Mary?

Si te gusta este post invitamé a un café

Anuncios

4 pensamientos en “Fiesta ¿que fiesta?

  1. Marta, aqui el problema no es la fiesta, sino los aguafiestas. Quizá el problema es que hay gente a las que les sacas de las fiestas de los pueblos y no saben que hacer. La politica de este pais está lleno de politicos, politiquillos y politicuchos que han dejado el casco o el mocho y han cogido la blackberry (por favor que se me entienda la frase). Asi nos va.

    De los pitos a Zapatero nada que decir, salvo que:
    1.- No me parece nada bien hacerlos en el momento del homenaje a los caidos. Ni ellos ni sobre todo sus familias se lo merecían.
    2.- Le va en el sueldo

    Un abrazo
    Nacho Campos

  2. Bestial…

    Lo del consejero de transportes metiendo el dedito en el ojo a un señor, el señor Revilla, que le podría dar mil y una lecciones sobre política y gestión… para mí que este señor, el consejero, muy espabilado no es.

    Lo de los gritos… mira, que abucheen a Zapatero es ya hasta normal, pero que no se respeten a los muertos y sus familiares ya no se de ser maleducados, es de ser gilipollas.
    Porque vale que todos le queremos abuchear, sobre todo porque no nos dejarían acercarnos a decirle unas cuantas a este señor, pero hay que saber cuándo y cómo.

    Y con el de Venezuela no pienso perder el tiempo, porque bien poco me importa. Por mí mejor que no hayan venido, porque buena gana de aguantar al ególatra en su tostón televisivo poniéndonos a parir porque le han abucheado.

  3. aiss martita si , tienes razon casi parecia una cena de Navidad en casa de mi madre con todos mis cuñaos .

    Pero piensa que eso es bueno ,asi se dicen lo que se tiene que decir de viva voz y a la cara y nos dejan en paz a los demas , les sirve de catarsis y el dia 13 a trabajar todos jajajaj que guasa !!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s