¿Fue un Consejo de Ministros o no?

Estamos acostumbrados a no ver más allá de nuestras narices o ver lo que queremos ver o lo que esperamos ver, y eso nos hace, con frecuencia, no llegar al fondo de las cuestiones, y no darnos cuenta de lo que en realidad está sucediendo a nuestro alrededor.

La rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros del pasado viernes, es un claro ejemplo de ello.

Todo empezó antes, una semanas antes…(Sigue leyendo)

@martapastor en @Estrella_digit

Anuncios

Lo de la quita debería llamarse pone

Hay mucho cabreo en el ambiente, mucho nerviosismo, y mucho desencanto. La “movida” de Chipre ha hecho saltar de nuevo las alarmas, y desde luego el tema va a pasar factura, o mejor dicho ya la está pasando. De momento la Prima de Riesgo se vuelto a poner farruca y es que no sólo los ciudadanos de la Unión Europea andan escamados con eso que llaman El Eurogrupo y sus decisiones erráticas, sino también los inversores de fuera de la Unión, véanse, por ejemplo, los japoneses, que son uno de los colectivos “ponepasta” que compran nuestros bonos.(Continuar leyendo…)

20130322-233536.jpg

Merkel: No basta con predicar, también hay que dar trigo

No se la cara que se le habrá puesto a Angela Merkel cuando haya escuchado a Rajoy en la pasada cumbre iberoamericana. Me temo, que lo se le habrá puesto, es lo que vulgarmente se suele llamar “cara de pocos amigos”, porque parece ser, por lo “suelto” que estaba el Presidente de Gobierno, ya, no son tan amigos como antes.

Lejos quedan las fotos en aquella barca surcando plácidamente las aguas del rio. Rajoy, por fin ha hablado, y ha dejado claro, que las reformas y los recortes ya están hechos, y que ahora estamos en otro capítulo, vamos que como decía alguno por ahí, lo de los ajustes ya no toca.

Incluso ha sido capaz de ir más allá, y le ha sugerido a la Señora Merkel, que Alemania debe promover medidas expansivas encaminadas a que la economía europea se ponga de una vez en movimiento y empecemos a salir de esta, sobre todo teniendo en cuenta que la situación de Alemania es de lo más favorable.

Parece ser que esa eterna paciencia del Presidente ha tocado a su fin, porque llevamos un año durísimo, donde todo ha sido puro sacrificio, sin apenas recibir nada a cambio salvo palmaditas simbólicas en la espalda, que como todos sabemos, de eso no se come.

Un buen gesto por parte de Rajoy, aunque esperemos que no se quede en eso, en solo un gesto, porque si la paciencia del presidente está agotada, excuso deciros como está la de los ciudadanos españoles hartos de ver como suben los impuestos, de ver como sube el paro, y de ver como bajan los salarios, y de tanto y tanto sacrificio. Europa es cosa de todos, y nosotros ya hemos hecho los deberes, ahora veremos que sabe hacer Alemania, que para liderar el proyecto europeo, algo que tanto le gusta, no solo basta con predicar, también hay que dar trigo.

Son las dos de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 12 grados

Ya sabemos lo que quiere “la Merkel”

 

Vaya por fin sabemos que es lo que Alemania quiere hacer. Ya lo sospechábamos, pero eran solo eso indicios: esa oposición al asunto de los eurobonos y el aumento del mandato del Banco Central Europeo eran mucho más que pistas. Ahora sabemos que lo que quiere Alemania es el poder absoluto, así sin más.

Sin pestañear Merkel está dejando caer a Europa con el único fin de hacerse con el control total, con un poder absoluto de Alemania sobre el resto de los países de la eurozona.

Hoy podéis leerlo en el Financial Times “Bruselas va a proponer medidas para tener más autoridad sobre los presupuestos nacionales de los estados de la eurozona, incluida la presentación de impuestos y planes de gasto a los gobiernos de la Unión Europea antes de acudir a sus parlamentos nacionales”. Esto quiere decir que, Alemania no solo va a controlar, que ya lo hace el Banco Central Europeo, sino que además van a marcar la pauta al resto de los países europeos de lo que hay y de lo que no hay que hacer, y esto desde luego supone una gran cesión por parte del resto de los países, en lo que a soberanía se refiere.

Como veis, ni elecciones, ni gaitas, la prima de riesgo sube y sube, y hablamos de mercados y de inversores, pero eso es solo la punta del iceberg, lo que hay debajo es un asunto solo de poder.

Podríamos esperar, tal vez, una cumbre de los lideres del resto de los países frente a Alemania, pero de eso también se han ocupado en Europa, ya no queda nadie. No queda practicamente ningún lider europeo, y Rajoy es aun practicamente un embrión, en cuanto a liderazgo internacional se refiere,  y además le queda un mes largo de transición, en el que poco puede hacer, pues no es aún presidente de gobierno, y no puede ejercer como tal frente a estas circunstancias tan adversas. Alemania tiene ahora vía libre para hacer y deshacer a su antojo, y esa unificación fiscal – lo vamos a llamar así, pero eso se llama intervención – esta llamando a la puerta, que digo llamando, ha entrado ya en nuestras vidas como elefante en cacharrería. Y vuelvo a preguntarme… Y ahora ¿que hacemos?…

Son las doce del mediodía. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 12 grados.

Postpost: Todos somos conscientes de que la gestión de Zapatero ha sido nefasta, de que las cosas no han ido bien, de que hay que hacer ajustes y recortes importantes, pero de ahí, a que desde Alemania nos pongan “al dictado” hay un abismo, porque a pesar de esos “germanófilos” que ahora proliferan por la red como setas en otoño alabando lo bien que lo está haciendo Alemania, y lo magnifica que es la vida alli, y lo mal que lo hacemos el resto, no tengo nada claro que lo que sea bueno para Alemania, sea bueno para España, y lo que tengo menos claro es, que prácticamente todos los países de la eurozona tengan que estar al servicio de Alemania. Me temo que esto de la unificación de Europa, históricamente, siempre termina igual, para que Alemania gane, los demás perdemos todos, aunque la historia también demuestra que Alemania a la larga pierde siempre. Demasiada ambición… demasiada ambición…

 

De pepinos y manipulaciones

Ya contaba en un post anterior que lo de la Merckel   es como una cuñada pesada y metomentodo, de esas que vienen a tu casa y te dicen como tienes que colocar los muebles, como tienes que vestirte, a donde y cuando tienes que ir de vacaciones o que es lo que tienes que hacer con tu dinero, incluso lo que tienes que comer, pues bien ya veis que no me equivoco o me equivoco poco.  Alemania ha demostrado cómo se gestiona “con los pies” una crisis alimentaria, y como se culpa sin pruebas, para salvar sus propios muebles, aunque al otro se le deje a los pies de los caballos. Ya os digo auténtica “política de cuñada”.

La alarma causada en Alemania ante las muertes y los miles de infectados por la bacteria “E.coli”, no justifica la frivolidad con la que las autoridades de ese país han actuado culpabilizando las exportaciones españolas sin pruebas de la infección. Las pérdidas causadas por tal acusación y el daño infringido a la agricultura española es ya tremendo y tanto despropósito ha arruinado a muchos productores agrícolas y está enviando a miles de trabajadores al paro.

Eso debería llevarnos a hacer un profunda reflexión del funcionamiento de  que llamamos Europa y de lo que significa realmente ya que solamente “un pepino” nos ha llevado a una situación que refleja, como poco una falta grande de coordinación, y desde luego una tremenda falta de lealtad y solidaridad entre los distintos países que componen la Unión Europea, y el enorme aprovechamiento que piensa sacar Alemania de todo el tinglado europeo.

Los parlamentarios europeos han pasado muchas horas y han gastado mucho dinero de nuestro bolsillo generando una legislación comunitaria  que establece todos los mecanismos de control alimentario internos, y  además existen también,  los dispositivos de la OMC agrícola que  especifican las medidas que hay que poner en marcha frente a una crisis alimentaria. Pero parece que tantas horas y tanto dinero no ha servido para nada porque esa “cuñada pesada y metomentodo” que nos ha salido y que  corta el bacalao de la Unión – no nos engañemos lo de Europa es una nueva engañifa de los Alemanes, que solo quieren que estemos juntos para vendernos más y mejor y cuando no podamos pagar sacarnos la piel a tiras- a la primera de cambio, y sin mediar ni una sola palabra, ha decidido tirar los pies por alto, ir a su “bola” y que caiga quien caiga, pero que no sean ellos. Sí señor, eso es Europa, vamos un zas en toda la boca. A todo esto los de la Comisión han manifestado su clara inoperancia – fíjate que yo pensaba que estos señores cobraban un sueldo para algo, pues parece ser que no- ya que Alemania de un día para otro se ha pasado por el forro eso tan bonito y que queda tan bien de la libre circulación de mercancías en el Mercado Interior de la UE.

Lo cierto es que lo único que hemos visto han  sido a unos políticos alemanes irresponsables con  unas terribles prisas por aparentar que tenían controlada la situación, y que obviamente con los datos que tenemos ya a día de hoy se ha vuelto contra ellos, y ahora, desgraciadamente para todos – pues aquí unos rompen los platos y luego los pagamos entre todos-  la única reparación posible –económica, que no de imagen pues esa difícilmente se repara-  es que todos los europeos paguemos en forma de ayudas extraordinarias para compensar las pérdidas de un sector que vive de la exportación de sus productos.

Y no os equivoquéis, esto no es una metedura de pata de un subgobierno alemán, va mucho más allá ya que la principal responsabilidad cae con todo su peso en la canciller Angela Merkel, en connivencia y complicidad con el comisario europeo de Agricultura, Dacian Ciolos, que a día de hoy solo ha emitido los sonidos del silencio.

A mi desde luego esto no me ha pillado de sorpresa. Llevo ya bastante tiempo observando como Alemania se ceba sobre nuestro país en innumerables ocasiones. Esta desde luego es una más, y me remito por ejemplo a los ataques que hemos recibido hace un año, en la crisis del rescate de los griegos, cuando unas supuestas filtraciones a los medios de comunicación alemanes hablaban de la situación de nuestras entidades financieras. Durante meses los medios de ese país han recogido testimonios de personalidades de la economía alemana, que no han hecho otra cosa que poner bajo sospecha la solvencia de los bancos españoles, claro que poco decían sobre su propia banca, que ha asumido bastante tiempo riesgos de mucha más envergadura y mucho más peligrosos, pero de eso “chitón y punto en boca”.

La Unión Europea no tiene ninguna base, no se trabaja de igual a igual, no hay solidaridad entre sus miembros, no hay nada. A lo largo de la historia hemos visto como repetidas veces Alemania ha intentado lo mismo una y otra vez, hablarnos de la idea de Europa, pero de “su Europa”, es decir de una “Alemania más grande y mejor para los alemanes”, y a mí como a muchos, no solo ahora, sino a lo largo de los siglos, no me convence. Vamos con lo que hemos tenido que ver… a otro perro con ese hueso… Lo único que buscan es un mercado único en el que cada vez que tengan un problema tengan un chivo expiatorio al que culpar, y mientras tanto nosotros el resto de los europeos seamos solo meros clientes y títeres a su antojo y para su confort y beneficio.

Pues no a mí no me la dan, y aunque nadie se atreva a toserle a la Merkel, yo desde aquí la pongo en evidencia, en la picota, porque a mi esa “cuñada pesada y metomentodo” no me la da, ni antes ni ahora.

Son las ocho y media de la mañana. No llueve en Madrid y la temperatura exterior es 13 grados.