Mujeres y Transformación

Que bueno eso lo de transformarse… es la vida… cambiar, adaptarse, mejorar, innovar, progresar, todas estas palabras están sujetas por la transformación… Y nada mejor que una visión de mujeres y desde mujeres para hablar de ello.

Pensaran que soy una fatua, que porque la mujer está más capacitada para hablar de transformación que el hombre, pues bien, tal vez, porque llevamos muchos, muchos años, que digo años, siglos transformándonos a nosotras mismas con sociedades que nos cambiaban el disco cada pocos años.

No me voy a remontar a los fenicios, porque ni soy historiadora, ni tengo vocación de ello, pero si les hablare de la tremenda transformación que han llevado las mujeres de este país en los últimos 50 años.

Las mujeres que andan entre los 50 y 60 años, han vivido un verdadero torbellino de cambios en su vidas. Nacieron para ser esposas y amas de casa, a los pocos años, ya tenían que tener estudios y seguir siendo esposas y amas de casa, después llego la transición y  pudimos entrar en el mundo laboral, eso sí sin soltar lo de madre y esposa, luego llego el divorcio, fuimos trabajadoras a tiempo completo, madres, esposas y ex exposas… y luego llego la saturación de tanta maternidad sin paternidad, la hartura de las mujeres, el cansancio y la rebeldía, a situaciones con muchos deberes y pocos derechos,  y empezó, lo que algún amigo mío machista, si, porque todas tenemos amigos machistas, le llamo el acabose, la hecatombe… y entonces nos transformamos en mujeres que exigían compartir la responsabilidad de los hijos, de la familia, que estábamos en el mundo laboral y profesional pero no solo como peones, queríamos y queremos ser también reinas del tablero, pero sin un rey por encima, queremos dirigir, organizar, y algo tan sencillo como tener los mismos derechos que ellos, ya que de momento tenemos mas deberes.

No me digan que eso no es una transformación, así que mas que le pese a alguno, claro que sabemos de transformación, y claro que vamos a ponerla en marcha y llevarla a cabo. Vive Dios que he de verla, me va la vida en ello.

Son las once de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 25 grados. Mujeres y Transformación

Anuncios