Cuidado con lo que callas #Silencios

En muchas ocasiones callamos por prudencia  -asi nos convencemos a nosotros mismos-, otras veces, porque no decirlo por miedo, pero todo eso que no escribimos o no pronunciamos, en definitiva no contamos, produce la peor de las consecuencias: el silencio

Esos silencios, sujetos a nuestra voluntad de no hacerlo público, siempre son silencios cómplices, y esa complicidad nos hace peores, nos convierte en sus esclavos, nos atrapa en una trampa muda, en definitiva nos envilece, y aquellos a los que tapamos con esos velos de mutismo, nos miran complacientes y conjugan los versos del poeta con las peores intenciones: Me gustas cuando callas porque estás como ausente.

Casi que me atrevo a decir: Cuidado con lo que callas

Son las seis de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 9 grados

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s