Feliz 2012

La vida, como vida que es, es absolutamente imprevisible, sino, en vez de vida, seria…, seria…, que se yo que sería, pero desde luego algo muy aburrido, y a pesar del riesgo que conlleva vivir, todos queremos – salvo excepciones- pasar por ella. Ella – la vida – hace que se entremezclen nuestras emociones, nos quita y nos da, y luego como si fuéramos pequeñas marionetas colgadas de unos hilos, que vete tú a saber que mano con guante blanco mueve, hace que por circunstancias – como decía Ortega- nos llenemos de incertidumbres.

Durante esos tiempos de vacilación, en muchos casos nuestros ojos, por lo menos los míos se inundan con más frecuencia de lo habitual, e incluso nuestra mirada, y la intención de esa mirada, se vuelve turbia, y a veces perdida.

Es entonces cuando perdemos la referencia del espejo, apenas si sabemos reconocernos. Quien somos o que somos, o porque estamos y no hemos dejado de estar para evitar esos momentos, y nos dejamos llevar por la marea de los días sin rumbo preciso, y a ciertas edades ya sin esperar nada. Esta claro que es tremendamente complicado encajar – me gusta mucho esa palabra últimamente – nuestros pedazos cuando uno ni siquiera se reconoce, ni a si mismo, ni lo que le rodea, ni las escenas de futuro que pensó cuando era un niño o una niña.

Pero como la vida es así,  cuando menos te lo esperas, algo o alguien habilita ese flujo de vida perdido, y las cosas como por arte de magia – que hay mucha magia en todo, estoy segura- empiezan pausadamente a cambiar de aspecto para mejor. Y uno vuelve a reconocerse ante el espejo, como si el vaho de la ducha se hubiera disipado por una corriente de aire fresco que entra y limpia el panorama. Y de pronto te crece el valor para enfrentar cualquier situación. Todo se vuelve pasado y se archiva, y ya ni siquiera duele, o si duele ya has hecho costra y, apenas si se recuerda,  la sonrisa vuelve a colgarse de los labios, aunque sea forzada, y también de los ojos, que es con lo que más se sonríe, y sientes como la vida se mueve, y  bulle desde dentro de ti, con tal fuerza que te dan ganas hasta de pegar saltos por  la calle, de bailar, o de girar vertiginosamente sobre ti misma. Probablemente sigues sin saber quien eres o que es lo que te espera, no sabes bien lo que quieres hacer, pero si estas seguro del camino que no quieres recorrer, de quien no quieres ser, de lo  que no quieres hacer, de en quien no quieres convertirte, y sabes, está claro,  que tal vez puedas volver a perderte, pero también sabes que seguro  te encontraras de nuevo, y eso… eso en cualquier caso es un gran avance.

Feliz año 2012. Un año con 366 oportunidades, 1 más de lo habitual

Son las 3 de la madrugada del primer día de 2012. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 3 grados. “Más de cien palabras, más de cien motivos para no cortarse de un tajo las venas, más de cien pupilas donde vernos vivos, más de cien mentiras que valen la pena” Joaquín Sabina

Anuncios

Un pensamiento en “Feliz 2012

  1. La vida es compleja, pero sobre todo es cambiante y de forma continua. Y esos cambios diarios muchas veces nos pillan de improviso y nos descolocan.

    Pero para encontrarse uno necesita perderse antes y llegar a ese momento en el que te das cuenta de que estás perdido, para buscarte de nuevo.

    Hoy tenemos ante nosotros un año y pico para volver a descubrirnos, para reescribir nuestra propia historia y persona.

    Aprovechemos esa oportunidad. Feliz año nuevo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s