Bankia: Palos de Ciego

Salvo que a Rajoy le dé una ventolera y convierta Bankia en un banco público (no hay que descartar nada), el futuro de la entidad solo pasa por dos caminos. El primero es que siga siendo un banco independiente (¿¿?¿) y el segundo es que alguien lo compre (¿??¿). Las dos opciones son verdaderamente enigmáticas, vamos que personalmente a mi no se me ocurre como (probablemente yo solo soy una plumilla y de esto no sé demasiado).

La aparición en el panorama de un nuevo personaje: Jose Ignacio Goirigolzarri tampoco es que sea de mucha garantía, pues dicen los que saben que Goiri sabe mucho de bancos, pero parece ser que no sabe tanto de crisis bancarias,  y menos de política, y Bankia, amén de no ser un banco al uso, lo que tiene en su seno es una crisis de caballo, provocada por múltiples factores, entre ellos el ramalazo político que la barniza, que la verdad es que no ayuda mucho. No sé cómo va a lidiar Goiri con los accionistas, que precisamente hace un mes, les colocaron una moto sin ruedas (acciones procedentes del cambio de las participaciones preferentes y bonos subordinados), y que me imagino que no estarán precisamente muy contentos, a día de hoy.

Por otra parte, también me pregunto, como va enfocar, si es que pasa, Goiri, la posible venta de Bankia, porque no sé cómo se vende una entidad cuyas cuentas siguen siendo opacas y que tiene un componente de pasteleo político de importancia. No sé yo, pero eso de comprar entidades con políticos dentro, creo que no es algo que guste demasiado, por mucho que Rodrigo Rato desaparezca del panorama.

Así que también habría que contemplar una última opción de lo que tal vez se haga con Bankia, y es matarla, vamos liquidarla, es un rumor que fluye hoy como el agua por las redes sociales.

Bankia hoy se desploma en la bolsa, sus acciones van cayendo en un 8% y ha perdido ya el 40 % de su valor. Así que el escenario esta mañana ha vuelto a cambiar, tanto que Rubalcaba ha manifestado que él no piensa sacar su dinero de la entidad. Menuda garantía¡¡¡.

La incertidumbre crece porque el modelo económico sobre el que seguimos trabajando ya no vale, el mantenimiento de las personas sobre los objetivos hace que no salgamos de los miles de atolladeros en los que estamos metidos. Desgraciadamente solo se habla de personas o personajes (que es peor) pero no se menciona un plan establecido, una hoja de ruta clara, y la sensación que percibimos los ciudadanos son palos de un ciego que por cierto camina al borde del  precipicio. Ya veremos.

Son las once y media de la mañana. Llueve ligeramente en Pozuelo y la temperatura exterior es de 14 grados.