Algo va mal

La he pillado bailando en mitad de la cocina. Giraba y giraba como una pequeña peonza de colores embutida en un chándal “de faena”,  así lo llama ella.

Pero ¿Qué haces Yelena?

– Bailo

– ¿Te gusta bailar?

Me encanta. No hay nada que me guste más, bueno también me gusta hablar muchome ha contestado mientras seguía dando saltitos.

– ¿Vas a bailar los fines de semana?su cara se ha ensombrecido de pronto y entonces, se ha parado en seco.

No, no voy a bailar los fines de semana, solo bailo en su cocina. A mi marido no le gusta nada que baile, ni que hable con los vecinos.

He salido de casa, y mientras bajaba las escaleras aun podía escuchar la música. Su salón de baile es mi cocina. La vida es una puta mierda, y la verdad es que no sé si estoy perdiendo el tiempo clamando en el desierto. Algo va mal, algo va rematadamente mal y yo ya no sé cómo pararlo

Son las ocho y media de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 8 grados

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s