12M-15M: bajo el síndrome de Peter Pan

Está claro que en tiempos de crisis la indignación es la primera opción del ciudadano. Un sentimiento muy legitimo, desde luego, pero que desde luego dista mucho, de momento de constituirse en lo que entendemos por una revolución, producto o marca que se pretende vender, por parte de los organizadores del 12M-15M, a través de las redes sociales.

El evento del día 12M (porque lo miren como lo miren no ha pasado de ser un evento) pone de manifiesto, que la sociedad española, no está, en estos momentos bajo una situación revolucionaria, como  pretender comunicar en sus manifiestos: “Tomamos las calles porque ningún gobierno puede gobernar contra el bienestar de la mayoría”. Una frase muy loable y muy sonora, pero no que no ha ido más allá de la pura retorica, ya que la historia nos dice, que las revoluciones ni se avisan, ni se convocan, y desde luego si ellos piensan de verdad, como hemos podido leer y escuchar que vivimos bajo una dictadura política y económica, son realmente ingenuos si pretenden que mediante una acción popular limitada a un par de noches, esa supuesta dictadura vaya a tirar la toalla. La historia nos dice que a los dictadores de verdad, o se les da matirle, o se mueren de muerte natural. Así que eso de plantar una tienda en medio de Sol, hacer unas cuantas pancartas, darse unas carreritas detrás de la policía, y pegar cuatro gritos, viene a ser una patética parodia, que lo único que conlleva es a que el resto de la ciudadanía se moleste, los vea como poco serios o incluso como un grupo de “dirigidos” con el único fin de incrementar el malestar que vivimos en nuestro país.

Lo que se percibe desde fuera, es que la mayor parte de los jóvenes concentrados en Sol (algunos esta vez ni siquiera fueron, se limitaron al uso de twitter) tienen una concepción bastante paternalista y proteccionista de lo que es la política o de cómo se mueve la política. Cualquier cambio que se desee para cualquier sociedad, pasa por una integración activa en la búsqueda de lo que se desea, y estos chicos, siguen pensando que tiene  que venir “alguien” a solucionarles su papeleta, y eso que cuentan con la baza más importante, que es la edad, el tiempo va a su favor, en contra de los viejos, pero ese tiempo tiene que ser rentabilizado, y de momento, lo único que se observa es que gritan desesperadamente para que todo cambie, pero que hacen muy poco para cambiarlo.

Son la generación de la calefacción central, del estado del bienestar, y eso desde luego ha mermado sus fuerzas revolucionarias, haciendo que trabajen con supuestos “peterpanescos”, donde el máximo sacrificio que están dispuestos a aportar sea el pasar unas cuantas noches a la intemperie, eso sí cuando hace ya buen tiempo, que el invierno es muy duro, llueve, hace frio, y en casita se está mejor. Claramente no quieren crecer y piensan que de pataleta en pataleta, y de año en año, van a conseguir a base de unas cuantas rabietas que todo cambie.

Los que controlan la situación, en abstracto, llamado poder, están muy lejos de sentir la más mínima preocupación sobre el diluido y descafeinado movimiento 15-M, porque desde luego visto lo visto, es un “gatito” para ellos, más en cuanto, la sociedad española, está muy lejos de romper el sistema, y apoyar supuestas revoluciones casi de “moqueta”.

Personalmente, no estoy de acuerdo, con ningún sistema revolucionario, pero visto desde fuera, y como mera espectadora, conviene decirles a estos chicos, que cuando uno se pone a hacer algo, conviene hacerlo bien, y desde luego por sí mismos, que lo de pedir, pedir y pedir, sin ningún atisbo de hacer, hacer y hacer, no va a ninguna parte, y que tal vez deberían fijarse más en el personaje de Wendy, que en el de Peter, pues este ultimo vivía en una isla imaginaria, llena de personajes imaginarios, y con ideales, muy nobles, pero también imaginarios. Mientras Wendy, una vez que conoce la naturaleza del país de Nunca Jamás, entra en la madurez, asume el papel de cuidar de los niños descarriados, y finalmente regresa a Londres, donde está su sitio.

Creo que el 15-M después del 12-M se ha diluido definitivamente, tal vez surjan otros movimientos, pero desde luego este ha tocado a su fin. Demasiados “peterpanes” intentando volar, y muy pocas Wendys organizando, proponiendo y haciendo… Otra vez será.

Son las diez y media de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 18 grados.Tal vez necesiten cambiar de cuento, e incorporar al personaje de Pepito Grillo

Anuncios

8 pensamientos en “12M-15M: bajo el síndrome de Peter Pan

  1. Querida Marta:

    El grupito de la Puerta de Sol manifiesta ser muy español porque tiene un montón de ideas de cómo gastar el dinero, aunque ninguna sobre cómo generarlo. Y mi abuelo me enseñó que antes de gastar hay que tener. Es una perogrullada pero con estos chavales es necesario aclararlo.

    Llevaban meses clamando que querían bancos públicos y, ahora que nacionalizan lo que ya era un banco público, se hacen los ofendidos y se ponen a retirar ahorros. La empanada mental que tienen es considerable.

    El infantilismo que destilan es preocupante. Y que ese infantilismo se contagie al resto de nosotros es aún más preocupante. Con un poco de brocha gorda quieren remediarlo todo. Como si los problemas complejos tuvieran resoluciones sencillas.

    También me preocupa el infantilismo de los medios y que retransmitan en directo -interrumpiéndolo todo- para ponerle un micrófono a unos niños gritones que deberían comenzar por leerse un tomito de Introducción a la Economía. Demasiados fracasados de mayo del 68 tenemos en las redacciones, creo yo. Además, la política deja de estar guiada por la razón y se convierte en una nube de gominolas en la que lo sentimental se esparce por todos lados. De esto, el ex-presidente Zapatero tendría cosas que decirnos.

    Asimismo está esa bobalicona adoración que le entra a todo el mundo por un no sé qué que tiene la juventud. Como descreído que soy, me acuerdo de que la Falange, las Juventudes Hitlerianas y los estalinistas siempre sintieron un gran apego por la niñatería, a fin de hacerlos fuertes cachorros de sus regímenes. ¿Te acuerdas de cuándo teníamos 20 años? Explicábamos el mundo en medio folio.

    Pero creo que lo más grave es el nihilismo. Esa repulsión-condescendencia-burla que les inspira el sufragio universal y las viejas instituciones. Deberían leer sobre la Alemania de los años 30 y cómo un tal Adolfito Hitler fue el mayor anti-sistema que sobre la Tierra ha habido y que despotricaba contra parlamentos, democracias, diputados y libertad de prensa. Ya sabes que nos dicen que manipulamos. Así que también somos de los malos.

    Aquellos totalitarismos vinieron de esos nihilismos. Por lo tanto, sería bueno dejar de repetir sus sandeces; quitarles los amplificadores; aplicar la ley -que es árida y fea, pero es ley-; y pensar más en crear empresas e invertir. Que aquí a inventar por enésima vez la sopa de ajo no nos gana nadie.

    Te mando un saludo cariñoso.

    Juan Pablo.

  2. Pingback: 12M-15M: bajo el síndrome de Peter Pan, por @MartaPastor | Periodísticos - Comunidad para profesionales y estudiantes de la comunicación

  3. Es muy triste comprobar cómo sigue manteniéndose la ignorancia entre aquellos que pretenden ser los verdaderos “hacedores” en este país, claro que así nos va en el susodicho. No se ha nacionalizado ningún banco, se ha intervenido, que no es lo mismo, y si no sabes la diferencia deberías informarte adecuadamente, porque lo más fácil es que quedes como lo has hecho: de inculto total (a lo mejor hasta tienes un título de algo, pero te aseguro que de titulados ignorantes está el mundo lleno).No se trata de una juventud de moqueta, es intergeneracional, igual no te has acercado siquiera al centro de Madrid para comprobarlo, ya sabemos que lo de mezclarse no se os da demasiado bien, pero os valdría para comprobar que la moqueta sólo está bajo vuestros pies a los que sí, es cierto en este caso, se os ha dado casi todo hecho, y el resto, desgraciadamente, ya estáis demostrando cómo lo habéis rematado. No se corre detrás de la policía, se corre delante (cómo se nota que ni lo has olido), y se pone la espalda para recibir pacíficamente los golpes de algún que otro energúmeno, y mira que no incluyo a todos porque dejo un resquicio de duda hacia algunos. Ni siquiera habéis sido capaces de ver y oir el trabajo que se hace en cada barrio: el voluntariado, los grupos de consumo, los bancos del tiempo, la ayuda social, los no-desahucios, …. no me cabrían aquí, pero, de nuevo, descubro en vosotros una gruesa venda, sectaria, de las que se le ponen a los que no piensan por sí mismos sino que sólo repiten como loros lo que sus gurús les dicen. Aprended a pensar de verdad, os hace falta. No queremos que nos den todo hecho, “se cree el ladrón que todos son de su condición”, queremos que nos dejen ejercer nuestro derecho de intentarlo, hemos presentado propuestas reales, propuestas populares, porque os recuerdo que nuestra constitución deja bien claro que el poder soberano es del pueblo, ah! perdón, que vosotros no sois el pueblo, se me olvidaba. No conocéis ni el respeto ni la educación, sois loros repetitivos, de bonitos colores pero inútiles. Tengo que recordaros o informaros (porque veo que no lo estáis en absoluto) que dentro del 15 M hay un amplio elenco de representación ciudadana, en edad y ocupaciones, no somos esos perroflautas que pretendéis, somos jóvenes y viejos, médicos, arquitectos, ingenieros, abogados, diseñadores, torneros, estudiantes, parados… somos plurales. No estamos ni muertos ni diezmados, ha sido fácil comprobarlo, y además os damos miedo, por eso se sacan de la manga leyes contra la resistencia pasiva. A nosotros se nos ha oído en todo el mundo ¿a tí dónde te escuchan?

    • Si de verdad crees que en la vida me han dado todo hecho, es que no me conoces, ni a mi, ni a nadie de mi entorno. No te voy a contar nada, porque no tengo costumbre de contar mi vida a nadie, pero a mi y a otros como yo, que fuimos y somos muchos, por no darnos, no nos dieron ni siquiera hecha la democracía. Piensatelo bien, y esto que escribo no es una ofensa, ni un ataque, es el fruto del pensamiento crítico y del ejercicio de la libertad y el respeto, en el que me eduque y en el que pienso seguir inmersa.

  4. Marta, como siempre, enhorabuena. Además, concretamente esta vez, no puedo estar más de acuerdo. Siento que a algunos les moleste la perspectiva de la edad, de la experiencia (incluso de la de salir a la calle, sobre todo a los de nuestra generación, que de eso sabemos un rato), de los que ya hemos trabajado en la reivindicación. Es fundamental cuando criticas y te opones a algo, hacer propuestas, definir como, cuando y como te gustaría que cambiaran las cosas y si esas cosas son factibles, ir de “Peter” es fácil, lo difícil es ir de “Wendy”. En fin, lo dicho, enhorabuena.

  5. Querida Marta:

    El hecho diferencia de internet sigue siendo quien usa el anonimato para injuriar, molestar, despreciar, amenazar y, sobre todo, para no desaprovechar la ocasión de que todos veamos cuán sabio y cuán elegido por el Mundo es.

    Su puntuación y su ortografía hablan por ellos mismos.

    Que pases un muy buen día.

    Juan Pablo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s