Los esfuerzos de la Garmendia

Con las cejas levantadas hasta donde me crece el pelo observo atónita la foto de la Ministra Cristina Garmendia situada entre los científicos aragoneses Carlos López-Otín y Elías Campo, que acaban de descifrar el genoma de la leucemia linfática crónica.

Supongo que estos dos científicos habrán adoptado una postura de sumisión hacia la ministra-empresaria (una figura realmente innovadora en la administración pública española), pues de lo contrario ni habría foto, ni habría noticia. O tal vez sea una foto de puro carácter electoral, pues estamos inmersos ya en tiempo de elecciones, y es menester “salir” mucho aunque sea con atuendos de Armani y Moschino, que realmente chirrían en tiempos de crisis.

No ha sido el caso desde luego de Barbacid y su proyecto sobre la financiación de la investigación del cáncer de pulmón, ya que la Ministra-empresaria Cristina Garmendia quiere echar a Mariano Barbacid del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas, cuanto antes.

Resulta, que una de las tareas más primordiales que tiene ahora mismo el Ministerio de Ciencia e Innovación es forzar la salida del célebre oncólogo Mariano Barbacid del CNIO (Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas), que dirige, por polemizar con la Ministra sobre el bloqueo, por parte de su ministerio, de unos fondos privados (50 millones de euros en 5 años), aduciendo que hay 8,7 millones de euros disponibles, cuando este tipo de estudios tienen un coste mucho mayor y en casi todo el mundo existen formas de financiación mixtas, que es lo que ha propuesto Mariano Barbacid al Ministerio, tras buscarse inversores privados que aporten lo que falta.

La excusa es, un informe jurídico encargado por el Ministerio a la Abogacía del Estado, junto a otro del Despacho de Garrigues, impuesto por la propia Garmendia, aunque ni la Abogacía del Estado ni el Despacho de Garrigues concluyen que dicha fórmula sea ilegal, y que el criterio opuesto se ha estado usando desde siempre en el sector público cuando ha interesado.

Curiosamente el CNIO ya disponía el año pasado de varios informes jurídicos: uno del Despacho de Gómez-Acebo y Pombo y el otro del catedrático de Derecho Administrativo de la Universidad de Salamanca, Enrique Rivero, que sostenían exactamente lo contrario y que ante su existencia la Ministra, gastando esos fondos tan preciados del Ministerio de Ciencia, encargó posteriormente. Incluso se disponía de la aprobación de la Dirección General de Tributos del Ministerio de Economía y Hacienda, hasta que en noviembre lo paralizó.

Lo que parece ser que no consiente la Ministra es que la desplanten y que se metan en sus negocios, y en eso Mariano Barbacid ha entrado hasta la cocina. Primero, en Julio de 2.010, le dijo a la Ministra que rechazaba el Premio Nacional de Investigación Ramón y Cajal, con el que el Gobierno quería reconocer su carrera. Tuvo que tragarse, entonces Cristina Garmendia  el “sapo” por ser Mariano Barbacid quien era, y la Garmendia no tiene costumbre, ni en su vida privada – de la que hay mucho que contar, pero que no reflejare, de momento aquí- ni en su vida profesional dejar pasar este tipo de actitudes sin la represalia consiguiente.

Pero Barbacid no es el primero. Cristina Garmendia destituyó a Carlos Martínez, que fuera Secretario de Estado de Investigación, por “desavenencias” y que actualmente se ha reincorporado a su plaza en el Centro Nacional de Biotecnología.

La operación contra Mariano Barbacid que lleva a cabo la ministra nos ha llevado a que España pierda su voto en el Centro Internacional de Investigación en Cáncer de la OMS por morosa, al no haber abonado las cuotas correspondientes desde que pasó el Instituto Carlos III a depender de su Ministerio y no del de Sanidad, en 2009. En España se diagnostican anualmente unos 200.000 nuevos casos oncológicos, siendo la primera causa de muerte entre los hombres y la segunda entre las mujeres.

Cristina Garmendia, que además de Ministra del Gobierno es miembro de la Junta Directiva de la CEOE, es fundadora de “Genetrix”, de la que fue Presidenta y Consejera Delegada, empresa dedicada a las tecnologías biomédicas y a los medicamentos, por lo que tiene sospechosos intereses económicos en un sector sobre el cual puede ejercer un “conveniente” control de las iniciativas públicas, como la del CNIO de Barbacid, y beneficiar sus propios intereses empresariales. Por cierto, “Genetrix” fue la única empresa privada beneficiada por el trabajo de investigación del Centro Nacional de Biotecnología realizado por los investigadores del Departamento de Inmunología y Oncología, con lo que se unieron el esfuerzo público el privado, lo que justo ahora va en contra de su oportuno “informe jurídico”, porque imagino que no son inversores de “su empresa” ninguno de los que aportan los fondos del proyecto  Barbacid, que la Garmendia obviamente quiere fuera de “su” negocio.

Está también ligada a otros proyectos empresariales como Cellerix, Biotherapix, Sensia, Imbiosis, Biobide, BioAlma y Coretherapix, que forman actualmente parte de la corporación “Genetrix”. Desde 2005, preside la Asociación Española de Bioempresas (Asebio), agrupación de empresas del sector de la biotecnología. También es fundadora y presidenta de “Inbiomed”, fundación que alberga el primer banco de células madre adultas en España. Dicho en pocas palabras, tiene demasiados intereses económicos y empresariales en el sector con lo cual difícilmente va a poder ser una Ministra de todos.

Los descubrimientos de Barbacid han sido publicados y contrastados, puede trabajar donde quiera, pero volvió a España desde los Estados Unidos para aportar su ciencia a nuestra sociedad.

Ahora, y vuelvo al principio, vuelvo a observar la foto, y veo una Ministra opaca durante todo su mandato, con asuntos familiares opacos, con negocios opacos pero que solo se muestra para salir en la foto conveniente o para lanzar un dardo envenenado contra uno de los científicos de mayor prestigio que ha tenido este país en los últimos tiempos.

Son las doce y media de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 20 grados. Hoy ha dicho la Ministra que se hará un gran esfuerzo para que el resultado de la investigación cientifica sobre la leucemia se lleve cuanto antes a los hospitales… sin comentarios…

 

 

3 pensamientos en “Los esfuerzos de la Garmendia

  1. Pues yo también se muchas cosas de la garmendia,de cuando se lio con el los pescados, y lo que cuenta la exmujer de su marido, te envío un correo y te lo cuento porque me parece que sabemos lo mismo… menudos bichos los dos y ya la ves ahora de ministra. Te cuento por mail mejor

  2. Pingback: los esfuerzos de la Garmendia

  3. Eres la mejor hija y de una valentía increible. Se puede decir más alto pero no más claro. Chapo por el post, chapo… me quito el sombrero. Ya añoraba yo estos post tan buenos. Te veo en forma de nuevo, ya sabes que siempre aposté por ti

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s