A una gran mentira, otra gran mentira

Lo primero que quiero hacer es daros las gracias a todos por haberme soportado toda la tarde de hoy en twitter y parte de la mañana , y desde luego dejar claro que el post que puse en mi blog titulado Como escribir un tweet falso: La Falsa Profecía del nombre del Papa en twitter no es real, a pesar de que algunos se crean a pie juntillas cosas inverosímiles como lo de la profecía del nombre del Papa, hay otras cosas que en seguida, todo el mundo se pone a desmontar rápidamente, y con razón.

El tema se me ocurrió por la mañana, cuando leí lo de las profecías de los chicos de Publicidad ESIC en twitter, y pensé que era falso, pero que obviamente, era un tema muy, pero que muy viral, demasiado como para dejarlo pasar por alto y no hacer nada con ello.

Estaba claro que si me lanzaba a la arena de “montarla” tenía que contar desde luego con la complicidad de ellos, pero claro, no debían saberlo, y tenían que entrar a mi timeline de una forma natural. Así que lo primero que hice fue generar una expectativa, diciendo que sabía cómo habían hecho eso de falsear el tuit, que por cierto aun no lo sé, pero si que  estoy segura de que es un fake, aunque tampoco eso es relevante.

Una vez generadas las expectativas, dejé pasar un tiempo, diciendo que iba a comer, el suficiente, como para que el tema se hubiera propagado lo bastante, ya que el asunto ya era viral por sí mismo. Y luego lo único que tuve que hacer fue colgar el post (había que marcar un tono reprobatorio y también algo lastimero… gafas de cerca etc) en el que puse un vídeo  que desde luego no es la respuesta a como estos chicos habían hecho el fake. Obviamente, sabía que iban a llover insultos de todo tipo, y lo único que tenía que hacer era aguantar unas horitas para demostrar, que cualquiera, apoyándose en un acontecimiento que tenga una gran visibilidad puede, a pesar de que hablen mal de él o de ella, generar cientos y cientos de retuits y miles de visitas a un blog. Como les expliqué a unas alumnas a las que tutorizo, si mi web o mi blog viviera de la publicidad, que no la tiene, como podéis ver, en ese momento mis tarifas subirían y subirían, y además de paso, generaría seguidores en las redes sociales, que reforzarían mi visibilidad, para bien o para mal. Al final lo que interesa es que te vean y que se eleve el número de cliks en la página y es lo que se consigue.

El “temita” también lo replique en Facebook, para ver cómo funcionaba esa red, y también en Pinterest y en linkedin, y curiosamente, o bueno no tan curiosamente, pues ninguna de esas redes tiene la viralidad de twitter, allí apenas si pasó nada de nada. Lo que demuestra entre otras cosas, el enorme potencial que tiene twitter para estos temas. De hecho la página de estadísticas del blog muestra que por cada visita que se generó desde Facebook, más de 25 se generaron desde twitter. Y por supuesto aprobé todos los comentarios, porque cuantos más coments apruebas más se multiplican los cliks.

Todo esto demuestra que la viralidad en la red es un arma poderosa, y que ni siquiera hace falta decir la verdad para que seas visible, pues lo cierto es que puedes publicar cosas realmente reales, de interés y veraces, que apenas si te leerán, pero si por el contrario, aprovechando un evento como en este caso, la elección de un papa o un buen partido de fútbol o la muerte de un personaje político de relevancia o su enfermedad, publicas algo que no es real generando una expectativa buena, millones de personas van leerte, seguirte, publicitarte, que al fin y al cabo es lo que desean algunos, generar más clicks en sus web para mantener las tarifas publicitarias altas. Vamos lo que se dice hacer caja

No es mi caso, esto es solo una pequeña ocurrencia, que hace tiempo que tenía ganas de probar, pero que no se presentaba la ocasión hasta que esta mañana lo vi claro con lo de los chicos de Publicidad del ESIC, que me lo han puesto en bandeja y a los que felicito, no por la profecía que obviamente será falsa, pero si por el montaje que es francamente sensacionalista y les ha generado la visibilidad que deseaban. Hay otros ejemplos recientes, incluso en diarios digitales nacionales que todos conocéis. Es el negocio de la publicidad en la red, y es me temo, lo que se enseña en las escuelas de publicidad, aunque supongo que no en todas.

Nada más. Bueno si una cosa, no pretendo dar lecciones de nada ni a nadie, pero algunos demuestran con sus tuits mucha rabia contenida, lo digo por los insultos, que creo que son gratuitos, porque la educación y las formas no deben perderse nunca, y eso que durante la tarde estuve tentada de para dar mayor morbo, y como consecuencia mayor visibilidad contestar a algunos groseramente, pero creo que no hacía mucha falta. A eso de las siete de la tarde, el blog tenía más de 4000 visitas únicas y los retuits y citas eran muchísimos, y no hacía falta echar más leña al fuego.

Ustedes sabrán perdonarme, pero a veces no queda más remedio que recurrir a una cosa como esta para demostrar que esto es algo muy grande, pero que también hay que ir con cautela, porque no todo es tan real como parece. Como dijo una de mis alumnas: “A una gran mentira, se corresponde una gran mentira”

Son las ocho de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 6 grados. A una gran mentira, otra gran mentira

29 pensamientos en “A una gran mentira, otra gran mentira

  1. Sigues insistiendo en que es fake, cuando lo único fake aquí son tus métodos. “Informática” dices que eres, deja de avergonzar al gremio.

      • Hombre, es tan sencillo como escribir todos los nombres posibles con antelación y luego borrar el resto una vez sabes la respuesta, no tiene ningún tipo de dificultad siempre y cuando seas un don nadie más en la red.

        La cuestión es que tampoco tiene porque ser fake, puede ser una grandísima casualidad, puede ser que la persona en cuestión estuviese al tanto de los hechos como para deducir el resultado, incluso puede ser que la iglesia y el título de papa sea algo tan estúpido que les da igual el nombre que lleve si con ello se puede aprovechar cualquier “boom” mediático, que alguien “profetice” al nuevo papa seguramente podría darle más vigencia dentro de su grupo sectario.

        Vamos, que las posibilidades son unas cuantas y discutir esto no trae beneficio alguno.

  2. La cagas y no sabes ni que decir, bien mas bien. Lo del papa y el Twitter no lo puedes desmentir, porque es imposible que sea mentira, dicho por el PROPIO CREADOR de Twitter Jack Dorsey

  3. Eres tontísima, en serio. Vergüenza me da compartir profesión con gente como tú, que ensucia el nombre del periodismo. Retírate.

      • y tú deberías tener un poco de “cultura de internet” ya que es algo muy usado en forocoches y de ahí el entrecomillado. Ahora tu te mereces un “genius” (también mal escrito a propósito)

  4. Pues a mí me da la sensación de que su anterior artículo no era fake; o si lo era, usted no maneja demasiado bien los fenómenos virales ni confía en la mínima inteligencia de sus lectores. Pero lo que más me intriga es su manía de insistir en la falsedad del tweet original sin aportar absolutamente nada.
    Por más que busco, no encuentro su supuesto rigor profesional.

  5. JAJAJAJ DIOS MIO, QUE INCREDULOS, NO SE PUEDE MODIFICAR UN TWET ASI, EL TRUCO DE INSPECIONAR ELEMENTO TIENE AÑOS, Y AL ACTUALIZAR LA PAGINA SE VA LA MODIFICACIÓN Y VUELVE AL ESTADO ORIGINAL. JAJAJAJ DIOS MIO JAJAJA

  6. Es decir, que vd. escoge un tema viral, carga contra él con una prueba evidentemente falsa, deja que los que no comprueban absolutamente nada se hagan eco y se convierta en un viral secundario del primero. De acuerdo, ¿qué ha conseguido? Demostrar que la gente no comprueba nada. Sin embargo, 1. acaba vd. de echar por tierra su propia reputación, porque ya nadie sabe si esta post-entrada es cierta o es una excusa quedando a interpretación del lector y 2. puede que haya creado un nuevo viral contra vd. misma.

    Estoy totalmente de acuerdo con sus conclusiones pero no en sus métodos. Pero al fin y al cabo, las consecuencias las va a sufrir vd.

  7. La única que hace campaña eres tú, como estas indicando…sinceramente es una triste justificación a todas las críticas que has recibido.
    Enhorabuena de verdad has podido comer una porción de la tarta, de una manera lamentable y como periodista profesional, dejas mucho que desear desde tus faltas de ortografía “justificadas”, tu falta de información hasta tus NO conocimientos en informática.
    Sinceramente no tienes credibilidad y no todas las campañas publicitarias son válidas,para que sea acertada, los comentarios que reciba dicha campaña, no tienen que ser absolutamente todos negativos, así que dedícate a lo tuyo.
    Las escuelas de publicidad enseñan no solo lo que indicas, sinceramente no me gustaría que tu fueses mi profesora en cualquier ámbito…
    Un cordial saludo

  8. Aceptemos ballena como animal de compañía. Aunque cueste.

    Si ésto ha sido una prueba de viralidad, ha dejado daños colaterales. ¿Cuáles? Pues la imagen de los dos chavales, para empezar.

    Basta que haya una sola persona que no lea esta entrada y sí se haya creído la anterior para que los dos pipiolos hayan quedado a la altura del betún. Y gratuitamente; porque no se puede decir que el supuesto experimento lo merezca. Basta una sola persona, insisto. Y serán unas cuantas, porque el impacto del primer texto va a ser mayor que el de éste. Y no hace falta ser comunicador para intuirlo -sí, lo soy-.

    Me parece que existen métodos bastante más… limpios para comprobar el impacto y el funcionamiento del viralismo. O sistemas que, por un error de forma, no dejan como farsantes sin pruebas a terceras personas .Y no creo que diga ninguna tontería.

    Un saludo.

  9. Estimada Marta Pastor:

    Creo que ha metido la pata hasta el fondo por dos razones:

    1.- Confiar en lo que le cuentan y creer que se sabe de todo.
    2.- No saber rectificar a tiempo e intentar salir por peteneras.

    Y abundaré en cada uno de los puntos…

    Yo creo que lo que ha ocurrido es lo siguiente… Usted ha comentado la historia del post con alguien, comentando que parece fake y que es imposible que exista un tweet del 11/02 con esa información. De esa conversación alguien le ha hecho llegar la posibilidad de “modificar los tweets” y una de dos… O alguien le ha dado la dirección del vídeo o ha llegado usted solita… Y ha creído desmontar el fake inicial..
    .
    Y se ha cegado… Como decía mi profesor… Mucha gente cuando no hay noticia, la crea…

    Pero no la culpo, creo que ha actuado como el 90% de los profesionales de la información de este país… No ha dejado que un proceso de comprobación y análisis de las fuentes le estropee la noticia…

    Le diría que siguiera así que llegaría lejos, pero ya lo ha hecho…

    Ahora seguirá diciendo que su “fake” era, efectivamente, un fake… Pero seguiremos sin creerla… Porque ha ignorado completamente las “reglas del fake”… Un fake debe ser, en primer lugar, medianamente posible o creíble. Su “fake” no se sostiene ni desde la primera línea… Modificar una página segura con un addon del chrome… Con dos cojones…

    Creo que hubiera sido mucho más elegante decir “Perdón señores… Me equivoqué… di por buena cierta información sin contrastarla y me ha estallado en las manos…”

    Pero claro… Entonces mucha gente se sorprendería que una persona con dos carreras, que trabaja en la radio pública ejerciendo las dos como periodista y experta en informática demuestre tan poca capacidad tanto para una como para otra…

    Pero de nuevo le repito, no se preocupe… No destacará ni por encima ni por debajo de la mayor parte de sus compañeros de gremio… Puede que incluso en Prado del Rey algunos de sus compañeros la faciliten por su trabajo de investigación… Tal vez le caiga otro premio…

    Usted adelante… Con la cabeza alta… Si hay algo que hace falta en este país es gente que no tenga miedo de cagarla bien cagada. Necesitamos más personas como usted que cuando la mierda llega al cuello, coja aire y bucee… Para salir cubierta de ella pero con dignidad, confianza, temple…

    Y es que así nos va cuando la culpa de nuestras cagadas siempre es de los demás, que no entienden lo que decimos, no se creen lo que prometemos o no confian en nuestras mentiras.

    Un saludo.

  10. Ande, Marta, lo bien que le ha venido para sus visitas el atacar el tweet profético. Y eso sólo con técnicas de trolling, que si llega a demostrar cómo se ha falseado el citado tweet, arrasa. Don’t feed the troll, amigos. Abandonemos este blog y borrémoslo de nuestras memorias.

  11. Pingback: A una gran mentira, otra gran mentira, por @MartaPastor | Periodísticos - Comunidad para profesionales y estudiantes de la comunicación

  12. ¿A una gran mentira, otra gran mentira? ¿En serio? ¿Y te llamas periodista? O encuentras la verdad, o te callas. La búsqueda honesta. Eso es ser periodista. Pena me dan, y lo digo honestamente, tus alumnas.

  13. Sinceramente, a mí lo del tuit premonitorio NO me convence.

    Para empezar Rubén Segundo ya ha explicado una forma en la que se puede llevar a cabo, en la que no hace falta hacer ‘trampa’ ninguna.

    Para seguir en el tuit hay un fallo que además fue generalizado ayer hasta el punto de tener que ser aclarado, y me refiero al nombre ‘Francisco I’, lo que cuadra con el truco explicado por Rubén, si hay 81 nombres posibles te pones a generar tweets con todos ellos, sin caer en el detalle de que al ser el primero no lleva número.

    Luego… lo oportuno.

    La Iglesia que quiere mejorar su imágen en las redes sociales (el perfil de pontifex creado no hace mucho), que es consciente de los problemas de impopularidad que tiene, las filtraciones por los escándalos, un Papa que renuncia (según dicen por esos mismos escándalos) en el peor momento…

    Y en plena elección del nuevo Papa, en los primeros minutos aparece un tuit ‘milagroso’ en Twitter que corre como la espuma sobre una visión milagrosa (a la antigua usanza) acaecida justo la noche anterior a la dimisión del anterior Papa.
    Un tuit, además, al que NADIE había respondido en su momento pese a lo curioso que resultaría encontrarse algo así entre tus amistades esa mañana de la dimisión de Benedicto. Ningún amigo o conocido, nadie que haga una broma al respecto, que comente lo curioso… nada en un mes.

    Y por si fuese poco, entre una pareja de publicistas.

    Dejando a un lado lo místico y usando el sentido común, está claro que algo no encaja. Que el asunto es ‘raro’ se mire como se mire, y que es muy posible que estemos ante un ‘milagro digital’ orquestado para dar mayor notoriedad a un nuevo Papa que tiene la difícil tarea de recuperar la fe de muchos descontentos.

    Después de todo, Twitter ya cobra por incrustar publicidad en nuestro Timeline, así que ¿por qué no cobrar por cambiar la fecha de un único tuit?
    Es más sencillo, puede que se lo hayan pagado muy bien y se hace en un momento. Dinero fácil para Twitter, quien lo solicita tiene su ‘milagro’ en las redes sociales y ¿quién va a sospechar de algo así?

    Como tú dices que has hecho con tu anterior entrada (no pienso cuestionar la veracidad sobre tu afirmación de que buscabas el error intencionado para generar ruido, no soy quien para hacerlo), basta con saber cómo hacerlo para generar muchísimo ruido y obtener una rápida y notable notoriedad en las redes sociales.

    Eso sí, cualquier insulto está totalmente fuera de lugar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s