No estamos en Venezuela #MinistroCatala

No se puede debatir sobre lo que no es debatible. Tal vez esta idea parece una obviedad, pero no lo es.

Ayer el #MinistroCatala se arrancó por peteneras, como dicen en Cádiz, para dejar caer, como quien no quiere la cosa, que eso de publicar lo que a un periodista le cuenta, generalmente un funcionario o un político sobre una investigación judicial, podría tener un castigo.

A estas alturas del partido, tal vez, Catalá, a la par ingenuo e imprudente, debería ya saber que solamente el hecho de plantear ese debate, ya en sí, constituye un ataque a la libertad de información,  y un coqueteo, inquietante, con ese viejo fantasma del pasado llamado censura.

No obstante para tranquilidad del Ministro, y aunque supongo que ya conoce el contenido, le diré que en España el Código Penal, ya se ocupa de perseguir a aquellos funcionarios que revelen información que esté bajo secreto sumarial, y también a aquellos que difundan el contenido de esas filtraciones (art. 197).

Claro que esto es potestad de los jueces, y la pretensión de Catalá, de hurtar a la justicia y dejar en manos de la administración la posibilidad de sancionar al mensajero no entra dentro del marco constitucional. Entre los derechos fundamentales que tenemos los ciudadanos recogidos en la Constitución se encuentra, el derecho a la información.

La verdad, es que, no sé qué hago yo, a primera hora de la mañana, recordándole a un ministro de Justicia, el contendido del Código Penal Español, y también los artículos de la Constitución, claro que si en esa tesitura estamos, es que no es que hayamos ya perdido los papeles, es que estamos cayendo en picado a una sima donde por supuesto el estado de derecho ni está, ni se le espera.

El miedo, el pánico es una angustia innecesaria, y solo genera estupidez, torpezas, desatinos e incongruencias, en definitiva, problemas y más problemas. No estamos en Venezuela, Ministro

Son las ocho de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 12 grados.

2 pensamientos en “No estamos en Venezuela #MinistroCatala

  1. La democracia no va en el voto. Con Franco también se votaban cosas. La democracia se ejerce en las sagradas libertades de circulación, reunión, expresión, etcétera, en cuyo lote va la libertad de prensa. Sabemos si hay o no democracia por los periódicos impresos y televisados, sobre todo cuando llevan la contraria al gobierno. El Boletín Oficial del Estado, al que no han multado nunca, parece el modelo de prensa del ministro, tentado de sancionar a los que publiquen verdades filtradas. Como la tentación es escandalosa y todavía hay periodistas indóciles, se ha liado gorda. Pero Catalá se ha rajado y, para disimular, aduce que solo pretendía un debate. Suponemos que el Ministerio de Justicia, desgallardonizado y reluciente, va a convertirse en un Club Siglo XXI con adornos de la Real Fábrica de Tapices.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s