La dimisión de Esperanza Aguirre: las apariencias no engañan

Me dijo una vez un profesor de filosofía que las cosas que aparentemente nos parecen reales, incluso evidentes a primera vista, pueden no serlo, y que cuando uno ve o escucha algo  que no termina de encajarle, hay que releerlo o verlo muchas más veces hasta descubrir esa realidad que se esconde tras los argumentos.

Pues bien, es lo que me ha sucedido hoy mientras contemplaba, atónita, la dimisión, en tiempo real, de la Presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre.

Así que, me he tomado mi tiempo, aunque no dispongo de mucho, y he visionado el video hasta siete veces, para darme cuenta que era exactamente lo que me estaba “chirriando” en la cabeza, y poder darle forma.  Tal vez sea una deformación profesional o simplemente una suspicacia adquirida por el tiempo, pero el caso es que hay varios puntos en toda esta historia que no terminan de encajar, y que tal vez tengan otra lectura.

Primero, el personaje, Esperanza, no da el perfil de una dimisión emotiva. Está muy lejos del carácter de la lideresa este tipo de actitudes.

Segundo, el anuncio de que había estado en Moncloa por la mañana para comunicarle al Presidente de su partido, y también del gobierno, su decisión, está fuera de tono y deja a Mariano Rajoy en muy mala posición. Si, tal vez, hubiera dicho que hacía unos días que había hablado con el Presidente y alegando motivos de salud, le había hecho participe de su decisión, implicándole como apoyo en esos momentos, hubiera quedado mucho más creíble y desde luego más elegante. Probablemente Esperanza si ha ido a Moncloa esta mañana, pero no por voluntad propia sino convocada por Rajoy, para comunicarle, digamos, un “hasta aquí hemos llegado, Esperanza” “hazlo a tu manera, pero estás fuera”. No olvidemos que Rajoy es gallego y además ejerce, y este tipo de lances silentes y sin previo aviso, forman parte de su carácter.

Tercero, alguien que tiene pensado en presentar su dimisión, pues me imagino que Esperanza no se ha levantado esta mañana y mientras se lavaba los dientes ha decidido que hoy lo dejaba todo, no cierra una agenda apretadísima para dos semanas, con actos previstos incluso para mañana, que fueron confirmados a primera hora, y a eso de la una, su gabinete, se apresuraba a desconvocar, sin dar muchas razones, ya sabéis eso de “lo siento, problemas de agenda, hay algunos imprevistos insoslayables” –vaya que si los había-

Y cuarto, ese empeño de Esperanza de marcar claramente al sucesor, y dejar totalmente claro que Ignacio González, va a ocupar su puesto, obviando la voluntad de su propio partido en cuanto al posible delfín, y obviando también la voluntad de la Asamblea, dando por sentado la investidura de González como Presidente, es altamente sospechosa. Casi que le ha faltado decir, a mi me quitáis de en medio, pero yo dejo a quien quiero, porque ese adelanto mediático del sucesor, sin que el partido abra la boca, deja contra las cuerdas a Rajoy y a Génova, abocándoles a la designación, pues cualquier cambio dejaría en evidencia toda esta historia. Una maniobra habilísima desde luego para intentar salvar por lo menos los muebles, y manejar de alguna manera, aunque sea en la distancia. De todos es sabido que González no goza ni de las simpatías de Rajoy, ni de las gentes de Génova y del partido, y que la única valedora que tiene y ha tenido, ha sido Esperanza. González, tampoco despierta demasiadas simpatías en la prensa, y  tal vez tiene un fondo de armario, digamos un poco desordenado, y con ciertos atuendos poco recomendables para presidir la Comunidad de Madrid.

Es posible que todo esto que escribo sean elucubraciones, aunque me alegraría de que fueran ciertas, no porque yo tenga razón o acierte, sino por algo mucho más esencial, y es que la salud de la Presidenta no tenga nada que ver en toda la historia, que Esperanza esté curada. Se lo deseo de corazón, y si así fuere, entonces, este asunto solo acaba de empezar, y nos va a quedar mucho por ver.

En cualquier caso esto es solo un análisis posibilista de alguien que hace mucho tiempo decidió no creer en las cosas demasiado evidentes sobre todo cuando la puesta en escena deja muchos cabos sueltos o mal atados. Las cosas son lo que son, no lo que parecen. Y en este caso ni siquiera las apariencias engañan, precisamente es todo lo contrario, las apariencias me dicen que es posible que tenga razón.

Son las once y media de la noche. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 23 grados. Un día caluroso y confuso donde los haya.

5 pensamientos en “La dimisión de Esperanza Aguirre: las apariencias no engañan

  1. Yo, que soy de las tuyas, también he llegado a lo largo del día a esa misma conclusión.. No creo que Esperanza Agüirre se apunte a mirar los toros desde la barrera, durante mucho tiempo. Ella, como buena luchadora que es , ya encontrará el momento oportuno para regresar…..

  2. Pingback: La dimisión de Esperanza Aguirre: las apariencias no engañan, por @MartaPastor | Periodísticos - Comunidad para profesionales y estudiantes de la comunicación

  3. Partido Popular queda ya definitivamente en manos de los Rajoy, los Gallardón, los Basagoiti y los Sánchez-Camacho de turno. Esta no dimitió así porque sí, en medio del trayecto..aquí hay más cera de la que arde

  4. Con todos mis respetos, me parece un post y una opinión llena de conjeturas, algunas de las cuales además, a mi entender son erróneas:

    1. Lo de que Esperanza Aguirre no es emotiva, no sé yo, creo que nunca la habíamos visto despidiéndose de la que ha sido su carrera durante más de 30 años. Alguna lágrimita se merece… ¿no?

    2. Que solo por la mañana haya comunicado al Sr. Rajoy su decisión, entra dentro de lo habitual si queremos creernos que los motivos son de salud, claro. Hacerlo de otra manera le habrñia generado unas tensiones enormes para que la mujer con más tirón del PP no dejara el cargo.

    3. Alguien que prentende dejar el cargo, y dejárselo además a su segundo de a bordo, no tiene más remedio que guardar un silencio sepulcral y seguir como si no pasara nada hasta el ultimo segundo. De lo contrario, lo que se destapa es la caja de las conjeturas. Lo que ha hecho es una operación de RRPP de libro.

    4. Dejar al segunda de la lista, lejos de ser un capricho es lo legal.

    En lo que si estamos de acuerdo es en que ojalá Esperanza Aguirre haya superado sus problemas de salud definitivamente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s