La Vocación, una asignatura pendiente

;

Hablaba hace unos días con mi amiga @brendamarting de lo importante que es eso de la vocación a lo largo de la vida de las personas. Lo cierto es que las personas que tienen vocación son más felices – eso me contaba Brenda-, y no porque sean personas que se realicen a través de su trayectoria, que eso ya es un punto a favor, si no por algo más. El hecho de mirar siempre hacia el horizonte, o hacía un punto lejano, hace que no nos fijemos en demasía en aquello que está muy cercano, y que en un determinado momento puede estar haciéndonos daño, o provocando un sufrimiento. Eso desde luego no quiere decir que no sufran, pero el dolor se amortigua y pasa antes si se tiene un punto de mira claro, como meta de la vida. Pero además la vocación hace que tu vida tenga un plan, que por supuesto luego puede ser alterado por el curso de los acontecimientos, pero ese plan fijado, a pesar de los distintos avatares, hace que, mediante la voluntad de su consecución, la persona se desarrolle de una manera mucho más positiva, mucho más eficaz, mucho más rotunda y no se consideren las contrariedades como un fracaso. Los planes están para realizarlos, y si por cualquier hecho determinado se produce una interrupción o una desviación de ese plan, basta volver a empezar o volver a seguir, siempre mirando hacia los parámetros de ese plan trazado previamente. Es entonces cuando la palabra fracaso se diluye, y casi que desaparece, para convertirse en la palabra recuperación, renacimiento o como dicen los americanos: “try it again”.

Está claro que en la sociedad en la que vivimos las vocaciones se fomentan poco o nada. Asociamos inmediatamente la palabra al tema religioso, o como mucho a una meta sublime donde hay que llevar a cabo grandes proezas, pero no es así. La vocación nace o se fomenta de cualquier actividad por nimia que nos parezca, solo hay que darle la importancia que merece. Alguien decía por ahí, que una persona es grande no porque los demás lo vean grande, sino porque uno mismo ve esa grandeza.

A la gente joven, mientras están dentro de su fase de formación, que por cierto dura mucho tiempo, y se desaprovecha bastante, a penas se les habla del hecho vocacional en si. Nos paramos a pensar y vemos como a los chicos y a las chicas se les impulsa a hacer una carrera o un oficio, fijándonos fundamentalmente en las oportunidades de trabajo, de ganar dinero, de tener una posición relevante en la sociedad, en fin, no me extiendo porque todos sabemos de lo que estamos hablando, pero apenas si se les ayuda a fijar una vocación, un itinerario vital a muy largo plazo, donde dejando al lado aspectos puramente lucrativos o de eso que se llama triunfar socialmente, se les ayude a madurar esa idea de realización o de vocación. La vocación es la función de sostener tu propósito de vida a través de tus dones naturales como tus talentos adquiridos, y la mayor parte de las personas no saben ni siquiera que significa esto. Si os molestáis en preguntar, no sabrán que deciros, es más muchos incluso pueden que desprecien olímpicamente su necesidad, y otros pensaran que les estas hablando de algo, que queda muy bonito, para escribir, pero que no sirve para nada.

Este es uno de los grandes errores que estamos cometiendo, no solo en nuestras propias vidas, sino también en las vidas que dependen de nosotros, que son las de los jovenes. Una sociedad en la que no exista el concepto de vocación como uno de sus pilares más importantes, es una sociedad abocada al fracaso, y desde luego también tremendamente desdichada. Eso es lo que vemos cada día, y lo más grave es que nadie se para a remediarlo.

Otro día hablaré del legado, algo sobre lo que tampoco nadie pone demasiado interés y que hace que todo lo que hagas genere tu propia huella para que afecte de una manera positiva a las generaciones venideras.

Es la una de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 7 grados. Tal vez para 2013 empecemos a pensar en esto y pensemos menos de la crisis financiera. Por qué cuando superemos la crisis financiera, que seguro que pasará, ¿que haremos con una sociedad sumida en una crisis de valores?

Anuncios

Un pensamiento en “La Vocación, una asignatura pendiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s