Aznar: De la soberbia a la locura

Dicen que el poder corrompe, pero también enloquece a las personas, en algunas ocasiones. A lo largo de la historia hemos podido ver como algunos que detentaron el poder, terminaron perdiendo el juicio, bien por el uso de ese poder, o bien por su ausencia repentina, después de haberlo tenido todo entre sus manos.

No puedo decir con certeza que Aznar se haya corrompido, no tengo pruebas fehacientes de ello, y mis suposiciones, salvo que tenga material para demostrarlas, son solo mías y obviamente no puedo, ni debo ponerlas por escrito. Pero lo que si tengo cada vez más claro, y más después de haber visto la entrevista de Gloria Lomana en Antena 3 ayer, es que José María Aznar, está en eso que se llama “rayando la locura”.

Quizás las consecuencias del atentado del 11 M fueron el comienzo de esa falta de cordura. No lo sé, pero hoy, desde luego ha dado pruebas de que no está demasiado en sus cabales, porque no ha medido sus palabras, es más hay toda una intención en cada uno de las respuestas que ha ido dando en esa entrevista. Una intención desleal y torticera hacia su propio partido, y sobre todo hacia el presidente de gobierno y líder de su partido Mariano Rajoy. Demasiada soberbia y prepotencia para estar cuerdo . Incluso en algún momento he sentido un escalofrió, sobre todo cuando ha dicho alto y claro eso de “cumpliré con mi responsabilidad, con mi conciencia, con mi partido y con mi país, con toda sus consecuencias, y no tenga usted ninguna duda de ello”. Dios mio, ha sonado tan mesiánico, tan radical y tan irreal a la vez, tan tremendo y furibundo, que hasta me han temblado las rodillas.

Tal vez el expresidente no se ha dado cuenta, en esa enajenación que le acompaña, que precisamente todo lo que ha sucedido durante la entrevista , demuestra que está muy lejos de ser una persona consciente de cuál es su sitio ahora en su país y en su partido, y creo que en sus delirios de grandeza ha debido olvidar que ha sido, que ya no lo es, un mero representante de la voluntad política de los españoles, y que a día de hoy, no representa a nadie, salvo a él mismo, y no está legitimado para hablar en nombre de nada, ni de nadie. Su tiempo ha pasado, y parece que no se resigna a ello.

Durante toda la entrevista la sensación que se percibe es que una está escuchando a alguien sentado a la derecha de Dios Padre, o al mismo Dios Padre, que desde su atalaya, señalaba a los pobres e incapaces humanos, amenazando con lanzar eso, la cólera de Dios, y poner a cada uno en su sitio, por las buenas o por las malas. Las reiteradas veces que durante la entrevista ha enmendado la plana a Mariano Rajoy, no es algo casual, desde luego. Lo ha repetido hasta la saciedad, hasta tal punto de alinear sus argumentos con los postulados de Cayo Lara, que recrimina al gobierno, una y otra vez que no cumple su programa.

Un espectáculo lamentable, el del Jose Maria Aznar de la pasada noche, incluso cuando ha justificado el “regalisimo” de boda de su hija por parte de Correa y sus amigos. No sé si se habrá dado cuenta, de que hay demasiada suspicacia en el ambiente como para que el español medio se trague que eso de que los “regalos de boda, son regalos de boda”, más en cuanto el monto del presente ascendió a más de 30.000 euros, y que vino de la mano de uno de los ejes de corrupción más grave que hay en estos momentos en nuestro país.

Me dicen que la entrevista, y de buena fuente, la ha propiciado el propio Aznar, y que ha sido a petición del mismo, contando solo con él mismo y no a iniciativa de la cadena. Pero a pesar del malestar, que también me dicen, que ha producido en el sector “marianista” del PP, y en Moncloa, esta entrevista no ha venido nada mal, pues hemos podido comprobar en vivo y en directo, lo patético y lo ridículo que resulta el expresidente con esos delirios de grandeza y de poder, del que cada día, y más que le pese, se aleja más y con estas actitudes muy deprisa.

Aznar, aunque no descarte volver a la política, está ya muy distanciado de la realidad de España, porque un hombre que se supone que por su experiencia, debe saber cuan dura está resultando la tarea de gobernar con el viento de la economía en contra, incluso que también conoce que difícil es, hasta hacer oposición en medio de una crisis (también le ha dado unas clases particulares al PSOE, leer la entrevista, porque no merece la pena abundar más) no puede, ni debe presentarse en una televisión y dejar al gobierno y a su partido a los pies de los caballos, dificultando aún más, con sus desacertados y desafortunados comentarios, las tareas de gobierno, y dando prácticamente un mitin tendencioso, en el que ha olvidado que él propicio que se perdieran unas elecciones por parte de la derecha con su desacertada entrada en la guerra de Irak, y las consecuencias que se derivaron de esa decisión.

No soy mucho de mirar al pasado, pero antes de confiar en la palabra de Aznar, como si fuera palabra de Dios, debemos recordar, y las hemerotecas ahora son digitales, para aquellos que tengan mala memoria, que el rastro de este expresidente, hoy ungido por su unos argumentos en plena enajenación porque ahora ya no “rasca bola” y le crecen los enanos o los regalos de boda, son muy delatores: 11m,Irak, Prestige, reforma laboral, burbuja, yakolev, Urdaci…¿sigo?

Por cierto, y que no se me olvide antes de terminar este post, hubo una vez alguien en el Partido Popular le enmendó la plana a José María, con el tema de la guerra de Irak. Fue el ex presidente de su partido, miembro entonces de la Ejecutiva nacional y su mentor, Felix Pastor Ridruejo, que publico una entrevista en El Mundo, dejando claro el terrible error que suponía entrar en el juego siniestro de esa guerra. ¿Y sabéis lo que hizo en ese momento Jose Maria? ¿Os imagináis lo que hizo? Pues sencillamente intento, ni más ni menos, que expulsarle del Partido, pero la credibilidad y el prestigio de Pastor, así como el apoyo de parte de la militancia del Partido Popular, impidieron que se produjera ese hecho .No obstante y a partir de ese momento, le aisló, le silencio, y le ignoró, sometiéndole al más absoluto ostracismo dentro del Partido. Quizás ahora habría que aplicarle su propia medicina, aunque tal vez no merezca la pena ni hacerle aprecio, porque me temo que lo que le hace falta al ex presidente es un buen psicoanalista, que le saque la mano del chaleco o que le diga que ya no se llevan laureles sobre la cabeza. Su tiempo ya no es nuestro tiempo

Son las ocho de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 8 grados. Como os decía al principio de este post, a veces, la pérdida del poder lleva a perder la cabeza

2 pensamientos en “Aznar: De la soberbia a la locura

  1. Pingback: De la soberbia a la locura, por @MartaPastor

  2. Sencillamente….está logranoi lo que quiere que hablemos de El.
    La entrevista lejos de ser eso fue una exposición de sus ideas preparada a su gusto, mira los periodistas invitados y laa escasas 2 preguntas de los intrenautas; quería lucirse y al final ha logrado se hable y se comente de El.
    No estoy dispuesta a darle más de mi tiempo que es precioso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s