Bajo el síndrome de Oliver Twist

Esta mañana el primer pensamiento que me ha venido a la cabeza –lo cierto es que me ronda desde ayer- es que me parece que los trabajadores del RTVE, estamos viviendo el síndrome de Oliver Twist. Es decir que la orfandad más absoluta nos circunda día a día, y me veo con un balde de hojalata caminando por las calles de un Londres decimonónico a la merced de una suerte incierta. Últimamente es la peor de mis pesadillas.

Desde el pasado viernes las cosas están aun peor, pues el Partido Popular ha puesto en marcha el cronometro de la cuenta atrás, dejando claro que la ley permite el uso de “la transitoria” para la elección de presidente en RTVE, es decir que tendríamos un candidato sin la aprobación de los 2/3 de la cámara. Este mecanismo, aunque algunos anden rasgándose las vestiduras y clamando al cielo, es legal, aunque desde luego no es una buena noticia para los que trabajamos en la radiotelevisión pública de este país.

Supongo, porque de momento tengo que suponer y pensar en positivo, que esta maniobra por parte del Partido Popular es una llamada de atención al Partido Socialista para que entren en razón y, se sienten de una buena vez, para cerrar no solo el nombre del presidente, sino lo que es más importante, que se concrete un plan definitivo y viable para que la esencia de la radiotelevisión pública no se desvirtúe más de lo que está ya en estos momentos. Claro que la reacción del PSOE, ha sido cuanto menos, llamativa – hoy estoy suave, no quiero exabruptar-, poniendo la cuestión al nivel del escándalo más absoluto.

Personalmente, estoy harta de escandaleras, de frases demoledoras y grandilocuentes, y de esa actitud tan sumamente infantil del PSOE, de me opongo a todo, y o todo blanco o todo negro, pero si tanto parece que le interesa al Partido Socialista que la tele como dicen ellos (la palabra radio siempre olvidan pronunciarla) sea un espacio de libertad de opinión y de información tienen hasta junio para consensuar el nombramiento, y lo que es más importante las líneas de actuación y, por lo menos si son “tan limpios” como pretenden ahora, por lo menos deberían dar un mínimo de transparencia a esas negociaciones que “haberlas hailas”, pero que hasta día de hoy todos desconocemos, o que conocemos por filtraciones o rumores, pero que  han tenido mucho cuidado de no comunicarnos.

Lo que más me preocupa es que hablan de nosotros como si fuéramos un abstracto, pero la radiotelevisión está compuesta por personas, por profesionales, que hacemos cada día nuestro trabajo como mejor sabemos, y sobre todo como mejor podemos, porque a veces, y tengo que ser sincera, querer no es poder. Y estoy hablando de los profesionales, y no de las estrellas, o de los amigos de las estrellas, o de los directivos o de los amigos de los directivos, que por cierto son los que se proyectan más hacia fuera, dando una visión muy distorsionada de la plantilla. Sobre estos temporeros priman los intereses de partido, o de poder, o lo que es peor de dinero, porque desde hace ya mucho tiempo, aquí hay mucha gente que viene de fuera, a pasar una temporada, a utilizar los recursos que tenemos, a catalpultarles cuando sus cotas de popularidad rozan el abismo, y lo que es peor a hacer caja, que poco o nada les interesa el servicio público, la información veraz y equilibrada, y los intereses de los ciudadanos. Frente a estos, la plantilla sigue trabajando, en muchos casos para mayor gloria de ellos, y haciendo de tripas corazón observamos cómo hacen “maniobras orquestales en la oscuridad” para recolocarse o para salir lo menor dañados posibles, caiga quien caiga, gasten lo que gasten, o sufra quien sufra.

Mientras ahí fuera hay gente que sigue negociando con nuestras vidas, con nuestras carreras profesionales, sin impórtales nada más que ver si es suyo o del otro el que se sienta en el sillón de la presidencia.

El Gobierno tiene su responsabilidad en este asunto, la de dotar cuanto antes de un presidente y de un plan de acción, y desde luego hacer todo lo posible para que no se produzca el escenario de una mayoría simple, pero la oposición tiene también su parte en este asunto, y es su deber hacer todos los esfuerzos posibles para que haya un consenso y se camine dentro de la vía institucional hacia una radiotelevisión de todos, porque esa política continua del PSOE, o tal vez solo de Rubalcaba (solo escucho su voz últimamente, hay demasiado silencio a su alrededor) de acoso y derribo contra el gobierno no termina de gustarme, y entiendo que hay otros intereses mucho más cercanos a la consecución del poder, que a las necesidades de la ciudadanía.

Trabajo en la RTVE porque creo en ella, porque entiendo que es un sustento imprescindible para el sistema democrático, porque debe ser (aunque aún no lo hayamos conseguido) un garante de la pluralidad de los españoles, porque creo que la calidad a veces está muy lejos de los grandes números de las audiencias pero que es necesaria, porque creo en se debe mantener la independencia en el ejercicio de la profesión al margen de otros grupos mediáticos donde lo comercial o lo político priman, porque debe haber un medio público donde se mantenga el espíritu crítico gobierne quien gobierne, porque la información no debe tener color ni dueño, en fin, porque aunque haya pasado por muchos desengaños profesionales aun creo en el purismo de la profesión del periodismo, que es la que ejerzo.

Por eso, quiero dejar de levantarme cada mañana sin pensar que cada día que pasa me mimetizo más con personajes de Dickens, y venir a trabajar sin ese peso de la angustia que produce saberse una ficha blanca o negra, de esta partida de ajedrez maquiavélica, que andan jugando, ahora ya a toda prisa.

Es la una menos cuarto de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 12 grados. Espero fervientemente que no se cumpla la frase que circula por los pasillos de RTVE: “No podemos estropear una gran temporada de fracasos, con un gran éxito” Por Dios, que no se cumpla

La Corona sin twitter… ni facebook

  • El 70% de las Casas Reales europeas presentes en las redes sociales.
  • La Casa Real española no cuenta con ninguna cuenta oficial en las redes sociales

 Las Casas Reales europeas están cada vez más presentes en las redes sociales. Según un estudio realizado por la consultora Oerreeme, de las diez Casas Reales reinantes en Europa, siete cuentan con al menos una cuenta oficial en Facebook, Twitter o Youtube. La Casa Real española, junto con la danesa y la belga, se encuentra dentro del grupo minoritario de Casas Reales que aún no utilizan las redes sociales para comunicarse con los ciudadanos.

La monarquía británica destaca por encima de todas con una presencia muy potente en redes sociales. En la actualidad, el perfil institucional, cuenta con más de 500.000 seguidores en Facebook y más de 300.000 en Twitter. Además, su canal oficial de Youtube ha superado los 36 millones de reproducciones con 468 vídeos subidos. La Casa Real británica es la única monarquía europea que denota una apuesta firme y estratégica por las redes sociales como forma de ganar transparencia, credibilidad y reputación. Empezó en Youtube en 2007, continuó en 2009 uniéndose a Twitter y colgando fotografías en Flickr. En noviembre de 2010 decidió que había llegado el momento de utilizar Facebook, y a finales de 2011 empezó a utilizar la plataforma Storify. Esto ha supuesto que los vídeos de los Windsor hayan sido vistos por millones de personas, que sus tweets sean retuiteados todos los días y que en Facebook tengan cientos de ‘Me gusta’ y comentarios. Sin duda un buen termómetro de la reputación de la monarquía.

Además, dentro de la Casa Real británica, la rama correspondiente al Príncipe de Gales y su descendencia tiene también por su lado un perfil oficial en Twitter, @ClarenceHouse, que supera los 160.000 seguidores.

En la Casa Real noruega, a pesar de tener cuentas oficiales en Twitter y Facebook, no las utiliza. Las tiene en reserva y aunque tienen unos pocos seguidores, no tienen actividad de momento. Tan sólo emplean Youtube, con más de 600.000 reproducciones. Sí hay que resaltar que la Princesa Mette-Marit, posee perfil oficial en Twitter, @CrownPrincessMM, que con más de 44.000 seguidores, supera en unos cuantos miles más el perfil oficial de los descendientes al trono, @Kronprinsparet, que no alcanza los 40.000.

Por su parte, la siempre mediática Casa de los Grimaldi del Principado de Mónaco, tiene una presencia tibia en redes sociales con una cuenta en Twitter, @PalaisMonaco, que apenas supera los 1.000 seguidores y su equivalente en Facebook que engancha a algo más de 3.000.

En todos estos perfiles oficiales el enfoque de la información es muy similar: actos oficiales, material multimedia seleccionado, celebraciones y noticias positivas. Todo el material que pueda reforzar la imagen de una determinada Casa Real al tiempo que se transmite una mayor sensación de cercanía al utilizar un medio tan popular como son las redes sociales.

El análisis realizado por Oerreeme destaca que la red social más utilizada por las Casas Reales en la actualidad es Facebook, aunque seguida cada vez más de cerca por Twitter, que además empieza a revelarse como la red social ideal para los perfiles personales de los miembros reales.

Según Joaquín Moral, experto en reputación online y social media, y director de la consultora Oerreeme, “la Casas Reales europeas están dejando atrás la tradicional percepción de riesgo de las redes sociales. Ahora lo entienden como una oportunidad  no sólo de transmitir sus mensajes directamente –sin filtros–, sino de poder interactuar con miles de ciudadanos. En definitiva, han entendido que las redes sociales son un medio idóneo para fortalecer las monarquías, dotándolas de transparencia, sensibilidad hacia el ciudadano y modernidad”.

Son las dos de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 17 grados

Le Pen ahora se dice Marine

Marine Le Pen, ha hecho muy bien los deberes. Desde hace unas horas tiene al panorama político francés en jaque, a la derecha, a la izquierda, a la extrema izquierda, a los verdes, en fin a todos. El FN ha sido proyectado a la posición más conveniente para sus intereses, y ha descolocado a todos. Marine ha conseguido, superar claramente los resultados de su padre en 2002, dejando a Sarkozy en una situación “comprometida”, ya que tendrá que escorarse más aun a la derecha para que los votos de Marine pasen el 6 de Mayo hacia su partido. Además, la extrema izquierda ha entrado en estado “defcon5”, es decir alarma total, y se han apresurado ya a consignar a sus votantes, que han de poner sus ojos en Hollande, para que el desastre no sea mayor.

Desde luego todo esto viene de un plan de comunicación bastante elaborado por la hija de Le Pen, ya que a ha hecho que los franceses pasen de puntillas por el fondo de la ideología, para hacerlos fijarse en solo “lo que se ve, o lo que se nota”, como por ejemplo, una imagen de modernidad del partido, que Jean Mari Le Pen, siempre anclado en la Guerra Mundial y demás asuntos pleistocenicos, no supo dar, incluso ha sido capaz de barnizar con aires de libertad sus locuciones, como cuando dijo que sus electores eran libres a la hora de votar el pasado domingo.

¿Y que busca Marine con todo esto? ¿Acaso pretende ganar las elecciones?. No lo creo, pero lo que si pretende es un cambio radical de escenario, ya que la posible derrota del Petit Napoleon(Sarkozy) haría que la derecha francesa sufriera tal catarsis, que traería como consecuencia una reorganización de las fuerzas conservadoras, donde las posiciones extremas tomarían no solo relevancia, sino también altas cotas de poder. De hecho dentro del partido de Sarkozy ya hay muchas voces que abogan por una alianza con el FN de Marine, y la pérdida de la presidencia de la nación seria perfecta para que estos acercamientos se produzcan, de cara a las legislativas de Junio.

Por otra parte, a la izquierda le han saltado todas las alarmas, pues si bien andaban entusiasmados con las previsiones de las encuestas sobre la caída de popularidad de Sarkozy, no esperaban ni por asomo, que la chica Le Pen se acercara tanto al Eliseo. Han sido rapidísimos por cierto. en la toma de decisiones, pues aun no había despuntado la mañana cuando Jean-Luc Melenchon, el candidato del Frente de Izquierda, se lanzo a pedir a sus electores, que fueran masivamente a las urnas el próximo día 6 para vencer a Sarkozy, vamos que pongan su voto por Hollande, que si no van a pintar bastos. Eva Joly, la representante de los verdes ha sido mucho más explícita, y también si perder tiempo ha pedido que toda la izquierda se agrupe el próximo domingo en la figura de Hollande.

Lo cierto es Marine Le Pen ha sido capaz, solo con su discurso – comunicación- de poner a la extrema derecha como la tercera fuerza del país, con un 20 por ciento del electorado, aunque por supuesto la crisis y el desgaste de “Sarko” también ha hecho parte del trabajo y, además ha puesto a Sarkozy en una posición tremendamente complicada, ya que teniendo en cuenta que los centristas no llegan al 10 por ciento, no le va a quedar otra que girar a la derecha, pero además muy claramente, si quiere ganar estas elecciones,

La conclusión es que la segunda vuelta, para el próximo 6 de Mayo, pasa  por Marine Le Pen, si o si, otra tema, sobre el que también conviene pensar, es porque la ultraderecha es viviendo su momento más feliz y sus días de gloria en el país vecino. Es un tema largo y desde luego daría para otro post.

Son las once y cuarto de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 14 grados. Le Pen ahora se dice Marine

Cristina Fernández , un glamour de todo a cien

La aproximación ideológica y programática que Cristiana Fernández de Kirchner a la figura de Hugo Chávez es cada vez más patente y notoria. Ya no me cabe duda, porque no solo hay señales en el cielo, como sucedía hace unos meses, sino que ahora con la expropiación de YPF, esa vinculación con las absurdas y peligrosas ideas de Chávez se ha materializado.

Sus modos operandi, en el caso de YPF, no son nuevos, aunque ahora sí que son más claros. En el caso del grupo Clarín, diario que la disgusta muchísimo, ya que la señora admite poco o nada la crítica, ya organizo una maniobra en 2010 para debilitarle, nacionalizando la principal empresa de papel de Argentina – Papel Prensa- de la que era  dueño el grupo Clarín. Lo hizo de un día para otro, declarando la empresa Papel Prensa de interés público, y sin más preámbulos.

En 2008 también, fruto de una de esas ventoleras que la caracterizan, promovió la “estatalización” de diez administradoras privadas de fondos de pensiones. En 2010, advirtió de una posible nacionalización de Telefónica para evitar “posiciones dominantes”. Y ahora amen de lo de YPF, anda detrás de un proyecto más ambicioso, que es el de adquirir todo el control del Banco Central de la Republica Argentina (BCRA).

Pero dejando a un lado este rasgo Chavista que impregna la figura de Señora Kirchner, que desde luego le resta glamur, algo que parece importarle mucho a la dama, lo que sí está claro, en esta expropiación, es que Argentina dista mucho de ser ese país moderno que pretende, para asimilarse más a un cortijo regentado a la antigua, donde el pillaje forma parte del libro de estilo,  y el peronismo rancio y populista está más presente que nunca, intentando generar una “lideresa sentimentaloide”, como una mala caricatura de Evita.

Por cierto una lideresa de papel couche que solo es la fachada de los verdaderos poderes que manejan el país, encarnados en las figuras del Ministro de Economía, Amado Boudou, y Máximo, el hijo de la  Kirchner, un tipo que los que le conocen dicen que es frio y maquiavélico, y que tiene a su madre comiendo de su mano.

Argentina esta, a día de hoy, llena de problemas domésticos a cual más grave y, operativos, como la expropiación de YPF, con su consiguiente puesta en escena ( ver videos de la comparecencia de la Presidenta en la Sala de Mujeres, por cierto donde el número de mujeres era escaso, y el número de hombres “palmeros” era elevadísimo) sirven, entre otras cosas, para distraer la atención y generar un enemigo exterior, a los que ellos llaman neocolonizadores, fomentando un sentimiento unitario en la población, y así minimizar lo que está pasando “en casa”.

Es un viejo truco, pero desde luego suele funcionar, por lo menos momentáneamente, aunque a la larga, la repercusión de la expropiación de YPF, y lo que venga después, porque me temo que esto no acaba aquí, va a traer graves consecuencias para el pueblo argentino, y la primera, a no tardar, va a ser que esa inseguridad jurídica, que siempre estuvo ahí, pero que ahora es más real que nunca, va a poner la mosca sobre la oreja a los inversores extranjeros, haciendo que el dinero empiece a buscar otros lugares ( véase Brasil) donde los arrebatos de una dama cabreada, no influyan en la buena marcha de los negocios de los de fuera y de los de dentro. Claro que la Kirchner el tema no le arruga el estilismo, pues ella y sus amigos lo único que buscan es perpetuarse en el poder unos años más, y luego disfrutar del producto de sus corrupciones varias.

Lo cierto es que la expropiación está hecha, que el gobierno español puede hacer ya poco por invertir la situación, que la Unión Europea, a parte de mostrar una tibieza en sus declaraciones sobre la operación que clama al cielo, tampoco tiene demasiados resortes para afrontar este tipo de dislates, y que Estados Unidos me parece que ni está, ni se le espera, pues tampoco es que le venga muy mal a Obama, el debilitamiento de países europeos, y mientras la presidenta no toque los “bisnes” estadounidenses, que ya se cuidará muy mucho, casi que mejor no meterse.

Seguiremos con atención el desenlace, y nunca mejor dicho lo desenlace, porque me temo que se van a romper algunos links más con Argentina, y sino al tiempo.

Son las once y media de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 15 grados. El halo glamouroso de la Kirchner es de todo a 100, no hay más que ver el video de ayer de su comparecencia, a mi me dió verguenza ajena…

Juegos de Poder

La  PSOE anda tocando terreno peligroso y resbaladizo. Ayer fue aprobada la ley de Estabilidad Presupuestaria sin los votos del PSOE y desde luego, difícilmente los ciudadanos vamos a entender que, estando el PSOE en acuerdo, en Agosto de 2011, para la reforma de la Constitución, en el que se trataba el tema de la estabilidad presupuestaria, ahora, haya cambiado de parecer, y le ponga palos a las ruedas al gobierno a la hora de hacer una ley, que pueda desarrollar esa norma, para que sea realmente operativa.

Esto lo único que denota, es que frente a todos esos discursos que escuchamos todos los días por parte de los líderes del PSOE, expresando “una tremenda tribulación por lo que sucede” (esto es sarcasmo que diría Sheldon Cooper), lo que nos deja claro es que están anteponiendo sus intereses particulares a los intereses generales del Estado.

Lo que está demostrando el PSOE, y no solo lo está demostrando, pues en sus círculos se habla de  ello sin tapujos, es que están montando una estrategia, basada en muchos casos, en la más pura demagogia (porque todo hay que decirlo) para tirar abajo al gobierno, antes de que cumplan los cuatro años de mandato, cueste lo que cueste, caiga quien caiga, y sea quien sea quien pague los platos rotos. Y obviamente, los ciudadanos de este país, como siempre vamos a ser los que paguemos la vajilla, cosa que esta vez – por mis hijos – que no estoy dispuesta, y que nadie debería estar dispuesto, a semejante tropelía. Están generando un clima, no solo muy alejado del consenso necesario en una situación de crisis extrema, sino de enfrentamiento y enemistades políticas dentro incluso de las propias instituciones.

Y con esto no digo, que al gobierno se le dé vía libre para hacer lo que le dé la gana, y cuando le dé la gana, para nada, pero de ahí, a lo que estamos viendo en estas últimas semanas va un trecho. El PSOE no está haciendo oposición, que es su trabajo por cierto y para eso se le paga, está haciendo negación, y creando un ambiente continuo de enfrentamiento, malo para todos, y aunque ellos crean lo contrario, malo también para ellos.

Cuando se ve claramente que los intereses de un determinado partido, en este caso del PSOE, no está íntimamente relacionado con los intereses generales del país, mal asunto, porque a día de hoy, y después de un poco más de 100 días de este nuevo escenario, no he visto ni por asomo, ni un solo consenso ( bueno el de esta mañana con el tema de Repsol- YPF Argentina, pero es que ya clamaría al cielo), ni siquiera una sola aproximación a lo que podía ser un mínimo de acuerdo, y no me refiero a temas ideológicos, sino en temas que son de interés para la nación ( véase la votación de ayer)

Y sin ir más lejos, porque lo tengo en casa, me refiero por ejemplo a la incapacidad de aportar un mínimo acuerdo en el nombramiento de un Presidente para el sitio donde trabajo, RTVE, que llevando más de 9 meses sin cubrir, y con un recorte presupuestario de envergadura, que puede llevar a la corporación a una situación caótica, que afectaría a más de 5000 personas que trabajan en esta casa, siguen cerrándose en banda, a cualquier propuesta del gobierno para cubrir de una vez la presidencia de esta casa.

Lo cierto es que estoy bastante harta de este tipo de estrategias donde el debate pierde su esencia democrática y pasa a convertirse en guirigáis de gritos y descalificaciones, con argumentaciones mínimas, y lo que es peor intentando proyectar sobre la sociedad civil sus miserias, sus enfrentamientos, sus venganzas y sus revanchismos, pretendiendo utilizarnos y ponernos al servicio de sus intereses, que desde luego no son los míos, ni los nuestros.

Son las once de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 10 grados. Podría extenderme más pero creo que se así se entiende perfectamente. Si quieren hacer juegos de poder, que jueguen con sus vidas (que muchos las tienen bien aseguradas) pero no con la mía, con las nuestras, ni soy una muñeca, ni somos juguetes en sus manos. Vamos, que no me dejo…

La Leal Oposición

La practica parlamentaria inglesa creó, en el siglo XIX, uno de los resortes más importantes para el fortalecimiento de la democracia, es lo que ellos llaman la “leal oposición”, y se constituye como la necesidad de que, alguna fuerza política fuera del ámbito del poder, y  desde un marco de lealtad a las instituciones, ofrezcan distintas opciones políticas para el buen gobierno del país. Un rasgo tremendamente civilizado que hace, sobre todo que, en situaciones extremas, prevalezca el bien común de los ciudadanos, frente a situaciones de interés de los diferentes partidos políticos que conforman el Parlamento. 

La labor de la oposición en marcos extraordinarios como es el que vivimos en nuestro país actualmente, debería estar alejada de la polémica y la controversia, y más que intentar desmontar, todas y cada una de las acciones de gobierno, debería estar encaminada a participar, por supuesto siempre desde su punto de vista, con la discusión que fuera necesaria,  generando desde ese pluralismo, soluciones eficaces. Este tipo de oposición, de leal oposición, si sería útil para los ciudadanos, y sobre todo dejaría medianamente claro, que lo que le interesa al PSOE en estos momentos es el bienestar de todos, y digo todos los ciudadanos de este país, la salida de la crisis y la vuelta a la normalidad, que por cierto a aun parece que queda mucho. 

Los hombres y mujeres que dirigen actualmente el PSOE, deberían leer, por ejemplo a Julián Marías cuando dice: “La oposición automática a todo produce fatiga. Se la da por descontada. Su universalidad la hace peligrosamente igualitaria: se tratan por igual las cosas importantes y las minucias y las anécdotas. Se llama la atención del lector o del oyente, de manera extremada, sobre algo que apenas tiene interés, que es una insignificancia; y esto lleva a resbalar sobre asuntos de enormes consecuencias”. 

Lo cierto es que el PSOE no está haciendo ni oposición, ni leal oposición, está trabajando de una manera mediática,  de espaldas por cierto al Parlamento, y utilizando fundamentalmente medios de comunicación, para generar una política absurda de desgaste del poder, vigilando cualquier mínimo desliz del gobierno, para caer sobre él de una manera agresiva y desde luego poco pensada. 

Me temo mucho que se equivocan, porque la sensación que percibimos los ciudadanos es, que parece que le importamos muy poco, y que lo que verdaderamente les interesa es la recuperación del poder lo antes posible. Creo que han olvidado eso de que el poder reside en el pueblo, solo se afanan por llegar a ese poder, pero sin el pueblo, y maldita la gracia que me hace. 

El PSOE no  debería estar mirándose continuamente en el espejo de sus afiliados más cercanos, con los que por supuesto tiene un compromiso, pero cualquier partido político que aspire a gobernar un país, con un gobierno respetado por todos, y no solo por los suyos, debe tener al menos la ambición de ser el gobierno de todos. Por eso no saben hacer eso tan sencillo, y  la vez tan sacrificado, en ciertos momentos, que es la “leal oposición”. 

Ahora lo único que escuchamos , y de continuo, es lo mal que lo está haciendo el gobierno del Partido Popular, y eso a mi particularmente, desde luego, no me interesa, sino se aporta colaboración y soluciones, pero colaboración y soluciones reales, y no cantos de sirenas. 

Son las dos y media de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 14 grados. 

PostPost: Por supuesto que hay honrosas excepciones entre las filas del socialismo, pero pertenecen, casi todos al pasado, hombres y mujeres que en algún momento gobernaron, y que saben algo más, aunque sea solo por experiencia de gobierno. Ellos se manifiestan de otra manera, pero ya no pertenecen a los núcleos actuales de poder del PSOE, y de poco sirven sus testimonios.