No me gusta Villarejo

Personalmente, Villarejo, me da miedo. Tiene todas las características de la vieja escuela de la policía, y me impresiona, además, que un diario como El Mundo haya confiado plenamente en él, aunque no sería la primera vez que este periódico pasa de ser un medio de comunicación a un instrumento.

Desde luego, visto lo visto, todo apunta a que detrás de Villarejo hay alguien o algo más. Un comisario con este historial obviamente no actúa por su cuenta. Todos recordamos la participación que tuvo este policía en el Informe Veritas, cuyo último fin era desacreditar al Juez Baltasar Garzón. El informe, os refresco la memoria, ponía de manifestó que el Juez Garzón “tenía relaciones con miembros de organizaciones de narcotraficantes y había participado en orgías con mujeres”. Villarejo y su equipo, también, para este informe, investigaron la vida privada de algunos empresarios, de políticos del Partido Popular y también de periodistas. Al final el informe no dio el resultado previsto, y Belloch, entonces Ministro de Justicia, destituyo al comisario.

Desde entonces Villarejo ha trabajado, digamos por su cuenta, pero siempre para alguien que le ha hecho “los encargos”. El Comisario, por cierto, tiene hasta una página web, además de algunas empresas  – desconozco como se han montado dichas empresas – con la que se ayuda en “estos encargos”

Su nombre también ha estado vinculado al caso Gao Ping, donde, en el informe policial aparece, entre la lista de policías que tenían  relaciones poco claras con el empresario chino.

También aparece el nombre de Villarejo en el Caso del Pequeño Nicolás: Nicolás Gómez cita al comisario y cuenta que Javier de la Rosa le dijo que Villarejo le debía 200.000 euros. Javier de la Rosa era uno de los empresarios investigados por él, en el informe Veritas.

Ahora Villarejo vuelve a materializarse hablando del tan traído y llevado caso del ático de Marbella de Ignacio González, y desde luego con estos antecedentes, es muy, pero que muy probable que esto sea un nuevo “encargo”.

Gente como Villarejo hacen flaco favor a las fuerzas de seguridad del estado, y en especial a la policía. Este tipo de individuos propios de novela negra deberían estar muy alejados, para empezar de la policía, y desde luego de los ciudadanos, que por cierto somos los que le pagamos un sueldo para que trabaje en nuestra protección y no haciendo “encargos” para manejar los resortes del poder y hacer que caiga o suba un político.

Villarejo ha presentado denuncia en el TSJM, pero como a todos estos se les ve el plumero de lejos,  entre los fundamentos de la denuncia está que “se siente gravemente ofendido porque a los hechos se les ha dado una amplísima difusión”, ya que González dio una rueda de prensa de la que se han hecho eco todos los medios. No le gustan los micrófonos, ni las cámaras al comisario, no le gusta que se cuenten las cosas en la prensa, y no me extraña, el un personaje oscuro y oscurantista, prefiere las reuniones secretas en cafeterías, el cambio de cromos, la presión entre palabras, los intercambios de miradas con un “esto es lo que hay, vete preparando”, la filtración del bulo… Villarejo siempre ha sido “la pasma bajo sospecha” y aun me vienen a la cabeza tíos como este, con la gabardina y el cigarro, que no hace muchos años hacían estas y cosas peores. No me gusta Villarejo

Son las diez y media de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 12 grados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s