Vamos a dejarles espacio… que nos conviene 

Saben una cosa

Parece que las mujeres tenemos tendencia a pensar en todo de continuo, a  meter todo lo que nos rodea en nuestra cabeza para así que nuestra casa y nuestra familia funcione. Un hecho al que yo tampoco puedo muchas veces escaparme. En cantidad de ocasiones me he sorprendido pensando en mitad de una reunión de trabajo si habrá pan para la cena, si he llamado el fontanero, si mis hijos habían hecho los deberes, si había pedido cita para el medio o si había hecho una transferencia para pagar un viaje de vacaciones. Si, porque las cosas hay que pensarlas primero antes de hacerlas.

Bien pues todo esto supongo que también le ha sucedido a Emma, una ilustradora, que ha publicado un cómic que en poco tiempo se ha convertido en un hecho viral en las redes sociales, y que con el denuncia que las mujeres tenemos esa tendencia a pensar en todo, porque nuestras parejas hacen lo que vulgarmente se llama pasar del tema, y lo han hecho tantas veces a lo largo de nuestra convivencia, que eso de pensarlo todo ya nos sale casi sin quererlo.

Esto no es nuevo y está descrito por sociólogos. Susan Walzer ya lo publicaba en un estudio titulado Thinking about the baby, donde se pone de manifiesto que las mujeres tienden a organizar y preocuparse por los asuntos domésticos mucho mas que los hombres. El caso es que las mujeres vivimos marcadas por esos pensamientos continuados sea cual sea la etapa de nuestra vida, porque esto pasa cuando vivimos en pareja, cuando tenemos novio, cuando somos madres y cuando no lo somos, y aunque el fenómeno se percibe de una manera distinta en cada etapa de nuestra vida, esa manía, vamos a llámalo así, esta ahí

Precisamente esta ilustradora Emma describe en su comic como las madres que acaban de tener un hijo quedan atrapadas mentalmente por el hijo, y tanto durante la baja maternal – que suele coger ella – como cuando vuelve al trabajo, empieza a generar dinamicas distintas que las del hombre, que obviamente que incluyen a ese hijo, mientras, como digo el hombre vuelve al trabajo, haciendo exactamente lo mismo que hacia antes de que naciera el bebe.

Asi que esto hay que ir solucionando, y en parte la solucion esta en nosotras mismas. Tenemos que dejar de pensar en todo continuamente y dejar de organizarlo todo, porque la pasividad del otro lado, seguro que se acaba cuando se les deja que ellos empiecen a ser pensantes y no solo meros ejecutantes. Hay que dejar espacio al otro, aunque las cosas no se hagan de la misma manera que creemos nosotras que deben ser hechas… hay muchas maneras de hacer una cama, o de ir a la compra, aunque también hay que decir que  solo hay una manera de sacar la basura y es sacándola…

Eso de estar pensándolo todo no es un rasgo femenino como dicen por ahí algunos machistas, de eso nada, es un deje que hemos adquirido a fuerza de tener que ocuparnos de todo lo del hogar, así que como no va pegado a nuestra piel de mujer, es fácil de desprender, vamos de dejarlo, y empezar a que cada quien en la familia gestione su tareas, y las tareas comunes se planifiquen y se adjudiquen en voz alta entre los dos. Eso que tan bien se da en la empresa, en el trabajo en equipo entre iguales, vamos a llevarlo al ámbito domestico. Porque en la casa no hay jefe, son dos iguales llevando adelante un proyecto entre iguales. Piensen en esto esta semana

Es la una de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura es de 36 grados. Vamos a dejarles espacio… que nos conviene

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s