Mucho más que unas fotos

La utilización de la revista Hola por parte de la Casa Real como medio para expresar su apoyo a Iñaki Urdangarín me parece un gravísimo error por parte de la Institución, y desde luego un paso en falso de la Reina de España. La Monarquía es algo más que una “familia”, y lo queramos ver o no, a pesar de que Urdargarín aún no haya sido juzgado, está bajo sospecha y desde luego los indicios, que podemos leer a diario en el periódico El Mundo, son bastante elocuentes, y la reina es reina, y no desde luego abuela y madre. Eso tal vez podría serlo, si no estuviera ligada de una manera vitalicia a la institución monárquica, que tiene desde luego el deber de preservar, alentar y edificar, porque cada uno tenemos nuestras circunstancias y desde luego nos debemos a ellas.

El Duque de Palma, que ostenta su título nobiliario, no por méritos propios o de sus antepasadas, sino por matrimonio con una Infanta de España, tendría que haber sido el primero en negarse a posar en ese “posado intencionado”, que ha agravado aún más la situación en la que se encuentra la institución monárquica, pero como la nobleza no es algo que se adquiera vía matrimonial, sino que se lleva en la sangre, no estaría en sus parámetros dejar de chupar cámara real, aun en esta y tan comprometida situación.

Hay que aclarar también para aquellos que desconozcan la dinámica informativa de la familia real, que  a ninguno de sus miembros se le hacen fotos que ellos no autoricen y que las fotos de Washington se han hecho con una lente corta, es decir muy de cerca, y claro está con el consentimiento de los fotografiados. Además me cuesta mucho creer, que HOLA haya “robado” unas imágenes de la familia real. Es como de ciencia ficción. Y que no se me olvide, el reportaje no iba firmado, bueno digo mal iba firmado por “agencias” ¡¡¡

Me llama además la atención, que habiendo en la familia una periodista de raza, Doña Letizia, pues les guste o no a algunos, la trayectoria profesional de la Princesa de Asturias como informadora es mucho más que impecable, con una vasta experiencia a sus espaldas, y con un  gran know-how de lo que es el periodismo, no haya tratado de impedir ese reportaje washingtoniano nada o poco recomendable para los intereses de la Institución. Claro que lo mismo lo intentó y no fue escuchada (esto es solo una especulación).

Lo cierto es que la monarquía de nuestro país hace tiempo que debería haberse reciclado. Algunos pensamos que con el matrimonio del Príncipe de Asturias con Doña Letizia iba a comenzar el cambio, pero no pasó de ahí. Las intrigas palaciegas familiares, los juegos de poder entre las hermanas, los intereses creados de sus miembros, que por cierto vienen de muy atrás, y ahora la aparición de figuras, como poco, nada claras como la de Iñaki Urdagarín han hecho que la monarquía española no pase la prueba del algodón (hace unos días recogía en Facebook y twitter la noticia de que España es la única monarquía europea que usa colegios privados para sus hijos y nietos).

Estamos en época de cambios y de grandes cambios, y qué duda cabe, que la monarquía en nuestro país debe tomar otros derroteros. Hay que dejar atrás la falta de transparencia de sus actuaciones, hay que “adelgazar” el número de sus miembros ( los reyes, los príncipes y sus hijas, serían bastantes), hay que acercarse más a la “ordinary people” ( eso que supo hacer tan bien El Rey durante la transición), hay que dejar de mostrar a Doña Letizia como si fuera una Barbie recortable a la que cambiarle los vestidos y los zapatos (Doña Letizia es un potencial de importancia por su preparación profesional y su experiencia vital, y hay que trabajarlo), hay que cambiar la política de comunicación propia del siglo XIX, y desde hay que hacer una limpia, y no solo barrer bajo las alfombras, sino limpiar bien el polvo, que matiza y opaca la brillantez de las “joyas de la corona” ( Véase Urdangarín y demás motas de polvo en suspensión que pupululan por palacio).

Son las doce de la mañana. Llueve en Pozuelo y hay algo de niebla, y la temperatura exterior es de 6 grados. La metamorfosis de la corona es cada vez más necesaria, es solo un humilde consejo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s