#MujeresXelcorazon y yo añado… por la maternidad

ReinaDeEspaña

Vuelvo de la presentación de la campaña  #MujeresXelcorazon en la  Comunidad de Madrid, una guía práctica para la salud cardiovascular de la mujer www.mujeresporelcorazon.org

La iniciativa tiene como fin informar y concienciar a las mujeres sobre la importancia de tener un corazón sano. Es la primera campaña que se realiza en España con estas características, una iniciativa en la que convergen la rigurosidad del contenido con una forma de presentación ágil y didáctica a través de la Guía del Corazón, un vídeo y una Web. Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de fallecimiento entre las mujeres españolas, en 2012, 43.000 españolas murieron por esta causa. El Gobierno de Madrid -con la colaboración del cardiólogo Príncipe de Asturias, Dr. Fuster, y otros profesionales y entidades- han presentado esta iniciativa diseñada de tal forma que llegue al número máximo posible de mujeres. Ignacio Gónzalez, Presidente de la comunidad de Madrid se ha dirigido a los asistentes explicando que este proyecto desarrolla un completo Programa de Hábitos Saludables que fomentan el cuidado de la salud entre las mujeres, con iniciativas como Viva mi Talla, ¡Salud a la mesa! y Enforma.

El acto ha sido presidido por la Reina de España, Doña Letizia que ha animado a las mujeres a seguir los consejos de esta guía, y una vez terminado el acto ha tomado un café con los que nos encontrábamos en la Casa de Correos de la Comunidad de Madrid.

No me ha sorprendido, que en la breve conversación que he mantenido con ella, la Reina  Doña Letizia estuviera al tanto, por ejemplo del discurso que pronuncio Emma Watson en la sede central de la Organización de Naciones Unidas en Nueva York, y de la iniciativa #HeForShe , una campaña cuyo objetivo es buscar la igualdad de género mediante la educación de los hombres y niños para que sean ellos los promotores del cambio

“Mientras más hablo del feminismo, más caigo en cuenta de que luchar por los derechos de las mujeres es para muchos sinónimo de odiar a los hombres. Y si de algo estoy segura es de que esto tiene que terminar” ( Emma Watson)

No en vano la Reina de España ha reivindicado en numerosas ocasiones la igualdad entre hombres y mujeres, apoyando siempre desde la concordia la causa de las mujeres de este país, que nos esforzamos, cada día, en que desaparezcan situaciones y estereotipos, que nos apartan de muchos ámbitos o que nos relegan a un segundo plano.

Situaciones y debates, como al que estamos asistiendo desde hace unos días, en el que se pone en entredicho la capacidad de las mujeres de ser madres y a la vez poder desarrollar nuestro trabajo – quien me iba a decir a mí, que a estas alturas del partido, aun estuviéramos así-.

Un debate por cierto pervertido desde su comienzo pues se apoya en una premisa falaz, errónea, equivocada, partiendo de la edad fértil de la mujer – entre los 25 y 45 años- y contemplando este periodo de tiempo como un espacio donde el hecho de tener un hijo y tener un trabajo son incompatibles, y con esto hago referencia a las declaraciones de Mónica de Oriol y también a la propuesta de Facebook y Apple sobre la congelación de óvulos

Me parece increíble, tener que escribir estas líneas y dejar claro que los hijos se tienen entre dos, que hay padre y madre, y que ambos tienen la responsabilidad, no solo de traerlos al mundo, sino de educarlos, sacarlos adelante, y darles todo aquello que necesitan para ponerlos en el carril de la sociedad, que no solo se cuantifica en dinero, sino en algo más importante y vital, que es tiempo y cariño.  Y específicamente en el caso de las mujeres, que soportan el hecho físico de gestarlos, parirlos y amamantarlos, y que hasta ahora es un hecho que solamente podemos hacer las mujeres, la sociedad tiene la obligación primordial de amparar con las leyes que sean necesarias y suficientes, para que las mujeres, nosotras,  podamos seguir teniendo los hijos y a la vez mantener nuestros empleos.

Ser madre no puede ser una carga, un castigo, porque los niños y las niñas no nacen por esporas, ni se crían en la sabana correteando solos hasta que son capaces de cazar su comida.  Ajustar la natalidad a una decisión empresarial o económica, y cargarla sobre los hombros de las mujeres es un gravísimo error, una injusticia y sobre todo un rasgo de inhumanidad que nos rebaja.

Es la una y media de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 18 grados.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s