Hablar de Bárcenas es hablar de Gurtel

Parece que estamos ante un caso nuevo, el caso Bárcenas, pero no es así, esto sigue siendo el caso Gurtel. La investigación del caso Gürtel, una trama de corrupción vinculada a ciertas personas del Partido Popular, que no a todas y también a algunas Administraciones, que no se nos olvide, gobernadas por el Partido Popular, refleja bastantes indicios, y muy preocupantes de delitos relacionados con la contabilidad secreta, o como queráis llamarle, que manejo y creo durante 18 años Luis Bárcenas, tanto en su papel de tesorero, como en el de gerente.

Que no se nos vaya a olvidar,  tampoco, que algunos están muy “despistados” o se lo hacen que Bárcenas figura como la segunda persona más beneficiada en el sumario del caso Gurtel, inmediatamente después de Correa, por supuestos pagos de comisiones ilegales a cambio de contratos públicos a la empresa Constructora Hispánica, de la que era dueño Alfonso García Pozuelo.

Todo esto está en los documentos que se incautaron y en los que se pone de manifiesto que L.B, así supuestamente se nombra a Bárcenas en la documentación, recibió 600.000 euros de la Constructora Hispánica, en dos pagos, uno en 2002 de 270.000 euros y otro en 2003 de 330.000 euros. En el supuesto “cuadernito” de Bárcenas, escrito por su puño y letra, o no, eso es realmente irrelevante, lo pudo escribir otra persona que trabajara con él , aparecen 4 donaciones de esa empresa al Partido Popular, dos de 30.000 euros cada una, otra de 60.000 euros y otra más de 24.000 euros, que suman 144.000, solo un 25 por ciento de la cantidad que supuestamente recibió Bárcenas.

La investigación policial del caso Gurtel dice que Bárcenas recibía este dinero de Francisco Correa, que era quien intermediaba para que Constructora Hispánica consiguiera los contratos públicos de las administraciones que entonces gobernaba el Partido Popular. En el supuesto “cuadernito” de Bárcenas figuran 9 donaciones. Bárcenas, está claro que no tenía la potestad de adjudicar contratos a nadie, pero en las grabaciones del caso Gurtel aparece Francisco Correa en una conversación con el ex concejal del PP, José Peñas, al que le dice: Le he llevado a Bárcenas 1.000 millones de pesetas, se lo he llevado a Génova y a su casa. Todo de adjudicación de obras de Fomento, cuando estaba Cascos, 1.000 kilos. Sé dónde los tiene, cómo los saca de España y el paraíso fiscal”. La grabación se hizo en secreto, sin que Correa supiese que Peñas le estaba grabando.

Durante el periodo en el que Álvarez Cascos fue Ministro de Fomento, la empresa Constructora Hispánica tuvo adjudicaciones del AVE por valor de 99,1 millones de euros. Un informe de la Agencia Tributaria que se solicitó desde el Tribunal Supremo dice que más de 1 millón de euros en billetes de 500 salieron de Constructora Hispánica sin conocer claramente el fin de estas salidas de dinero: “Desconocemos los hechos, cual ha podido ser el destino real de estos importantes flujos de tesorería que ficticiamente se declaran pagados a personas vinculadas con la cadena intermedia de sociedades. Podrían haber acabado en otros contribuyentes, en ellos mismos o en terceros”. Esto es lo que escriben los inspectores en su informe.

Curiosamente nada más estallar el escándalo Gurtel, el dueño de la Constructora Hispánica vendió su empresa e hizo una regularización con Hacienda por la que tuvo que pagar 20 millones de euros. Todo esto está en el sumario del caso Gurtel y desde luego concuerda a la perfección con lo que hay escrito en el supuesto “cuadernito” de Bárcenas. En él, hasta ahora se recogen demasiadas coincidencias, y algunos dirigentes del Partido Popular han asumido que han existido, ciertos pagos, como es el caso de Pio García Escudero, presidente del Senado. Estos pagos no tienen por qué ser ilegales, pero lo que está claro es que están y que se corresponden de alguna manera con la contabilidad del Partido Popular, o con una parte de ella. Además de las donaciones que se cruzan con el sumario del Caso Gurtel, y acreditan la realidad de estas, también hay otros apuntes que Gurtel pone de manifiesto, como por ejemplo en el caso de Pablo Crespo, número dos de la trama, que figura en mayo de 1999, que aparece en el supuesto “cuadernito” de Barcenas como un ingreso de 21 millones de pesetas, coincidiendo con lo encontrado en la carpeta de Crespo, durante la investigación, en el que se refleja un pago de 21 millones de pesetas al Partido Popular de Galicia. En la investigación del caso Gurtel se mantiene que ese dinero “donado” al Partido Popular de Galicia  no fue declarado a Hacienda, y apuntan a una supuesta financiación ilegal del Partido Popular.

En el cuadernito también hay asientos que concuerdan con trabajos normales que se pueden desarrollar en cualquier partido político, como trabajos de campo con encuestas, consultas jurídicas, obras, provisiones, etc. O los gastos derivados de la ayuda a las víctimas del terrorismo , de afiliados al Partido Popular, y que obviamente deben formar parte de la contabilidad legal de ese o cualquier partido, y que nadie puede negar, pero sí que hay otros asientos o anotaciones que los mencionados niegan, y son los referidos a las donaciones de empresas y a los supuestos “sobres” o sobresueldos. Me temo que nadie va a confirmar eso, ya que la asunción, llevaría acarreado graves problemas para los que allí son mencionados. Bien, porque lo que han recibido en algunos casos es incompatible con los cargos que ostentaban, o porque lo que probablemente supuestamente recibieron no lo declararon al fisco,  o bien, porque en el caso de las donaciones de empresas superaban con creces los límites que pone la ley de Financiación de Partidos Políticos.

A todo esto hay que decir, por si alguno no se ha enterado, que la Fiscalía Anticorrupción tiene abierta un investigación sobre la existencia de una caja B en el PP, sobre el origen de los fondos y también, sobre a donde iban dirigidos, y que las afirmaciones de Correa, cuando decía que Bárcenas tenía una cuenta en Suiza, a día de hoy se han demostrado que son verdaderas. Es un hecho claro y probado: Bárcenas tiene una cuenta con 22 millones en Suiza, y nadie a día de hoy, conoce la procedencia del dinero. El interesado afirma que son fruto de inversiones en bolsa, pero me temo que ni el mismísimo Rockefeller, experto inversor, habría sido capaz de amasar esa fortuna, partiendo de un sueldo de gerente.

Por eso, en este caso, hay que tener en cuenta que hablar de Bárcenas es seguir hablando de Gurtel, y eso sí que debe quedar claro.

Son las once y media de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 12 grados.

 

Anuncios

3 pensamientos en “Hablar de Bárcenas es hablar de Gurtel

  1. Pingback: Hablar de Bárcenas es hablar de Gurtel, por @MartaPastor | Periodísticos - Comunidad para profesionales y estudiantes de la comunicación

  2. Yo me abri una cuenta en Gmail. otra en Hotmail,otra en Facebook, otra en Twitter…yo que sé, señor juez… lo mismo me abri también otra cuenta en Suiza y ya ni me acuerdo…yo que sé. Todos los casos judiciales en que está implicado un político, acaban en SOBRESEIMIENTO. SOBRE – SE – Y MIENTO.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s