Un Regalo de Bodas

Me escribe desde Bruselas mi amiga Mercedes Cornesa, me cuenta que se vuelve a casar, y me invita a la boda. Me dice que no quiere regalos que tienen de todo, ambos tienen sus casas, sus cosas, y desde luego no quieren más cachivaches superfluos, pero que si desea que le haga un regalo. Quiere que le escriba un texto en este blog, dedicado a ella y a Mauricio (alias Moris) para tenerlo aquí, para siempre, y también, poder leerlo el día que hagan su boda civil.

Lo cierto, es que hoy precisamente no es mi mejor día para escribir palabras de amor, pero como Mercedes es una amiga de muchos y muchos años, y aunque la vida la llevo lejos de Madrid, siempre hemos mantenido el cariño y la camaradería que nos unió cuando solo teníamos 20 años. ¡¡¡Que tiempos Mercedes¡¡¡… Vaya… que felices éramos entonces, con cuatro cosas, con ir y venir por la Castellana con ese R-5 rojo, que nos llevaba a todas partes, lleno de risas que se rompían en las madrugadas… pero ese no es el tema de este post… tal vez otro más adelante… porque hay cosas que merece la pena contarlas… y otras “no contarlas”.

Así que atendiendo a tus deseos, Mercedes escribiré algunas líneas sobre eso que llaman amor y que tu ahora estas disfrutando de pleno, y que dure, lo que dure…

¿Por qué el amor dura… Mercedes, “Moris”? Pues fíjate, que a pesar de lo que hemos vivido, y hemos sentido a estas alturas de la vida,  creo que si… el amor, en todas sus vertientes, no muere, sino que cuando no se le trata como se debe, cuando no se le alimenta, este tiende a, digamos, a entrar en modo hibernación (ya sabes mi deformación informática), pero inmediatamente vuelve a cobrar vida cuando se le atiende, pero no muere nunca.

Claro que muchas veces confundimos, porque nos interesa, amor con conveniencia, y sobre esa conveniencia tendemos a construir una relación, y se sustituye ese amor por la costumbre, porque el amor y la costumbre a partir de ciertas edades, desgraciadamente empiezan a parecerse peligrosamente, pero no os equivoquéis, son sentimientos muy diferentes.

El amor entre dos personas no conoce la resignación, ni la paciencia. Es un sentimiento donde la urgencia toma un papel relevante, y la pasión, el cariño, el compartir, el dar y recibir se mezclan tan fuerte y de una manera tan caótica, que genera eso que solemos llamar felicidad, y de pronto, todo lo demás se diluye, dando paso a una situación mágica, anómala y pero desde luego apasionante.

Y es que la sensación de amar tiene tanta fuerza y es tan dinámica, que díficilmente se puede contener, se puede sujetar. Es insustituible, no hay otra fuerza en la naturaleza del ser humano que pueda igualarse a la sensación de amar y ser amado. Tal importancia tiene el amor, que cuando por cualquier circunstancia perdemos la capacidad de amar, desaparece el principal incentivo de vivir.

En cualquier caso Mercedes, “Moris”, el amor es el mejor vehículo para conseguir la felicidad, que no es un invento extraordinario, es la suma de situaciones sencillas y puntuales, de “ratitos”, y es importante tener presente que todos los días, todos los instantes es tiempo de enamorarse, y que como seres superiores que somos (aún no sé porqué) estamos dotados de la capacidad de amar. Así que procurarlo, cuidarlo, alimentarlo, desearlo, incentivarlo… porque al final de la vida, que todo llega, es mejor no tener que pensar lo que una vez dijo José Luis Borges: “He cometido el peor de los pecados que un hombre puede cometer: No he sido feliz”.

Os deseo lo mejor.

Son las doce menos cuarto de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 15 grados. El viernes, a las 12 de la mañana se casa mi amiga Mercedes con “Moris” en el centro de Bruselas, y este es mi regalo de bodas, a petición de ambos.

Post post: Esta no es la Carta de San Pablo sobre el amor, pero una hace lo que puede. No dejes de ir a ver si puedes El Beso de Klimt en la  Galeria Österreichische en el Palacio Belvedere, es de una belleza y color únicos, el abrazo del hombre y el beso apasionado , son la mejor expresión de amor que he visto en mi vida . El traje, el vestido, el color, todo unido de una manera  perfecta para convertir el cuadro en un icono del amor. Miralo detenidamente y tal vez sobren mis palabras

Un pensamiento en “Un Regalo de Bodas

  1. Pingback: Un Regalo de Bodas, por @MartaPastor | Periodísticos - Comunidad para profesionales y estudiantes de la comunicación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s