Si yo fuera tarotista…

Si fuera pitonisa y ahora mismo estuviera sobre un tablero con unas cartas de tarot sobre la mesa, y alguien me preguntará qué es lo que dicen  sobre nuestro futuro, me atrevería a decirle que con estos arcanos del tarot que le han salido a España lo que veo es que el aumento del paro, la disminución del gasto público, la subida de impuestos y la bajada del PIB nos dan un panorama bastante hostil.

Además habrá más recortes por parte de la Comisión Europea que aun serán necesarios para ese rescate, que no termina de llegará, o por lo menos debería. También el paro se situara a principios de 2013 en torno ya a los  seis millones .

Esas “supuestas” cartas también dicen que la posición del gobierno se deteriora por momentos, que la argumentación de que los de antes lo hicieron muy mal, utilizada de continuo  va perdiendo poco a poco eficacia, y que como habrá que hacer más ajustes aun, ya no por propio deseo, sino por mandato de Bruselas, el Presidente va a tener que poner en marcha muy a fondo la máquina de comunicación  para que el ciudadano, que cada vez vive más agobiado, entienda por qué y para que se está haciendo todo esto. Aunque con esa manía del Presidente por no hablar alto y claro (si, ya se, las cartas también dicen que es gallego) el camino va a ser muy duro, sobre todo porque es la persona del gobierno que va a llevar acompañado un mayor desgaste.

Mirando por las esquinas de esta mesa de tarot, también veo que los comicios electorales gallegos y vascos, no van a traer demasiadas alegrías, tal vez un poco más de lo mismo en Galicia. En el País Vasco, las cartas no dejan duda, la mayoría será nacionalista, y aunque durante la campaña están haciendo gala de su tendencia a la independencia, el fantasma de Ibarretxe planea sobre sus cabezas,  pero una vez que pase el periodo electoral, todo volverá a la normalidad, es decir muy lejos de posiciones independentistas, pues el vasco lo tiene de una claridad meridiana. Estando en “casa” se consigue más.

No sucede lo mismo con Cataluña, que es incapaz de asumir su ruina, y lanza, y lanzara balones fuera y atacará al estado central haciéndole responsable frente a la opinión pública de sus desastre financiero, sin embargo la sangre tampoco llegará al rio en este caso, y de lo de la independencia quedará en agua de borrajas, aunque la que si llegará al rio será la sangre de Mas, que definitivamente perderá la partida, por cierto una partida que empezó a jugar empujado por terceros, pero que le dejaran solo y prácticamente sin posibilidad de recuperación. Mas se irá diluyendo paulatinamente después de las elecciones: demasiada agua para tan poco azúcar.

Pero la lectura de estas “cartas tarotianas” no es tan mala como parece a simple vista, también cuentan que una vez que el Banco Malo se ponga en marcha y se consolide, y que la banca sea rescatada, veremos algo de luz, y para finales del año que viene, el crédito empezará a fluir, y desde luego, es posible, que si entra un ápice de cordura en la sesera europea, esta de una vez se decida a cooperar con Italia y España, no por salvarnos el trasero, que creo que poco les importa, pero si por estabilizar y recuperar el euro, pues se pongan como se pongan, la salvación de la moneda común pasa por la recuperación de Italia y España.

De todas formas como mis artes de vidente y tarotista son bastante flojas, no puedo poner la mano en el fuego, por todo esto que escribo, aun así, creo que hasta sin cartas, ni arcanos, ni demás zarandajas esté debería ser el panorama que vayamos a ver en los próximos meses, porque, sobre todo, hay que mirar un poco más allá del mes que viene o del otro, ya que esta visión cercana da positivo en pesimismo, pero si nos esforzamos en aguzar la vista y somos capaces de escrutar el horizonte, veremos que no hay tantos argumentos para el pesimismo  profundo, con el acostumbro a levantarme cada mañana mientras escucho los informativos. Claro que mientras, hay que pasarlo, y desde luego no va a ser fácil. Eso también lo dicen las cartas de esta tirada de tarot imaginario con el que he ilustrado este post.

Son las cuatro de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 25 grados. Demasiado calor para la estación en la que nos encontramos, pero que dure, así gastaremos menos en calefacción, que no estamos para dispendios

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s