Sostenella y Enmendalla: La ley del aborto no es un juego nos va la vida en ello

Gallardon

Las voces se han hecho escuchar y era de esperar. La maniobra de Gallardón para retener el voto de la derecha más extrema, no ha salido todo lo bien que se previa, porque la mayoría de los barones del PP están, salvo excepciones, bastante centrados, aunque algunos quieran vendernos lo contrario,  y más en este tema tan controvertido del aborto, que como bien sabemos se considera un asunto de conciencia.  Nadie podía esperar que dentro del seno del Partido Popular hubiera habido unanimidad frente a la propuesta de la Ley Gallardón sobre la interrupción del embarazo, aunque algunos desde la oposición quieran vender la imagen de un partido carca y desfasado pegado a las faldas de la iglesia y de los postulados más integristas.

Lo que realmente es increíble, es la postura del Ministro Gallardón. Que haya sido capaz de “parir” ese proyecto de  ley, que al final no contenta a nadie, es grave, pero es más grave aún, que vaya por ahí jactándose de que la ley es progresista, y de que, pese a que ayer Rajoy le insto a que se pusiera de acuerdo con los barones y otros miembros de su partido, siga insistiendo en que no se va a mover ni una coma.

Es incomprensible que este proyecto de ley haya salido con tanta premura, con tanta torpeza,  y por ello, por ese atropello, haya creado un problema interno dentro de la propia dirección del partido, haya creado, también, un problema dentro de su propio electorado, y le haya dado una baza a la oposición que, por cierto anda bastante escasa de manos para jugar. Tampoco se entiende porque no se ha  esperado a la decisión del Constitucional sobre el aborto, antes de reformar la ley ¿Para qué se presenta el tema en el Tribunal Constitucional si luego no se espera su dictamen?

Me temo que el Ministro Gallardón se ha quedado sin anteproyecto, y sobre todo desde hoy, va a tener que repensarse en qué consiste su papel de ministro, que dista mucho de presentar un borrador de una ley, con el ánimo dictatorial de que ni siquiera se va a modificar en el Parlamento. ¿Quien es un ministro para sujetarle la mano a las cámaras que es donde reside la voluntad popular? También la de su partido, ministro, también la de su partido.

Un partido político no es una secta, donde todos siguen al líder aunque decida arrojarse al abismo, un partido político es un espacio vivo de opinión y de decisión basada en los diferentes criterios, y donde todos deben ser escuchados, sobre todo porque cada uno de esos líderes, de esos barones, y sobre todo de los parlamentarios no son voces aisladas y únicas basadas en sus propios juicios. No, cada uno de ellos representa a sus electores, por eso están allí o por eso suponemos que están allí.

Y desde luego también está de más que la Señora Villalobos o la Señora Valenciano, desde la oposición, requiera el voto en conciencia de cada diputado. Si ambas tuvieran una buena educación democrática sabrían, es más estarían convencidas, que un diputado, en el que yo y muchos ciudadanos depositamos nuestra confianza, deben siempre votar, esta o cualquier ley en conciencia. A estas alturas, ambas deberían saber que los ciudadanos y ciudadanas de este país estamos muy, pero que muy alejados de eso que llaman “el pensamiento único”, y que la diversidad de opinión sobre el tema del aborto o cualquier otro, que se lleve al Parlamento es un requisito imprescindible para la buena práctica democrática.

En cualquier caso también hay otro punto que me ha llamado mucho la atención, y es que, mientras en el Partido Popular se ha abierto, aunque tímidamente el dialogo sobre el tema en cuestión, en el PSOE, escucho un silencio atronador, lleno de unanimidades contra  este proyecto de ley, y eso desde luego como ciudadana me escama, porque me imagino, o supongo, que dentro del PSOE habrá más de una postura… o tal vez ¿estemos asistiendo al tan consabido fenómeno de  “la paja en el ojo ajeno y la viga en el propio”?

Son las diez de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 8 grados. Sostenella y Enmendalla: la ley del aborto no es un juego, nos va la vida en ello.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s