Menos Patria y Más Concordia

Estamos ahítos de patriotas. Los tenemos de todo tipo: patriotas de la economía, patriotas de la empresa, patriotas de territorios y de barrios, patriotas de marcas, patriotas de tumbas y hasta patriotas de bolsos, como me dijo hace unos días una amiga: “mi patria es mi bolso” – increíble, pero cierto. Una ya no da abasto para tanta exaltación y tanto fanatismo. Se nos ha abierto el tarro de las esencias del patriotismo, se ha esparcido a los cuatro vientos y ahora no sabemos cómo cerrarlo. 

Desde luego siempre he sospechado de aquellos que sacan la bandera, incluida la pirata, para hacer de su capa un sayo y convencernos de que vienen a salvarnos de los malos, de los “otros”, incluso de nosotros mismos. Ellos los patriotas de todo saben perfectamente lo que es bueno o malo para mí, lo que me conviene, lo que tengo que hacer y no hacer, con quien tengo que estar en cada momento, quien puede acercase a mí, a quien tengo que alejar, lo que debo comer y no comer, con quien debo hablar, para que sirven mis impuestos, mi puesto en la empresa, mi negocio, en definitiva mi vida, y todo esto supuestamente por mi bien.  

La verdad es que, hasta hace bien poco, los salvapatrias me daban risa, me parecían unos tipos anacrónicos que, a base de diatribas y discursos grandilocuentes, querían imponer su santa voluntad a base de que yo perdiera la mía. Eran pocos y la sociedad apenas si les hacía demasiado caso, pero lo cierto es que las cosas están cambiando y estos próceres, parece que últimamente se multiplican como las esporas, y lo peor es que cada vez hay más gente que los escucha, y lo que es todavía peor, les cree. No sé si tanta maquina y tanto algoritmo nos está volviendo tontos, no sé si es que no nos alimentamos bien, que tenemos demasiado estrés o que se yo lo que está pasando para que estemos prestando una atención dilecta a estos individuos e individuas que poco a poco se van haciendo con “el patio”. 

Me da la náusea con tanta bandera de unos y otros para arriba y para abajo, cuando sabemos que las banderas tienen mástiles y que la historia nos demuestra que los utilizamos con frecuencia para arrearnos una y otra vez. No en vano en Europa nos hemos dado de banderazos varias veces a través de los siglos con unas consecuencias nefastas. Ahora, y no hace falta que de nombres, pues seguro que ustedes leen la prensa todos los días, hemos vuelto a eso de “mi patria, mi bandera”, una frase que queda muy mona como eslogan en cualquier caso, pero que apenas tiene significado, una frase que en vez de sacar lo mejor de cada uno, nos vuelve agresivos, incívicos, brutales y violentos, véase el caso de Cataluña, del Reino Unido, o de los fascismos de nueva generación esparcidos por España y Europa, que con racionalidad cero, andan haciendo un desaguisado detrás de otro. 

Háganme el favor de pensar que hay detrás de todo ese patriotismo coyuntural que nos invade. Háganme el favor de pararse unos minutos para darle una vueltecita a todo ese discurso vacío que nos impulsa al sin sentido más absurdo. Háganme el favor de pensar que les reporta todo ese patriotismo de attrezzo que nos convoca a los actos más violentos y deleznables. Háganme el favor de pensar si verdaderamente eso de la patria, que ahora se usa con una frivolidad de tamaño natural, les reporta algún beneficio o alguna satisfacción, que no sea la de dar suelta a la adrenalina durante un rato. 

Ni las pensiones, ni la desigualdad, ni el empleo, ni la sanidad, ni la educación, ni otros problemas de urgencia y perentorios para los españoles, se solucionan a base de eso que llaman patriotismo, y que de derecha a izquierda ahora todos usan como el comodín del público para distraernos, y desde luego, como fin último para someternos. Abran los ojos cuanto antes, fuera a ser que después de una borrachera patriótica de esas con la que nos embriagan, nos encontremos que hemos perdido toda la libertad de la que hemos gozado en los últimos años, y nos encontremos en manos de “un patriota” cuya patria sea la suya particular, para sus intereses particulares, y para sus intenciones personales. No digan que no les he avisado. Así que menos patria y mas gobierno, menos patria y más soluciones, menos patria y más gestión, y desde luego, menos patria y más concordia, que ha costado mucho llegar hasta aquí para que venga ahora un tipo envuelto en una bandera a tirarlo todo por la borda. ¡Vamos, faltaría más!   

Son las doce de la noche. Llueve en Madrid y la temperatura exterior es de 12 grados. Menos Patria y Mas concordia.  

Las Mujeres del Apolo 11 #Apollo11 #Apollo50 #MoonLanding

Ninguna mujer ha puesto su pie en la luna… todavía, pero todo se andará o se pisará, en breve. La NASA afirma que para el año 2024 enviará a una mujer al satélite de la tierra.

El próximo 21 de Julio se cumplen 50 años desde que Neil Alden Armstrong en la misión del Apolo XI pisara por primera vez la luna, un viaje histórico que no solo fue cosa de hombres.

Katherine Johnson, fue una de esas mujeres. Trabajaba en la NASA como matemática, y fue la responsable de llevar a cabo los cálculos para sincronizar el módulo de aterrizaje – el Eagle – con el módulo de mando – el Columbia-. Esos cálculos, tan precisos, llevaron a que el Apolo 11 consumara su misión. Seguramente si han visto la película Figuras Ocultas recordaran como Katherine Johnson fue la autora de los cálculos que llevaron a John Glenn a ser el primer norteamericano que hiciera un viaje alrededor de la órbita terrestre.

Pero hubo más mujeres tras el Apolo 11: Margaret Hamilton, la diseñadora del software que hizo posible que el modulo lunar tocara la superficie de la luna. Era matemática y estudiante de informática, por entonces, pero por cuenta propia, ya que en 1969 la informática no era una disciplina que se pudiera estudiar en ninguna universidad. Margaret tenía treinta y dos años cuando desarrolló el software del Apolo 11, realizando un trabajo minucioso y preciso, generando montones de simulaciones con todas las situaciones que ellas pensó que podían suceder en el alunizaje. Ese rigor salvo a la misión lunar del fracaso. Un error en el interruptor del radar sucedió justo tres minutos antes de que el Eagle se posara sobre la faz de la luna, un torrente de datos bloqueo el ordenador, pero Margaret Hamilton ya había previsto una situación como esta, elimino los datos superfluos y la nave se posó sin más problemas sobre nuestro satélite. Sepan ustedes que cuando mencionan una y otra vez el termino ingeniera de software, se lo deben a esta mujer que fue quien además de posibilitar la llegada del hombre a la luna, creo este término, que hasta entonces no existía.

Con gran sentido del humor cuenta como se enrolo en la misión: “Vi un anuncio del MIT en el periódico que pedía ingenieros de sistemas y software para enviar hombres a la Luna. Y pensé que era una buena idea enviar a unos cuantos que conocía bien lejos”.

Como en otros muchos casos el trabajo de las mujeres no se ha tenido en cuenta o se ha olvidado. También, en la llegada del hombre a la luna. Ahora cuando se cumplen los 50 años de esta aventura, no estaría nada mal, rehabilitar su sitio en la misión, y dejar claro que ellas… también estuvieron allí.

Son las doce del mediodía. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 28 grados. Las Mujeres del Apolo 11

La estrategia Trump contra los derechos de las mujeres #LeyAntiabortoAlabama

El Senado de Alabama aprobaba esta semana una ley anti aborto, que prohíbe practicarlo incluso en casos de violación o incesto. Algo que resulta realmente inaudito pero que desde luego tiene todo un rosario de intenciones ocultas.

Lo más probable es que esta ley no se puede poner en marcha tras su aprobación, ya que el Tribunal Supremo de los Estados Unidos ha legislado previamente en contra, y es de orden superior. Pero este ataque a los derechos de las mujeres pretende modificar las leyes en los Estados Unidos en materia de interrupción del embarazo a través de una sibilina estrategia.

Curiosamente y de una manera casi simultánea, los estados más conservadores de Estados Unidos están aprobando leyes antiaborto, con el fin de que estas sean recurridas y llevadas al Supremo, obligando así, a que este tribunal se pronuncie, con la esperanza de cambiar y revertir su decisión de 1973 por la cual el aborto fue legal en todo el país.

En el caso de Alabama han sido los representantes republicanos, todos hombres y blancos, los que han aprobado esta ley, con penas de hasta un siglo de prisión para los médicos que lleven a cabo prácticas abortivas y sin considerar siquiera los casos de abortos por incesto o violación.

Pero no ha sido solo en Alabama donde se ha dado un hecho como este. En Georgia, otro estado del sur, ya se ha firmado la ley de latido del corazón con un contenido similar al de Alabama. Y otros cinco estados más han legislado medidas que también prohíben el aborto: Kentucky, Dakota del Norte, Iowa, Ohio y Missisipi, a los que se suman los estados conservadores de Florida y Texas, con leyes similares.

Ninguna de estas leyes va a poder ser implementadas, todas han sido recurridas y llevadas a los tribunales, pero eso exactamente es lo que esperan los conservadores. Su deseo es que lleguen a la corte suprema de los Estados Unidos, y lo haga justo en la campaña electoral de 2020 en la que Trump ira a la reelección. Además, con los cambios que Trump ha ido haciendo en el Tribunal Supremo, designando dos jueces conservadores, ahora la mayoría conservadora en el Supremo está asegurada.

Como ven este ataque a los derechos de las mujeres esta tremendamente orquestado y diseñado, y deja no solo el mensaje de que los cuerpos de las mujeres no les pertenecen, que están al servicio del hombre, que incluso, como en los casos de violación, deja claro que la culpa de la violación siempre es de la mujer que la sufre y no del agresor.

Que un país democrático como los Estados Unidos este legislando en pleno siglo XXI contra los derechos de las mujeres y restringiendo, o pretendiendo restringir, su libertad de elección es muy delator de la situación machista que se extiende como mancha de aceite por el planeta.

Desde luego si se materializa el retroceso en los derechos reproductivos de las mujeres en los Estados Unidos no les quepa duda que habremos dado un paso atrás, y estaremos empezando a descender hacia el pozo de la desigualdad y la discriminación, del que estábamos empezando a salir.

Son las diez de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 14 grados. La estrategia Trump contra los derechos de las mujeres  #LeyAntiabortoAlabama

 

El cuento de la criada es una realidad #Birmania #Mujeres #Esclavas

Acabo de terminar de leer el informe ‘Danos un hijo y te dejaremos ir”: el tráfico de ‘novias’ de Kachin desde Birmania a China”, en el que se documenta cómo los traficantes venden a mujeres y niñas de los estados del norte de Birmania, Kachin y Shan para ser esclavas en China.

Algunas supervivientes de este comercio de esclavas del siglo XXI nos explican que personas de confianza, incluso miembros de su propia familia, les prometieron empleos en China, pero que en su lugar las vendieron por el equivalente a entre US$3.000 y US$13.000 a familias chinas. En China, por lo general, eran encerradas en una habitación donde las violaban una y otra vez  para que se quedasen embarazadas.

Heather Barr, codirectora en funciones del departamento de derechos de la mujer en Human Rights Watch y autora del informe nos cuenta que en “Birmania y las autoridades chinas hacen la vista gorda mientras que traficantes sin escrúpulos están vendiendo a mujeres y niñas Kachin destinadas al cautiverio y abusos indescriptibles”.

También nos cuenta en este informe que “La escasez de medios de vida y garantías para los derechos fundamentales han convertido a estas mujeres en una presa fácil para los traficantes, que tienen pocas razones para temer a las autoridades en ambos lados de la frontera”.

El informe está basado principalmente en entrevistas con 37 mujeres que pudieron salir  de esta trata, así como con 3 familias de víctimas, funcionarios del gobierno de Birmania y la policía, así como miembros de grupos locales, entre otros.

En el informe podemos leer el testimonio de Una mujer Kachin que había sido traficada a los 16 años por su cuñada y cuenta como la familia la llevó a una habitación. “En esa habitación la ataron de nuevo, cerraron la puerta, durante uno o dos meses. Cuando llegaba la hora de comer, le daban comida. Ella lloraba. Cada vez que el hombre chino le llevaba comida, la violaba”.

Las supervivientes que dan testimonio en este informe cuentan que   las familias chinas a menudo parecían más interesadas en tener un bebé que una “novia”. Una vez que las mujeres y las niñas traficadas daban a luz, a veces podían escapar de sus captores, pero generalmente a costa de dejar a su hijo atrás con pocas esperanzas de volver a ver al niño.

Una vez que pudieron volver a Birmania, estas mujeres dedican sus esfuerzos a luchar por superar el trauma y el estigma mientras intentan reconstruir sus vidas. Hay muy pocos servicios para estas mujeres y las pocas organizaciones que brindan asistencia desesperadamente necesaria no pueden atender todas sus necesidades.

La mayor parte de estas mujeres victimas de esclavitud, secuestro y trata se encontraban entre las más de 100.000 personas internamente desplazadas por los combates en Kachin y los estados norteños de Shan que afrontan situaciones desesperadas en los campamentos.

El gobierno de Birmania ha bloqueado en gran parte el acceso de la ayuda humanitaria a los campamentos, algunos de los cuales están bajo el control de la oposición, la Organización de Independencia Kachin. Las mujeres a menudo son las únicas que ganan el sustento, mientras los hombres luchan en el conflicto. Esto hace que las mujeres y las niñas sean vulnerables a los traficantes, quienes las venden a familias chinas que pasan apuros por encontrar novias para sus hijos debido al desequilibrio de género en China como consecuencia de la antigua “política de hijo único” en el país.

El porcentaje de mujeres en la población china ha disminuido constantemente desde 1987, y la brecha de género entre hombres y mujeres de entre 15 y 29 años está creciendo. Algunas familias deciden resolver la escasez de mujeres en edad de contraer matrimonio comprando mujeres o niñas traficadas. Es difícil estimar el número total de mujeres y niñas que son traficadas como novias a China, pero el gobierno de Birmania informó 226 casos en 2017. Expertos en el tema dijeron a Human Rights Watch que creen que el número real sea probablemente mucho mayor.

Como ven el cuento de la criada ya no es una ficción en nuestro planeta.

Fuente: Human Rights Watch (HRW)

Son la siete de la tarde. No llueve en Madrid y la temperatura exterior es de 17 grados . El cuento de la criada es una realidad

Acabar con la prostitución depende ti #Hombres

¿Saben una cosa?

Es imposible educar a nuestros niños y niñas en igualdad mientras las ciudades, las carreteras y los pueblos estén llenos de prostíbulos.

La prostitución existe, está ahí, a la vista. De momento parece que estamos muy liados con los temas personales de los políticos, y que no corre prisa atajar esta lacra que somete a miles de mujeres a la vejación de vender su cuerpo, con los correspondientes intermediarios. Ya saben eso que vulgarmente se llama un chulo.

La prostitución es la máxima expresión del machismo, donde el cuerpo de una mujer se pone en alquiler por horas para satisfacer el deseo sexual del varón. Algo que parece inaudito en pleno siglo XXI, pero que la mayor parte de la gente no tiene en cuenta pensando que eso forma parte de la normalidad. Y verán como esa normalidad no es tan normal valga la redundancia.

Miren, nadie quiere que su hija sea puta, ningún padre, ni ninguna madre quieren eso para su hija. Sin embargo, hay padres que no solo consumen prostitución, sino que animan a sus hijos varones a que se inicien en el sexo a través de la prostitución. ¡Que contradicción más grande! Algo que se supone terrible para una hija, se ve en cambio bueno para un hijo. Eso es machismo en toda regla, y eso está pasando.

Me dirán ustedes que el mundo está lleno de problemas, y que la prostitución, y como consecuencia de ella, la trata de mujeres y niñas, se escapa a nuestra voluntad de arreglar las cosas.

Se equivocan, se equivocan de parte a parte. La prostitución existe, y además crece, porque hay hombres que compran y alquilan a diario a mujeres. Así de fácil. No hay otro motivo. No es un problema ni de armas, ni de materias primas, ni de especulación, ni de economía, aunque esta actividad mueva mucho dinero. No, es simplemente un hecho que realizan los hombres a diario en todas partes del mundo.

Y como no es un problema complejo, la solución tampoco es compleja. Es tan sencilla, como que, a partir de hoy, ningún hombre vuelva a comprar el cuerpo de una mujer. Son los hombres los que demandan esta mercantilización tan abyecta de las mujeres, algo que no quieren para sus hijas, como les decía, algo que no querían ni siquiera para ellos mismos. Esa demanda diaria es lo que alimenta las redes de proxenetas, las mafias de trata de mujeres y niñas, en definitiva, un modo de esclavitud.

Siempre he reclamado la colaboración de los hombres para acabar con la desigualdad y la discriminación. En este caso no solo la colaboración es necesaria, es algo que solo pueden hacer ellos. Si eres hombre y me estás leyendo ahora mismo, que sepas que acabar con la prostitución, depende de solamente de ti.

Son las siete de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 13 grados. Acabar con la prostitución depende ti #Hombres

Cada una de nosotras #HuelgaFemista8M #LasPeriodistasParamos

“Esto no durará mucho, tal vez una semana, quizás este año más por lo de la huelga y eso”. Escucho esta frase mientras tomo un café en una máquina que me habla cuando me devuelve las monedas. Mira ya ves, la máquina no sabe si soy hombre o mujer cuando echo las monedas para recibir a cambio un líquido marrón pardo que dicen que tiene cafeína.

Espero a que se vayan, y al lado hay una compañera que espera también un café de la máquina que no discrimina. Las dos vestimos de negro. Ellos, los del comentario, ni siquiera saben porque el negro es el color hoy de nuestra ropa. Nos cruzamos la mirada. No hemos comentado la frase de marras, pero sabemos, que las dos pensamos lo mismo: “Que asco, que hartura, pero esta vez no va a pasar lo mismo”.

Escribo como todos los años un post por el Día Internacional de la Mujer, esta vez lo hago antes, hoy 7 de Marzo, porque mañana iré a la huelga con el colectivo #LasPeriodistaParamos. Hay millones de razones para hacerla.

Cada mujer asesinada por violencia machista, cada una de nosotras que ha sido acosado a lo largo de su vida, cada una de nosotras que no recibe el salario justo, cada una de nosotras que ve como no tenemos carrera profesional  – me da igual la profesión que sea-, cada una de nosotras que ha cuidado de los suyos y de los de los demás, sin ninguna compensación, y en muchos casos  con exigencias, cada una de nosotras que cuando ha alzado la voz para protestar ha visto como le caían encima cientos de represalias, cada una de nosotras, que cuando éramos niñas se nos regañaba por el mero hecho de ser niña, cada una de nosotras que cuando hemos sido adultas se nos ha utilizado y una vez utilizadas se nos ha apartado en el redil de las productivas pero no progresivas para mayor gloria de las empresas, cada una de nosotras que hemos sufrido una educación diferente, cada una de nosotras que hemos visto como hemos tenido que relegar nuestra educación porque el dinero iba para la educación de los varones en las familias, cada una de nosotras que se nos ha juzgado por la ropa y nuestra apariencia en vez de por nuestro talento, cada una de nosotras que ha visto como día a día pasaba la vida frente a nuestra puerta pero no nos dejaban subirnos a ella, cada una de nosotras que ha tenido que ver como un hombre mediocre nos daba órdenes y nos explicaba las cosas, cada una de nosotras que ha visto como nuestra opinión nunca contaba en la familia, ni en el trabajo, ni con los amigos, cada una de nosotras que lo ha perdido todo por divorciarse de un tipo que la engañaba y le hacia la vida imposible, cada una de nosotras que ha tenido que sacrificar su carrera porque no había otra, cada una de nosotras que hemos sido engañadas por el amor romántico y los cuentos de princesas, cada una de nosotras que ha sentido la frustración de esa mentira que te cuentan cuando estas estudiando y te dicen que lo puedes ser todo, para  ver, cuando llegas al mundo laboral, que ser mujer es un hándicap, cada una de nosotras ….   Cada una de nosotras …

Lo que le pasa a cada una de nosotras, a cada una de las mujeres que hay en este planeta es una razón para ir a la #HuelgaFeminista8M porque todas estamos afectas por una sociedad que no nos deja ejercer nuestros derechos y nos llena de obligaciones y deberes extra por el mero hecho de ser mujer.

Esta sociedad tan organizada a la manera patriarcal nunca pudo imaginar que las mujeres, esos seres que el patriarcado considera inferiores, podrían un día organizarse de tal manera que fueran capaces de convocar y llevar a cabo un paro planetario. Ahora están sorprendidos, con la boca abierta, sin saber bien que decir y como hacer con la que se avecina, porque las mujeres estamos más que hartas de vivir en esta sociedad que nos asfixia, nos atenaza, nos llena de obligaciones para a cambio darnos unas migajas de derechos, que lo hacen, todo hay que decirlo, para quedar bien y poco más. Me encanta que estén tan asombrados …

El Día 8 de Marzo de 2018 será, más que le pese a algunos y algunas, un día histórico. Un día, que las niñas y los niños del futuro estudiarán en los libros, y eso no nos lo quita nadie. Y después habrá que seguir, que no se diluya, que no se difumine lo que vamos logrando con mucha dificultad en esta lucha por la igualdad, aunque creo que esta vez, algo ha hecho click en la cabeza de muchas mujeres, y todo va a ser distinto después de esta fecha, porque ya sabemos, que lo hemos hecho una vez, que podemos hacerlo, que #EllasPuedenPararElPlaneta,  que si las mujeres paramos, el mundo se para.

Son las dos de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 12 grados. Cada una de nosotras #HuelgaFemista8M