#ReyesMagos

La Noche de Reyes tiene algo especial. Desde luego para los que tienen menos de ocho años, más o menos, es la mejor noche del año, pero para los que tenemos más, muchos más de esos ocho años, también tiene su magia. La magia de los recuerdos, la de los míos propios y los de las noches de reyes de mis hijos.

¡Que sensación tan buena! ¿Te acuerdas? Esa mezclilla entre nervios, expectación, espera, deseo, curiosidad, y sobre todo mucha ilusión. Hoy he paseado por las calles de Madrid, mientras cientos de niños con los ojos tan abiertos como la boca, miraban extasiados las carrozas donde iban los tres reyes magos. “A mi Gaspar, a mi Melchor, a mi Baltasar”, gritaban unos, otros saludaban con sus manitas, algunos se apretujaban, agarrándose fuerte al cuello de sus padres y de sus madres.

Ellos ven lo que nosotros ya no vemos, ellos sienten lo que nosotros ya no podemos sentir, ellos sueñan con lo que nosotros ya no somos capaces de soñar. Pero alguna vez fuimos niños… y hay algo en todo ese ambiente que aun nos une con ellos. Nos pasamos la vida echando pestes contra la navidad y sus secuelas, que si dura una eternidad, que si comemos mucho, que si hay  atascos, que si las tiendas están imposibles, pero al final, justo al final de esa época navideña, está la Noche de Reyes, y solo por recobrar durante unas horas la ilusión perdida por la fascinación que nos produjo esas noches cuando éramos pequeños, merece la pena.

Todos los años, escribo mi carta, una carta escrita en el aire, en la que pido siempre lo mismo, salud y fuerza para seguir tirando del carro. No esperó ya mucha magia, ni sorpresas a estas alturas de mi vida, pero ya veis, con un poco de interés a veces, en un ratito somos capaces de recuperar la inocencia perdida. Es cuestión de proponérselo.  Feliz Noche de Reyes.

Es la una y cuarto de la noche. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 2 grados. Ya sé que mientras escribo esto están pasando cosas terribles en el mundo, pero a veces es bueno no pensar en nada y hacer un pequeño paréntesis, luego, mañana, vendrá de golpe la realidad  y este año viene especialmente dura, hasta despiadada, lo digo por el accidente de Málaga.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s