Sarkozy, un nuevo salvapatrias

Esto de los salvadores de la patria empieza a ser un asunto cansino. Ayer, apareció uno nuevo o mejor dicho un nuevo viejo conocido. El pequeño Napoleón, Sarkozy ha hablado, con esa rotundidad propia de un dios griego (ja, ja, ja) que normalmente le caracteriza. “Si, me presentaré a la reelección”, así de contundente. Y a continuación se despacho, con un despliegue de egolatrismo, que vamos ni el mismísimo De Gaulle hubiera podido mejorar.

Amigos, ha llegado el héroe. Que no, que él no va a abandonar el barco en mitad de la tormenta, que no va a abandonar al pueblo francés, que se va a sacrificar por Francia, que no hay ningún tipo de ambición personal, y que él es el único que puede garantizar una Francia fuerte y poderosa.

Cuando he visto su “egovideo” no daba crédito. Un discurso propio de Marine Le Pen, la candidata de el ultra derecha, Frente Nacional, con propuestas de medidas como poner coto a la  inmigración, castigar a los homosexuales o a los parados de larga duración, mano dura contra la delincuencia, dejando de lado las ideologías de cualquier tipo. El pequeño Napoleón ahora no va a apostar por la izquierda o por la derecha, solo por una Francia fuerte, una Francia respetada y respetable.

Bien, la noticia desde luego no ha sido una sorpresa, todos esperábamos que Sarko se presentará de nuevo, lo que si sorprende es esa huida hacia delante, apropiándose del programa del Frente Nacional, que me temo mucho que no le va a llevar demasiado lejos. Las encuestas dicen que probablemente el socialista Hollande le ganaría en la segunda vuelta, pero visto lo visto ayer, me malicio que existe ya una posibilidad que Marine Le Pen le gane en la primera, porque si la única oferta que tiene es una radicalización hacia la derecha más derecha, va listo. De eso ya hay en el mercado de los votos, y además Marine no ha sufrido el desgaste de la tarea de gobernar, es mujer, y cae mejor a los franceses.

Por cierto, que el pequeño Napoleón, no pudo aguantarse en su xenofobia por todo aquello que huela a Mediterráneo – se le ve de lejos-  y añadió que su trabajo iba a ir encaminado para que Francia no terminara como Grecia o como España.

Dicen las malas lenguas que cuando Carla Bruni, su esposa, alguna vez se sobresalta en su presencia y exclama eso de: ¡Mon Dieu¡ ¡Mon Dieu¡ Él inmediatamente contesta diciendo: Por favor Carla, en la intimidad llámame Nicolás…

Son las doce y media del mediodía. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 12 grados.

 Postpost: Lo primero que ha hecho el pequeño Napoleón es reabrir su cuenta en twitter, pues que se vaya “lavando” porque le va a caer una buena, porque el “pajarito” ni olvida, ni perdona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s