La Milonga de la Igualdad

No me da tiempo de nada últimamente. Tengo este blog desatendido y no encuentro el momento de escribir cinco frases seguidas, si no es para cosas de mi trabajo, que allí si que escribo, tal vez tanto que llego seca a casa.

Pero hoy mientras preparaba el programa de Ellas Pueden de la semana que viene me ha empezado a rondar una y otra vez una idea en la cabeza, y cuando la idea va y viene, y vuelve a ir y a venir, y así una y otra vez, es la señal de que hay que escribirla para que cese el ronroneo, y sobre todo venga el desahogo, porque entre otras cosas para esto sirve este blog.

¿Y cuál es esa idea que lleva todo el día perturbándome con su recurrencia?… Pues bien, va de igualdad, o mejor dicho de desigualdad, y sobre todo de “motos bien vendidas”

Y es que, a nosotras las mujeres nos han vendido la moto –sin ruedas, ni manillar- de que somos iguales, que por fin esa tan buscada igualdad a lo largo de los siglos, ha llegado, aunque ni lo estemos notando, ni nos demos cuenta de lo iguales que somos a los hombres. Pero lo peor de todo es que nos lo estamos creyendo, y lo mejor de todo, que el problema de que no seamos capaces de triunfar en ese “supuesto” plano de igualdad, la tenemos nosotras. Toma ya¡¡¡

Así que vamos a ir aclarándonos, porque lo de la igualdad es M E N T I R A. No existe tal igualdad. Para empezar no ganamos lo mismo, a igual trabajo igual salario, no se cumple en el caso de mujeres. Tampoco tenemos las mismas oportunidades que ellos, a nosotras siempre hay algo  que nos resta. Además en muchos casos tenemos que elegir entre subir en nuestra vida profesional y atender a nuestra familia, porque si nosotras no lo hacemos, no lo haría N A D I E, y como no somos unas desaprensivas, no somos capaces de dejar a nuestros hijos sin comer, o solos, por triunfar en nuestro trabajo, ya que E L L O S, no E S T A N para esos menesteres. Cuando por la noche nos sentamos reventadas frente al televisor, en las múltiples tandas y tandas de anuncios, nos hinchamos de ver a mujeres poniendo el friegaplatos, abrillantando los baños, sujetando botes de lejía, cocinando pollos que vienen en bolsas, untándose de mil cremas con el recuerdo perenne de que nos hacemos viejas – y eso debe ser malísimo en el caso de las mujeres- , ingiriendo cualquier tipo de fibra adelgazante, y en otros casos laxante, y ahora por estas fechas – que mira que me deprime- a niñas ( en el futuro serán mujeres) acunando y meciendo muñecas … y en ninguno, o casi ninguno de esos supuestos, aparecen    V A R O N E S.

Y puedo seguir un rato más con otros temas, como por ejemplo las alusiones de los compañeros cuando estas en plena discusión por unos presupuestos, y que cuando ve que le vas ganando por la mano, te suelta eso de “A ver guapa”, o la del otro que le apoya con lo de “¿Cómo dices bonita?”, cosa que a la viceversa nunca sucede, porque si sucede y le dices bonito o guapo a un tio en medio de una reunión, el resto te empiezan a mirar como si fueras un pez. ¿Os habéis parado a pensar porque ellos dicen con naturalidad “mi mujer” y sin embargo tu cuando dices “mi hombre” te miran como si fueras una ordinaria?

Y no voy a hablar de relaciones sexuales porque me enervo… ellos y su poderío, basado en coleccionar mujeres, como si de bibelots se tratara, y a más mujeres, más interesante el tío, vamos casi a la altura de héroe mitológico, y sin embargo, ellas, cuando hacen lo mismo, lo más fino que se les llama es promiscuas, y de ahí para arriba, pasando por golfa, y llegando a puta en la mayor parte de las ocasiones.

Como veis eso de la igualdad es el cuento del siglo. Ni hay igualdad ni nada que se le parezca. Obviamente las leyes y la Constitución, están ahí como uno de esos buenos bargueños que decoran el salón, pero que no sirven para nada pues los cajones hace mucho que ya no se pueden abrir, porque eso de que no habrá discriminación por razón de sexo, etc, etc, es lo mismo que lo de que todos tenemos derecho al trabajo o a una vivienda digna, que hay que ver lo bonito que queda escrito, pero que a la hora de la verdad hay seis millones de personas sin trabajo, y mucha gente sin un techo con el que cobijarse, pues lo mismo sucede, lo mismo, con eso de la igualdad.

Así que deberíamos darnos cuenta de que hay mucho de milonga en todo esto de la igualdad, que hay mucho de aparato publicitario conveniente, y que hay  mucho atrezzo , y mucho uso de esa igualdad supuesta para decorar actos políticos, pero a la hora de la verdad, de momento nada de nada. Así que, más que quejarnos, que ese no es el camino, conviene que como primera medida que nos demos cuenta de lo que pasa, y como segunda, nos pongamos manos a la obra para ir solucionando esta farsa y convertir esas leyes que se suponen que protegen nuestros derechos en realidad social.

Son las once de la noche. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 2 grados.

2 pensamientos en “La Milonga de la Igualdad

  1. Estimada Marta, creías que la igualdad era un sueño y con el tiempo has visto que es una pesadilla. Todo lo que te contaron sobre lo que se podía lograr si te esforzabas se acabó convirtiendo en una pesadilla. Trabajar te hace independiente, te decían. Lo que no te decían era que debías trabajar el doble para conseguir la mitad, que ser una profesional no te eximía de ser una ama de casa, que ganar tu dinero no te daba derecho a usarlo como te diese la gana. Para esto no hacía falta tanta lucha de tantas mujeres, ¿verdad? Menuda trampa la de la igualdad cuando se queda en el papel, ¿verdad? Echa un poco la vista atrás y piensa si era esto lo que imaginabas como igualdad o si era esto lo que querías para ti. Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s