Montoro y Wert, la combustión espontanea

Poco a poco se van apagando las luces de Montoro y Wert, mientras a la vez se enciende su llama.  Todos sabemos que siempre hay una parte de los gobiernos que entran en combustión espontánea a lo largo de la legislatura, pero está claro que tanto Wert como Montoro, son de un material altamente inflamable.

La falta de empatía comunicativa del ministro Wert, y su falta de entendimiento de la realidad, y el oscurantismo de Montoro, a la hora de dar explicaciones claras en un tema tan controvertido como el de la Infanta, su DNI y hacienda, con lo locuaz que es algunas veces, han prendido ya la mecha. A no tardar habrá eso que llaman una crisis de gobierno, que no sé porque le llaman crisis, cuando le deberían llamar cambios en la formación ministerial, y desde luego ambos dos son firmes candidatos, a eso que le llamaban antes, la visita del motoristas (los más jóvenes, que investiguen y se enteren).

A Wert alguien debería de explicarle que, aunque no todos somos iguales -la diversidad es un hecho social claro y que además nos enriquece-,  las leyes deben propiciar eso que llaman la igualdad de oportunidades para todos. El acceso a la educación, para aquellos que por sus medios económicos no puedan costearse los estudios, debe estar garantizada, para eso están las becas, y hasta día de hoy, un 5 significaba apto, es decir idóneo para seguir estudiando. Otra cosa es la excelencia, es decir, aquellos que por su especial talento, destacan claramente de la media, y que desde luego deben recibir un tratamiento especial, pues no podemos permitirnos el lujo de perder ni un solo ápice de inteligencia. El hecho de que un ministro se arrogue la potestad de variar esos baremos, jugando con el futuro de chicos y chicas, que dentro de unos años conformaran el tejido que va a sostener nuestra sociedad, es como poco una imprudencia, una falta de previsión y desde luego, me atrevo a decir, un acto de soberbia. ¿Qué pasará si prospera la propuesta del Ministro, y chicos y chicas, que aprueban y pasan de curso, pierden la oportunidad por el “baremo Wert” de terminar sus estudios y de desarrollar su talento, que antes o después va a revertir en nuestra sociedad?

En cuanto a Montoro, otro de los combustibles, debería haber medido y pensado las consecuencias que pueden traer esas explicaciones tan preocupantes que ha dado hoy la Agencia Tributaria, en el tema de la Infanta. Primero porque el comunicada dista mucho de ser claro y entendible. Segundo porque ha dejado a los notarios a los pies de los caballos, pues 11 notarios equivocándose, es algo más que una epidemia, y por supuesto dejando abierta la puerta a una polémica más, que a no tardar se producirá mañana, y tercero, porque deja entrever la explicación que, tal vez, los notarios de este país, hacen manejos turbios en eso de dar fe, pues de la nota se desprende, cierto amor en las notarías por el cambalache documental, en la que un DNI sin letra puede darse por válido, porque tal vez convenga. Montoro, que hace unos días repetía y repetía la palabra error, creo que ha quedado impregnado por el significado del vocablo, pues para error y de tamaño natural, el comunicado.

Son las doce y media de la noche. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 23 grados. Montoro y Wert, los ministros combustibles… altamente inflamables… ardiendo…

Un pensamiento en “Montoro y Wert, la combustión espontanea

  1. Pingback: Montoro y Wert, la combustión espontanea, por @MartaPastor

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s