Ellos llevan a l@s niñ@s al parque, nosotras nos ocupamos de todo lo demás : Maternidad y trayectoria profesional

El estudio “Maternidad y Trayectoria profesional” realizado por  del IESE Business School y Laboratorios Ordesa, con  8.474 encuestas a personas de entre 25 y 45 años y  de las que 7.804 son mujeres y 670 hombres detecta una vez más que las mujeres siguen liderando las labores del hogar aunque trabajen a jornada completa. Según este estudio nos seguimos ocupando mayoritariamente de  limpieza, comidas y cuidado de los hijos.

Con datos como estos:  el 96 % de las mujeres viste siempre o casi siempre a sus hijos, frente a un 67 % de los hombres en la misma situación laboral, y respecto a las comidas,  el 84 % de las mujeres  se ocupan de ellas frente al  54 % de los hombres.

En cuanto al cuidado de la casa y las labores del hogar el 92% de las mujeres a jornada completa lavan siempre la ropa, frente al 22% de los hombres; limpian, el 73 % de las mujeres, frente al 28% de hombres, y planchan, el 46 %, frente al 10 %.

Las mujeres en esta situación piensan que su pareja tiene una situación ventajosa en el hogar, concretamente piensan así 6 de cada 10, y también piensan que los hombres que dedican tiempo a la familia lo hacen a las actividades más divertidas que se pueden hacer con los hijos como jugar, salir al parque o leer, mientras a las mujeres le toca la parte más aburrida.

Este estudio también detecta que a mayor nivel educativa los hombres se implican mas en el cuidado del hogar y la familia , con lo que está claro que la educación es un tema que ayuda mucho a conseguir mayores niveles de igualdad entre hombres y mujeres.

En este estudio también se ve claramente que el número de hijos que tienen las parejas españolas está en la media de 1,32, el número de hijos esperados es de 1,69 y el número de hijos deseados es de 2,52.

Y en cuanto a la promoción en la empresa, otro de los temas sobre igualdad entre hombres y mujeres que toca este estudio, el 35 % de la mujeres cree que solo llegara a los niveles más altos de su empresa si renuncia a temas propios del ámbito familiar, como tener menos hijos, dedicar menos tiempo a los hijos, incluso el 28 % – dato alarmante – entienden que para llegar a la top de la empresa deberían renunciar a ser madres.

El estudio del IESE, que es bastante completo por cierto también hace hincapié en que en los procesos de selección para un puesto de trabajo a casi la mitad de las mujeres entrevistadas se le ha preguntado en algún momento si tienen o desean tener hijos o mas hijo en el caso de tenerlos y que el 46 por ciento de las mujeres admiten que han tenido que trabajar mucho más duro que los varones para demostrar su talento y su valía

En el tema de los horarios el 92 % de las mujeres cree están desajustados el calendario escolar y laboral y el 77,5 % que el tiempo para comer es demasiado extenso y tardío.

Además no creen que las políticas de conciliación de las empresas sean medidas suficientes para acabar con la desigualdad y el 91 por ciento muestran como principales barreras organizativas la falta de flexibilidad y el 85,6 % una cultura de empresa muy poco sensible con la maternidad y la paternidad.

Las mujeres que eligen una jornada parcial, un 76 % responde que es precisamente para hacer compatible trabajo y cuidado de hijos y solo el 14 % se acoge por no haber encontrado un trabajo a tiempo completo. En el caso de los hombres, las razones y los porcentajes son similares.

Como ven los datos no mienten, son alarmantes, preocupantes y no solo van contra las mujeres, van contra la sociedad en pleno que no es capaz de promover acciones claras y suficientes para que se pueda formar una familia y triunfar en la profesión. Con estos mimbres seguimos sin hacer el cesto, que digo el cesto, lo que estamos haciendo es un buen roto a las generaciones futuras. Piensen en esto esta semana

Son las dos de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 23 grados.

Anuncios

Barrios Prohibidos Para Mujeres

Saben una cosa

Si yo les hablara de barrios donde hay restricciones en la vestimenta, donde hay discriminación de las mujeres, o donde hay comercios solo para hombres, ustedes estarían pensando que estoy hablando de algún país árabe. Pues no es así. Esto es una realidad que se vive día a día en muchos barrios de la periferia de París.

Si allí, la ciudad del amor, de la luz, de la Torre Iffield, alli existen grupos de musulmanes radicales que, prácticamente han tomado las calles de esos barrios, y advierten a los vecinos que hay prácticas que no van a permitir, y desde luego esto está pasando mientras las autoridades francesas no hacen nada por impedirlo, miran para otro lado, porque esto está denunciado por organizaciones de mujeres como la Brigada de las Madres.

En estos barrios como el bulevar de la Chapelle, en los cafés, en las tiendas, en la misma calle hay algo que llama mucho la atención: apenas si hay mujeres. Las mujeres tienen prohibida de una manera tácita el acceso a esos establecimientos,  y si lo hacen, su presencia incomoda a muchos musulmanes radicales, que manifiestan claramente que no deberían estar ahí, con reproches, insultos e intimidaciones. Hace unas semanas, casi 20.000 mujeres que viven o trabajan en el bulevar de la Chapelle denunciaron situaciones de acoso y también insultos cuando paseaban por la calle. Como curiosidad les contaré también, que en los bares del Bulevar de la Chapelle hace años que no se sirve alcohol a los clientes.

En un video grabado con cámara oculta por la organización Brigada de las Madres, que pueden ustedes ver en you tube,  podemos ver y escuchar comentarios como este: “Esto no es París. Aquí tenemos una mentalidad diferente y seguimos las enseñanzas del islam” Cuando una de las activistas le pregunta si no estaría mejor viviendo en Arabia Saudí, el musulmán responde: “Francia es un paraíso para nosotros”.

Catorce imanes a sueldo de Riad ejercen en las mezquitas más importantes de Francia y adoctrinan acerca de la yihad, el sometimiento de las mujeres, la necesidad de castigar a los homosexuales y la expansión del islamismo a nivel mundial. Y mientras las mujeres de París, educadas en la libertad, la igualdad y la fraternidad ven con sorpresa, angustia y preocupación cómo desde un tiempo a esta parte, en esos barrios de la periferia de París, tienen que usar rutas alternativas o caminar con la mirada baja mientras aguantan los insultos de aquellos que han tomado la calle : los musulmanes radicales.

Amén de los últimos atentados que verdaderamente nos horrorizan, hay una realidad que está pasando inadvertida y que focaliza su violencia contra las mujeres no solo en París, sino también en otros países de occidente. Tal vez sería hora de reaccionar como mujeres y sobre todo como seres humanos porque no  queremos volver al Medioevo, en esto y en todo lo demás. Piensen en ello esta semana.

Es la una de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 33 grados. Barrios prohibidos para mujeres