Barrios Prohibidos Para Mujeres

Saben una cosa

Si yo les hablara de barrios donde hay restricciones en la vestimenta, donde hay discriminación de las mujeres, o donde hay comercios solo para hombres, ustedes estarían pensando que estoy hablando de algún país árabe. Pues no es así. Esto es una realidad que se vive día a día en muchos barrios de la periferia de París.

Si allí, la ciudad del amor, de la luz, de la Torre Iffield, alli existen grupos de musulmanes radicales que, prácticamente han tomado las calles de esos barrios, y advierten a los vecinos que hay prácticas que no van a permitir, y desde luego esto está pasando mientras las autoridades francesas no hacen nada por impedirlo, miran para otro lado, porque esto está denunciado por organizaciones de mujeres como la Brigada de las Madres.

En estos barrios como el bulevar de la Chapelle, en los cafés, en las tiendas, en la misma calle hay algo que llama mucho la atención: apenas si hay mujeres. Las mujeres tienen prohibida de una manera tácita el acceso a esos establecimientos,  y si lo hacen, su presencia incomoda a muchos musulmanes radicales, que manifiestan claramente que no deberían estar ahí, con reproches, insultos e intimidaciones. Hace unas semanas, casi 20.000 mujeres que viven o trabajan en el bulevar de la Chapelle denunciaron situaciones de acoso y también insultos cuando paseaban por la calle. Como curiosidad les contaré también, que en los bares del Bulevar de la Chapelle hace años que no se sirve alcohol a los clientes.

En un video grabado con cámara oculta por la organización Brigada de las Madres, que pueden ustedes ver en you tube,  podemos ver y escuchar comentarios como este: “Esto no es París. Aquí tenemos una mentalidad diferente y seguimos las enseñanzas del islam” Cuando una de las activistas le pregunta si no estaría mejor viviendo en Arabia Saudí, el musulmán responde: “Francia es un paraíso para nosotros”.

Catorce imanes a sueldo de Riad ejercen en las mezquitas más importantes de Francia y adoctrinan acerca de la yihad, el sometimiento de las mujeres, la necesidad de castigar a los homosexuales y la expansión del islamismo a nivel mundial. Y mientras las mujeres de París, educadas en la libertad, la igualdad y la fraternidad ven con sorpresa, angustia y preocupación cómo desde un tiempo a esta parte, en esos barrios de la periferia de París, tienen que usar rutas alternativas o caminar con la mirada baja mientras aguantan los insultos de aquellos que han tomado la calle : los musulmanes radicales.

Amén de los últimos atentados que verdaderamente nos horrorizan, hay una realidad que está pasando inadvertida y que focaliza su violencia contra las mujeres no solo en París, sino también en otros países de occidente. Tal vez sería hora de reaccionar como mujeres y sobre todo como seres humanos porque no  queremos volver al Medioevo, en esto y en todo lo demás. Piensen en ello esta semana.

Es la una de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 33 grados. Barrios prohibidos para mujeres

 

Anonymous Women #Mujeres

La fotógrafa estadounidense Patty Carroll, se dedica desde hace tiempo, desde los años 70, a realizar fotografías magníficas con imágenes penetrantes e impactantes y que han sido publicadas en numerosos libros y revistas en todo el mundo, y también con diversas exposiciones en distintas galerías. Una mujer que ha recibido por su trabajo premios internacionales.

Ahora presenta un libro imprescindible, Anonymous Women, en donde nos muestra la pérdida de sí misma, y del anonimato que suelen acompañar a las mujeres cuando se dan uno de estos dos factores: el  envejecimiento y la maternidad. Y que además en algunos casos las propias mujeres coadyuvamos cuando nos asaltan deseos de  perfección y decoración, junto a ese techo invisible en las carreras de las mujeres, y porque no decirlo también, en muchos casos, la opresión que sufren dia a dia las mujeres en lo cotidiano.

SI vemos esta obra, que como os decía creo que debeis buscar en Internet, donde podeis vera algunas muestras de esas fotografías, os daréis cuenta que desde diferentes puntos de vista, incluido el humor la cámara de Patty Carroll va captando como la mujer queda impregnada, mimetizada, desaparecida también dentro del estereotipo, perdiendo totalmente su identidad como ser humano .

Veréis en su obra como las modelos quedan escondidas dentro de cortinas o de diferentes objetos domésticos, convirtiéndose en mero  decorado. Patty Carrol  crea con sus imágenes una verdadera narración de la situación de la mujer en pleno siglo XXI. Estas fotografías que no debéis dejar de ver, en donde sobran las palabras, y de tamaño natural, porque así el impacto es mayor, nos enseñan cómo el estereotipo va haciendo a la mujer parte del paisaje, como un objeto mas, como un rasgo más del decorado, y como su identidad se pierde mezclada con las cosas que la rodean. No dejéis de verlas

Son las once de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 20 grados. Anonymous Women

Las Mujeres y La Ciencia

mujer y ciencia

El pasado  11 de Febrero se marcaba una vez más una fecha relacionada con la igualdad entre mujeres y y hombres en el calendario Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia.

Con esta fecha Naciones Unidas quiere poner de manifiesto que la falta de participación de las mujeres en todo lo que concierne a temas científicos o tecnológicos esta siendo un verdadero tope para conseguir los objetivos de la agenda 2030.

Es curioso como un sector como el científico donde todo está medido, programado y demostrado, donde la mitología y los simbolismos están fuera de lugar, porque ciencia es ciencia como decía un profesor amigo mio, sea un espacio donde la discriminación y además en muy altas cotas siga existiendo.

Me pregunto, una y otra vez como un científico que se precie, como hombres que dedican toda su vida a medir, calcular, investigar, demostrar o desarrollar  pueden dar pábulo a algo tan poco científico y subjetivo como son  los estereotipos de género. Realmente por mucha ciencia que infundan aquellos que dedican su vida a la ciencia y practican a la vez, la discriminación de la mujer, están muy lejos de ser hombres de ciencia con letras grandes. Denle una vuelta.

Son las once y media de la mañana . No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 4 grados. Las Mujeres y La Ciencia

La Marcha de las Mujeres

trump-mujeres

 

Dice mi padre que a pesar de lo que parezca, en este mundo las mujeres siempre vamos un paso por delante… esto es muy discutible en algunos aspectos, pero si que es verdad que muchas de las grandes protestas por hechos injustos, a lo largo de la historia han sido protagonizadas por mujeres.

Hace unas semanas, a solo unos días de la toma de posesión de Donald Trump, como presidente de los Estados Unidos, tuvo lugar la Marcha de las mujeres, una manifestación que contó con una numerosisima asistencia y que desde luego va a pasar a la historia de los Estados Unidos, como una de las muestras más importante de protesta, en tiempo record, contra un presidente, que la verdad sea dicha, y a pesar de no haber pasado los 100 dias, si esos 100 dias con los que suelen contar todos los que llegan a un cargo, ha dado muestras durante toda su campaña  electoral y mucho antes de una profunda aversión a la diversidad y a los derechos de las mujeres, entre otras cosas.

Basto ver ya, en su toma de posesión como utilizo su peor estilo a la hora de invitar entre comillas a su mujer a intervenir en ese acto.

Esta claro que ese medio millón de mujeres que salió a la calle en Washington denota que durante el mandato de Donald Trump y a pesar de sus intenciones, las mujeres no van a callarse, y van a tener un papel muy activo, y además con un mensaje muy claro, tremendamente claro: El Presidente no es América. Nosotras somos América.

Parece que a nivel global corren malos tiempos. Ya les comentaba la semana pasada la despenalización en Rusia de las agresiones a mujeres por parte del parlamento, pero las mujeres estamos acostumbradas, desgraciadamente, a vivir en ecosistemas hostiles, y esto desde luego no va a hacer mella en nuestra intención de lograr un mundo donde la igualdad sea una realidad y donde la violencia contra la mujer, sea física, verbal o intencional, este erradicada.

La actitud de Trump contra la igualdad y las mujeres no va a ser consentida con silencio, y con un impás de espera hasta las siguientes elecciones. Un gobierno de hombres y para hombres como se perfila ya el gabinete y la política del Sr. Trump tiene muy poca cabida en el siglo XXI, porque las mujeres ya ni nos callamos, ni consentimos, ni permitimos, y cualquier formula para mejorar la economía o la política pasa por ser diversa, o no funciona. Somos la mitad de la población y, o se cuenta con nostras, o todo será un fracaso. Trump parece haber olvidado que detrás de cada voto no solo hay hombres, hay también mujeres, y las cosas no se hacen “ a mi manera” como la canción que bailo en la cena de gala de su toma de posesión. Las cosas se hacen a la manera de todos y todas,  y para todos y todas.

Es la una de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 14 grados. La Marcha de las Mujeres

 

¿Educamos nosotras en igualdad?

educando-igualdad

Saben una cosa

Muchas mujeres cuando tienen conflictos con su pareja, o en su matrimonio, terminan cediendo y cuando lo explican usan una frase demoledora: Lo hice por la paz de mi matrimonio, y en esa frase se engloban cesiones como abandonar un trabajo importante, dejar de llevar a cabo una formación necesaria para su carrera, o dejar de lado una promoción en la empresa para dedicar más tiempo a la familia.

Pero además con esta actitud no solo somos nosotras las que perdemos, también pierden nuestras hijas y nuestros hijos, a ambos les mostramos con esta actitud que lo normal es que cedan las mujeres.

Les estamos enseñando que hay que complacer a los hombres para que una relación funcione, y más cosas que con esa y otras actitudes acrecentamos, como por ejemplo enseñamos a las niñas a rivalizar entre ellas por la pura complacencia de un hombre.

Dice la escritora Chimamanda Adichie que enseñamos a las niñas a que no pueden ser seres sexuales de la misma manera que lo son los hombres. Si tenemos hijos apenas si nos preocupamos  de saber cómo son sus novias, pero sin embargo andamos muy pendientes de cómo son los novios de nuestras niñas, o por ejemplo también, todavía en muchos casos, elogiamos la virginidad de nuestras hijas… Pero elogiamos igual la virginidad masculina?

Nos preocupamos por la forma de vestir de nuestras hijas: todas y todos habremos escuchado más de una vez eso de vaya como va esa niña vestida… parece una fulana… a mi hija no le voy a permitir vestir así… ¿Nos preocupamos de igual manera de cómo visten nuestros hijos varones? Censuramos la vestimenta de un varón si remarca su condición sexual? Me temo que no.

Si seguimos así estaremos enseñando a las niñas a tener vergüenza de ser mujeres, estaremos enseñando a las niñas a ser mujeres que acepten silenciarse a si mismas en pro de la conveniencia de cualquier varón.

El peor problema de la igualdad entre genero esta en nosotros mismos, en cada uno y cada una de nosotras, que en lugar de reconocer como somos de una manera natural y libre, hacemos corsés y estereotipos en los que encerramos las vidas de las mujeres y de los hombres.

Son las dos de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 7 grados.

#Mujeres y Transformación Digital

mujeres-trans

Desde un tiempo a esta parte escucho desde mi oreja atenta de periodista palabras tales como gestión del cambio, innovación o transformación digital siempre relacionadas con el mundo de la empresa.

La realidad es que el mercado, y porque no  decirlo, sobre todo la sociedad ha cambiado, la tecnología que antes estaba en la puerta de nuestras casas, de nuestros comercios, de nuestras escuelas ahora esta dentro, ha entrado hasta la cocina, y nunca mejor dicho, así que las empresas si quieren vender y con buenos resultados – ese es el fin primordial de la empresa – tendrán que, o mejor dicho tienen, ya no vale el futuro, tienen que adaptarse a este cambio.

Y como todo proceso de cambio, para hacerlo bien hay que trabajar sin prisa, pero también sin pausa, de una manera paulatina y ordenada, en la que las empresas vayan entrando por el carrilito de la nueva era digital.

Por supuesto esto también necesita de hombres y mujeres que lideren estos cambios. Y desde luego las mujeres tienen un buen encaje en este tema, que como en otras áreas de dirección empresarial, seguramente van a encontrarse con barreras, cosa que como ya saben no sucede en el caso del varón. No les voy a relatar ahora cual es la realidad en porcentajes de las mujeres directivas y consejeras en España, de sobra lo conocen, pero dadas las características de este negocio, la transformación digital, deberíamos recapacitar para que no suceda lo mismo.

¿Porque?

Por varios motivos, el primero es que en el ámbito digital, la mujer de momento ha desarrollado un papel más relevante que en otras áreas. Ya hay estudios que demuestran que, algunas habilidades y rasgos de la manera de trabajar las mujeres, de la manera de vivir las mujeres, las colocan como esenciales agentes de cambio para esa transformación digital. Las mujeres se han adaptado mucho más fácilmente al mundo online, y son muy receptivas a recibir formación continua. La tasa de emprendimiento femenina, además,  es más elevada que la de los hombres, es decir que bien por necesidad o por lo que sea, en eso no voy a entrar ahora, se han lanzado a emprender, y eso conlleva transformación, formación, curiosidad, en definitiva ganas de cambiar el mundo, tal vez porque el mundo tal y como lo conciben los hombres, de momento les es demasiado hostil.

Estas características hacen a las mujeres idóneas en las empresas para alcanzar cuanto antes esa transformación digital que las va a hacer más productivas y más competitivas. Así que vamos a ver si ya que conducimos bien el modelo digital, en este caso no nos quedamos en la puerta de salida y las empresas tienen en cuenta estos valores, que tal y como está el patio, no convendría desperdiciar ni un ápice, ni una micra de talento. Creo que este tren no lo vamos a perder.

Son las once y media de la mañana. Llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 10 grados. Mujeres y Transformación Digital