Y Almudena Grandes se hizo pequeña

grandesgarzonalaya

A veces la gente se te hace pequeña de golpe, y Almudena Grandes, a pesar de su apellido y su trayectoria literaria, se ha empequeñecido a ojos de muchos.

Su artículo en la Cadena Ser, sobre la Jueza Alaya, no tiene ningún sentido, salvo el del sectarismo más oscuro, que la coloca en la posición de algunos, que ya conocemos:  o eres de los míos, o te destrozo. ¡Qué lástima, pero a la vez que delatora esa actitud de la escritora!

A la Grandes no le debe caber en la cabeza que haya mujeres, la mayoría, que salen de sus hogares cada mañana, perfectamente aseadas y arregladas, cada una a su manera, para ir a sus respectivos trabajos. No debe entender que el hecho de trabajar tanto en casa como fuera de nuestros hogares, tanto en hombres como en mujeres, lleve consigo, aparejado, la tarea del aseo y el arreglo que cada uno o una crea conveniente. No he visto a la Grandes, escandalizarse por que el Juez Garzón, cuando ejercía sus menesteres judiciales, llegara a su juzgado con impoluto traje príncipe de gales, corbata de Celine o de Hermes, o Gucci, abrigo de pelo de camello, perfecto corte de pelo, gafas con montura de marca y oliendo a colonia de la buena, pero sin embargo se ha fijado, de una manera muy crítica, hasta el punto despectiva sobre la pulcritud en el atuendo y las formas de la Jueza Alaya.

Todo esto me lleva a pensar que Almudena Grandes, que tanto me da que milite en la izquierda como en la derecha,  es ni más ni menos que una sectaria, que no encontrando argumentos válidos para criticar el trabajo de la Jueza Alaya en el caso del EREs de Andalucía y las facturas falsas de la UGT, en el que los principales implicados, de momento, pertenecen al socialismo andaluz, se ha decantado por intentar denostar a la Jueza en su porte e indumentaria, porque a pesar de ser una escritora, en la que la imaginación y la creatividad se le supone, no ha podido hacer más, que encontrar que la Jueza Alaya, se arregla por las mañanas para ir a su trabajo.

Lo siento Almudena, hija, pero te has hecho pequeña, muy pequeña, tanto que creo que vas a desaparecer para muchos hombres y mujeres de nuestro país. Y cuando tengas oportunidad, coméntale al Juez Garzón que no se arregle tanto, por Dios, fuera a ser que caiga bajo la sospecha de que no hace bien su trabajo o no atiende bien a sus hijos. Claro que sobre las instrucciones del Juez Garzón hay mucho que contar, y desde luego no está precisamente ligado con su vestimenta,  pero eso será otro día.

Son las dos de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 20 grados… Y Almudena Grandes se hizo pequeña

 

 

2 pensamientos en “Y Almudena Grandes se hizo pequeña

  1. El comentario a su aspecto es absurdo y descalifica a quien lo escribe aunque pueda tener razón con respecto al tema de Mercasevilla.

    Pero este es el periodismo que prima desde hace unos años, el sectario que abandona toda objetividad y se usa como arma arrojadiza contra “el contrario”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s