Rebelión en las urnas

 

Podría ser el titulo de un best seller, o de una película de éxito, pero no lo es. La rebelión es la actitud del pueblo americano ante las elecciones que se están celebrando hoy en los Estados Unidos . Claro que hay algunos que desde la derecha simplifican la lectura y dicen que es un buen año para los republicanos y malo para los demócratas, o bien desde la izquierda – siempre se puede simplificar desde cualquier ángulo- que es el desgaste propio del poder, y que esto ya le paso a otros presidentes demócratas anteriormente, y que no tiene importancia.

Pues las cosas no son tan sencillas, que va, ni mucho menos, es algo mucho más complicado y sobre todo mucho más peligroso para ambas formaciones: Republicanos y demócratas, deben interpretar que lo que está aconteciendo, es que hay un profundo descontento, que lleva a esa rebelión contra los dos partidos.

Y es que la más que discreta recuperación económica parece ser la principal causa del desencanto del pueblo americano, y fundamentalmente de los seguidores de Obama, que ven como no se están materializando los logros que el líder demócrata  propugnaba durante la campaña. El persistente desempleo y la tímida recuperación de la economía tras la llamada Gran Recesión le han restado simpatías al presidente, quien además gastó un importante capital político para lograr la polémica reforma de las leyes que rigen el sistema de salud y del sector financiero.

Las consecuencias, si se materializa, esta situación anómala dentro de la tradición electoral de los Estados Unidos, con un congreso totalmente fracturado, serán, entre otras que Barak Obama puede ir diciendo adiós a su agenda legislativa, con ninguna posibilidad, por ejemplo de poner en marcha una reforma de la inmigración, que sirva para regularizar a los más de once millones de “sin papeles”, o desarrollar una nueva política energética con significativas restricciones para combatir el calentamiento global, o la reforma sanitaria, o las nuevas regulaciones para Wall Street., o  se pueda seguir permitiendo el lujo de seguir ignorando el monumental déficit acumulado por Estados Unidos, con tres billones de dólares sumados a la deuda nacional desde la toma de posesión del presidente Obama.

Los Republicanos, si este resultado que dan las encuestas se cumple, van a encontrar una ventana de poder, y desde luego van a recortar el presupuesto federal en 100.000 millones de dólares, además van a mantener los recortes de impuestos promovidos por la Administración Bush para todos los niveles de renta y van a  dar marcha atrás a lo que perciben como una nociva sobredosis de intervencionismo y regulaciones impuesta por los demócratas durante sus dos años de monopolio político en Washington.

En cualquier caso la fotografía de futuro que dan estas elecciones, es la de un congreso paralizado, sobre todo, si los nuevos diputados y senadores pertenecientes al  “Tea Party” mantienen sus ganas de guerra, y se niegan a participar en políticas de consenso, funcionando como una minoría extremista decisiva de bloqueo.

Pero como todo es del cristal con que se mira, también podemos darle la vuelta al prisma y pensar que tal vez Obama, que ahora se le ve muy solo, incluso dentro de su propio partido, tenga con este resultado, la posibilidad de compartir las decisiones y responsabilidades con los republicanos, que si están en la “pomada” tendrán que ser algo menos críticos, y también dado que los chicos del Tea Party no benefician especialmente a los Republicanos, ya que los del partido del elefante temen que los teabaggers puedan llegar a escindirse y en futuras elecciones restarles votos, puede que  Obama, se convierta en una especia de hombre bueno, talismán de la moderación y generador de acuerdos entre ambas partes, y así limpiar y reforzar su imagen de cara a las próximas elecciones.

En fin mañana, cuando nos levantemos, sabremos algo más y podremos hablar con más conocimiento de causa. Solo son unas horas, pero lo que si va a quedar claro es que a la ciudadanía no se la embauca, y que una vez que alguien se lanza a la arena de las soluciones, hay que materializarlas, de lo contrario las urnas, que todavía algo pintan, se vuelven y dan disgustos como el de esta noche, porque al pueblo no le queda mucho mas que rebelarse con el voto, y eso, aun, manda.

Son las once y cinco de la noche. No llueve en Aravaca y la temperatura exterior es de 15 grados. Yo mientras me voy a “lo de la tecnología”, que es un mundo mucho más tranquilo. Mañana sabremos…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s