¿Y si no vuelve a llover nunca?

Decía mi padre, cuando decía y se acordaba bien de las cosas, que siempre que llueve, escampa, pero ahora… no llueve nunca ¿Y si no vuelve a llover nunca?… Escucho mientras escribo: Tiene que llover, tiene que llover a cántaros… suena y suena, pero sigue sin llover, y mientras la lluvia no caiga sobe nuestras cabezas, ni podremos cantar bailando bajo la lluvia, ni tendremos la calma después de la tormenta.

Los días se enredan con la sequía, y se llenan de más miedos, hoy Grecia, otra vez Grecia… hablo de Grecia en las noticias como si fuera Cáceres, o Sevilla, o Burgos, pero Grecia está lejos, eso me enseñaron de pequeña, y ahora sin embargo, está aquí cerca, en el rumor de los telediarios, en los faldones de los periódicos, en los banners animados de las ediciones digitales… lo mismo ahora está lloviendo en Atenas… , y luego , más de lo mismo, la corrupción inasequible al desaliento, se entremezcla asomando otra vez en los diales que sintonizan las noticias… más de lo mismo, invercaria,caso blanco, trama gurtel… allí están, el pan nuestro de cada día mejor que mañana no nos des a probar más de ese pan, porque ya no sabemos ni lo que escribimos, ni porque lo escribimos, ni para quien lo escribimos, solo que un día tras otro repetimos lo mismo, con distintos nombres, pero lo mismo… y luego la deuda, los bancos, el paro, los recortes, y las miradas de reojo de los unos sobre los otros…la izquierda se refugia en los paraísos artificiales de las revoluciones que son ya como un “revaival” en los ojales de las americanas, y la derecha se retuerce de dolor en el poder atenazada por la garra impenitente del capital y del dinero, y mientras no llueve… ¿Y si no vuelve a llover nunca?

Dice mi hijo, que porqué debemos tanto, que a quien debemos tanto, que porque no saldamos la deuda, que tenemos cosas… que se las lleven –dice- que se cobren en cuadros, porque él quiere trabajar, y sus amigos, que quieren un futuro…en su inocencia agobiada por lo que circunda, no entiende que las cosas solo valen si alguien quiere que valgan, y yo ni siquiera puede explicarle, porque yo tampoco entiendo, o si entiendo, no se como contarle, que a veces todo sucede a la vez y que nada ni nadie puede evitarlo, que esto alguna vez terminará, como sea, venga hombre, ya verás – le digo- ¿Y si no vuelve a llover nunca? – pienso

Dice mi padre que no sabe que es lo que hemos hecho mal para que nos esté pasando esto, si fuimos a nuestro trabajo, educamos a nuestros hijos, cumplimos con nuestro deber, pagamos nuestros impuestos, votamos en las urnas, cuidamos los unos de los otros, dice mi padre que no quiere morir viendo como se hunde ese mundo ideal que quiso dejarnos, por el que trabajo año tras año, que él quería otra cosa para sus hijos y sus nietos, y yo tampoco se como explicárselo, y ni siquiera encuentro una palabra de consuelo, solo disimulo, miro al cielo y digo: padre esto alguna vez se terminará, y seguro que tu aun estas aquí para verlo, pero por dentro pienso de nuevo ¿Y si no vuelve a llover nunca?

Son las doce menos cuarto de la noche. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 7 grados… ¿Y si no vuelve a llover nunca?….

Un pensamiento en “¿Y si no vuelve a llover nunca?

  1. Pingback: ¿Y si no vuelve a llover nunca?, por @MartaPastor | Periodísticos - Comunidad para profesionales y estudiantes de la comunicación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s