#VivasNosQueremos #ViolenciaDeGenero

Parece que fue ayer ¿verdad? Pues, ya ven, ha pasado un año. Si, hace 12 meses que estábamos hablando de lo mismo, de la violencia de género, y estamos, con algunas matizaciones, en la misma posición. Vamos a hacernos la foto de rigor, llenaremos nuestros espacios virtuales de lazos violetas, escribiremos algunos mensajes y algunos lemas, saldremos a la calle en algunas ciudades y volveremos a reclamar que las mujeres de este país, y de este mundo, no queremos seguir viviendo con esto encima, entre otras cosas, porque la violencia de género, si bien es lo peor que nos pasa, no es lo único.

Las Instituciones, los gobiernos, las administraciones que son los que deben organizar esta y otras muchas cosas, evidentemente no trabajan lo suficiente, así como suena, y los ciudadanos y las ciudadanas, seguimos pensando que eso de la violencia de género es algo que les pasa a otras. No en vano, el CIS nos dice que la preocupación de los hombres y las mujeres de este país sobre violencia machista ocupa el puesto décimo octavo, que desde luego no se corresponde con la realidad de la situación: 45 mujeres asesinadas, creo, porque ni siquiera nos ponemos de acuerdo en la cifra, más, las multitud de agredidas, más, las 170.000 denuncias que la mayoría nos prosperan, más el acoso sexual, más las agresiones sexuales con los condenados en la calle, más las sentencia cada vez más suaves contra los asesinos y agresores, más  un deterioro progresivo en las relaciones interpersonales de los más jóvenes, llenos de tintes violentos de los chicos hacia las chicas, en fin, una realidad que no queremos mirar de frente, unos porque dicen que trabajar en esto no da votos, así como suena,  y otros porque esconden la cabeza en la tierra como el avestruz, para no ver lo que les desagrada, y en el fondo les aterra pero no quieren enfrentar.

Dicen que una de las soluciones es la educación, y en eso creo que estamos de acuerdo, pero la educación me temo que empieza a ser como eso de la “diversidad”, un comodín que se usa una y otra vez en los discursos, cuando no se tienen nada que decir, cuando no se tiene nada que aportar, o cuando no interesa aportar nada para que todo siga igual. Ya saben, queda de cine decir que hay educar a la sociedad en igualdad y contra la violencia de género, pero esos mismos que lo dicen ahora, lo contaban ya hace 15 años, y no han movido un dedo para llenar de contenidos en igualdad los planes educativos de este país. Imagínense que lleváramos 15 años educando en igualdad, sobre igualdad, con perspectiva de género ¿saben? Ahora si se hubiera hecho eso que les llena la boca, y les queda tan mono en los discursos, no estaríamos en este escenario.

Además, la educación da frutos a largo plazo, y mientras hay que cambiar con urgencia los mecanismos de la justicia, de las relaciones en las empresas, empoderar a las mujeres en la sociedad dándole los derechos que le corresponden por ley, visibilizar a los agresores en vez de protegerlos, en definitiva, tomar medidas urgentes que no se están implementando.

Yo ya se lo que va a pasar en un par de semanas, y eso que no tengo bola de cristal, pero experiencia un rato. En unos días  ya habrá pasado la ola, y todos volverán a hablar de eso que les importa tanto: los independentistas, el poder judicial, las elecciones, el caso de corrupción de turno, etc, etc  – eso debe ser la emergencia social, y no una asesinada por semana, y yo no me he enterado- , y dejarán de poner el foco en la violencia de genero. Se caerán los lazos de las solapas, y algunos pensaran que ya han cumplido con el programa previsto, claro, ya han hecho los discursos, ya se han hecho la foto, ya han convocado a mujeres en sus sedes y empresas para contarles lo malísima que es la violencia de genero. Y hasta el año que viene por estas fechas.

No sé cómo pueden dormir algunos y algunas después de tanto postureo, con 1000 asesinadas por violencia machista, que es solo la punta del iceberg de este y otros problemas que tenemos las mujeres en esta sociedad machista impenitente. Y todo esto ha sucedido porque entre todos lo han permitido, con su inacción, con su omisión, con su conveniencia para no molestar demasiado a una sociedad patriarcal de la que, en el fondo, no quieren salir, porque les conviene. A nosotras, desde luego, no nos conviene nada, vamos a seguir luchando para cambiarla, no queda otra, nos va la vida en ello, ¿saben?  porque VIVAS NOS QUEREMOS.

Son las diez de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 12 grados. VIVAS NOS QUEREMOS

 

Anuncios

¿Saben ustedes que es un tour de violación?

¿Saben ustedes que es un tour de violación?

Pues miren se lo voy a explicar, y me voy a centrar en la ciudad de Cartagena de Indias, Colombia, donde este tipo de viajes es uno de sus productos más demandados.

Este año, y después de mucho tiempo, por fin una mujer, que se mantiene en el anonimato, se atrevió a denunciar lo que estaba sucediendo en esa ciudad con mujeres y niñas sometidas a la prostitución.

Este tour de violación, que se ofrece a los turistas, es una práctica en la que ellos pueden, a cambio de dinero, someter a niñas entre 12 y 15 años. Primero las drogan, luego las llevan engañadas a fincas cercanas a la ciudad y después las violan y las someten a todo tipo de vejaciones. Es una autentica caza.

La mujer que denuncio este horror, contó en la radio de ese país que llevan a las niñas a zonas abiertas, las “sueltan”, así lo explicaba ella, en medio del campo y luego tras una persecución y una cacería, las violan colectivamente en medio de la oscuridad. Muchas de estas niñas nunca vuelven a aparecer.

Además de esta práctica de los tours de violación, la prostitución infantil en esa ciudad ha estado presente de continuo, y sigue. La operación Vesta, realizada por la policía colombiana, hace unos meses, puso de manifiesto que, durante mucho tiempo el centro histórico de Cartagena, como la Torre del Reloj y la Plaza de los Coches, estaban llenas de chicas entre 14 y 17 años de edad, que pertenecían a redes de proxenetas y eran obligadas a ofrecer servicios sexuales. Verdaderas esclavas del Siglo XXI.

No hay cifras oficiales de este drama que perpetramos entre todos y todas, unos como actores y participantes en estas prácticas y otros y otras poniéndose de perfil o mirando para otro lado cuando ven lo que sucede sin denunciarlo.

Se encubre a los explotadores, se encubre a los proxenetas dejando miles de niñas y niños absolutamente desvalidos ante una realidad que les aterra, les marca, no entienden y que les destroza la vida, no solo de una manera simbólica, sino también de una manera real ¿saben? muchas niñas y niños terminan asesinadas por sus proxenetas o por los clientes, y nadie, nadie pregunta. Sobre la prostitución y sus consecuencias sigue habiendo un velo de silencio consentido.

Es la una de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 12 grados ¿Saben ustedes que es un tour de violación?

 

ETA ¿ Es perdón o es amenaza?


ETA pide perdón hoy a la sociedad vasca … a los demás … que nos den … También, hace extensivo ese perdón, tan poco creíble, solo a las victimas “que no tenían participación directa en el conflicto”, como si alguno de los hombres, mujeres y niños que fueron asesinados fríamente, de una manera premeditada y medida, y con una crueldad de diseño, hubieran tenido algo que ver en sus propios asesinatos.

ETA habla de conflicto… ¿que conflicto? Yo no recuerdo un conflicto, pero si recuerdo atentados, uno tras otro, a personas que nunca tuvieron capacidad de respuesta a nada. Una masacre por goteo de inocentes, que ellos llevaban a cabo, sin piedad alguna, dejando un reguero de dolor que aun hoy pervive, tapizado de recuerdos de tiros en la nuca, bombas lapa bajo los coches, secuestros continuos, explosiones en supermercados…

Usan ese impersonal, el del “se ha padecido mucho”, y añaden, “antes y después de que existiera ETA”, incluyendo a sus asesinos – que curiosa asunción de la culpa- en el drama que ellos mismos perpetraron, y equiparan el padecimiento de las victimas y sus familias con el de los criminales que aprietan el gatillo sobre la cabeza de un hombre o explotan una bomba a los pies de un niño de 10 años.

¿Saben? ETA, con sus comunicados a lo largo de muchos años, creo un propio estilo de manipulación informativa, hasta tal punto, que esos libelos antes entregados a la prensa por hombres con capuchas negras ahora ya de manera no presencial, se estudiaban en las facultades de ciencias de la información de nuestro país como ejemplo de adulteración de la noticia. En eso de las fake news, de lo que tanto hablamos ahora, ellos, entonces ya, eran maestros, y hoy asistimos, una vez más, a un buen ejemplo de ello.

Los que vivimos los años del plomo con el miedo en los bolsillos los conocemos bien, sabemos de sus “mea culpa” de usar y tirar, pero ahora hay sangre fresca en la sociedad española que no vivió en directo su brutalidad llena de actos atroces donde el salvajismo y el sadismo estaban muy, pero que muy presentes, y se aprestan a escribir, sin alejarse un ápice de su estilo falaz y maniobrero, una carta de “disculpas” que revuelve a los muertos en sus tumbas y a los vivos en nuestro dolor, pero que puede llevar a la duda a aquellos que, por su edad, no pudieron ver de cerca su capacidad de matar un día tras otro.

No se que sucede entre las bambalinas del poder para que hoy tengamos en nuestras redacciones una carta como esta. Me da igual. Lo que ya no me da tanto igual, es escuchar a algunos, que nos cuentan que han venido a rescatar la democracia de las garras de la oligarquía, que se ponen medallas de purismo democrático, que se arrogan la facultad de regenerar el sistema, que nos dan lecciones de como acabar con la corrupción en las instituciones, hacerles la ola a esa panda de matones que mantuvo secuestrada a mi generación y a mi país durante tantísimos años, y que aun los que conocemos bien su capacidad de matar sin pestañear, nos tiemblan las rodillas solo con escuchar su nombre.

No entiendo porque el gobierno y la oposición, en sus manifestaciones posteriores a este fake comunicado de ETA, lanzan las gorras al aire. Lo mismo es mejor leerlo un par de veces y darse cuenta que esto es más de lo mismo, una nota de prensa de autobombo y complacencia, donde la obscenidad del texto nos recuerda que ellos aun tienen la mano en el gatillo y la pistola apuntándonos al entrecejo. ETA en su “disculpa” nos vuelve a señalar, y nos recuerda que están ahí, sujetando la pistola, y nosotros al otro lado del cañón, en el lado que apunta, que ellos deciden quienes son los muertos malos y los muertos buenos, que ellos eligen, que ellos siguen teniendo las armas, y lo peor que matar es fácil, claro que ahora el disparo por la espalda vendrá con un comunicado en el que dirá: perdona te he matado pero tu has tenido la culpa. ¡Que asco!
Son las nueve y media de la mañana. No llueve en Madrid y la temperatura exterior es de 12 grados. ETA ¿Es perdón o es amenaza?

El Machismo crea monstruos: El Chicle #DianaQuer

El ensañamiento de algunos medios sobre el caso de Diana Quer y su familia ha sido vomitivo. ¿Saben por qué? Porque era mujer. Toda esa basura mediática sobre Diana gira al rededor del estereotipo machista. No hubiera sucedido igual si hubiese sido un hombre la victima.  

Estamos en una sociedad enferma de machismo. Enferma grave con muchísimos síntomas y de momento con poca cura. Es un cáncer que avanza día a día impregnándolo todo. El asesinato de Diana Quer es una de las muestras de esos síntomas. Durante meses muchos medios se han ensañado, de una manera tremendamente machista, sobre la figura esta chica de 18 años y su familia. Se ha puesto en entredicho las relaciones de Diana, su forma de vestir, sus amigos, su educación, sus rasgos físicos, y por si fuera poco ese machismo atávico que nos envuelve ha trabajado sobre las otras dos figuras femeninas que también estaban relacionadas con Diana, su madre y su hermana. Si se dan una vuelta por la hemeroteca verán cómo se ha ido escupiendo machismo sobre las tres, unas veces de una manera explícita y otras de un modo sutil.  

La realidad es otra bien distinta como hemos podido darnos cuenta en estos días. Diana fue asesinada y probablemente violada por un depredador, El Chicle, un varón, acostumbrado a salir indemne de situaciones de acoso a mujeres, porque vivimos en una sociedad tolerante con estos temas, salvo, que, como en este caso, llegue a mayores, al asesinato. Es entonces cuando nos rasgamos las vestiduras, señalándole como a un monstruo. Claro que es un monstruo, pero un monstruo que hasta que asesino a Diana ha ido por ahí acosando., y vete tú a saber si violando y abusando de mujeres, que no se han atrevido a denunciar porque la sociedad no las escucha, y cuando digo la sociedad me refiero a todos, incluidas sus propias familias. Porque nos hemos acostumbrado a que un tío baboso te intimide por la calle, te diga cuatro burradas y en algunos casos hasta te toque o intente tocarte y a callar.  

¿Saben una cosa? Si no viviéramos en una sociedad machista y permisiva con el machismo es posible que Diana Quer estuviera viva a estas horas, porque tipos como El Chicle estarían controlados y rechazados por la sociedad.  

Decía la madre de El Chicle que ha criado a un monstruo, pero ella no sabe que no lo ha criado sola. Al Chicle lo hemos criado entre todos. 

Son las diez de la mañana. No llueve en Madrid y la temperatura exterior es de 6 grados. El Machismo crea monstruos: El Chicle  

#AsesinatosDeMujeres #ViolenciaMachista

violencia machista

Tres mujeres han sido asesinadas por violencia machista este fin de semana. Tres mujeres han sido asesinadas por el mero hecho de ser mujer. ¿Qué más nos queda por ver?… Pues si nos queda más, porque lo peor de todo esto es que habrá más. Es durísimo tener que escribir esto, pero es la realidad y no se puede vivir de espaldas a lo que pasa, que es lo que hacen la mayoría de los españoles y las españolas – solo el 1,7% de interés en el CIS  en violencia de género –

Con este dato, está claro que nos preocupa muy poco que en este país estén asesinando mujeres. De hecho ni siquiera el hashtag #ViolenciaDeGenero o #ViolenciaMachista ha sido Trending Topic en twitter este fin de semana, mientras otras etiquetas relacionadas con el futbol, por ejemplo, han ocupado las timelines de miles de usuarios.

Si, ya hemos condenado. Si, ya hemos escrito nuestro twitt de condolencia. ¿Y qué más?… No hay nada más, así como suena, no hay nada más… solo esperar hasta la próxima…

Se me abren las carnes de pensar que vivimos en un sociedad -y ahí estamos todos, no solo los políticos, los jueces, la policía, no, también estamos los ciudadanos que con lamentarnos creemos que ya lo hemos hecho todo – tolerante con el asesinato de mujeres, tan tolerante que, salvo las organizaciones civiles de feministas – que desde luego claman en el desierto- miran para otro lado cuando una mujer muere asesinada por su pareja o ex pareja.

Hoy en las escuelas, en las universidades, en los centros de trabajo, en las redacciones deberíamos estar hablando de esto, pero no, estamos a otras cosas, que como me dijo una vez un jefe “son las que importan, porque estas son cosas que pasan”

Una sociedad que permite que sus mujeres sean asesinadas es una sociedad enferma, estúpida, malvada, perversa y machista. Una sociedad consentidora con el asesinato y el maltrato, en definitiva una sociedad violenta, aunque con eso de adjetivarla occidental pensemos que somos civilizados. Ja¡ civilizados. Que mierda de sociedad es en la que vivo, y lo peor en la que van a vivir mis hijos… y también los tuyos, si me estás leyendo ahora, una sociedad que permite que la muerte salga al encuentro de las mujeres y luego las olvidamos, porque no os quepa duda que dentro de una semana nadie recordara ni el nombre, ni el apellido de las asesinadas. Esta es la realidad ¿Estás haciendo algo para cambiarla? ¡Que pregunta tan incómoda¡ ¿Verdad?

Es la una de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 21 grados. #AsesinatosDeMujeres #ViolenciaMachista

El 80 por ciento de #mujeres que sufren #violenciadegenero no presentan denuncia

violencia de genero

Saben una cosa:

Señalaba la pasada semana la presidenta del Observatorio Nacional contra la Violencia Doméstica y de Género, María Ángeles Carmona, en un coloquio organizado por la Universidad de Valladolid, que el 80 por ciento de las mujeres que sufren violencia machista o violencia de género, no presentan denuncia.

Estas cifras de silencio son demasiado altas para una sociedad supuestamente sana como en la que pretendemos vivir. La Violencia de género se salda anualmente con una media de 60 asesinatos, y en estos casos también escasean las denuncias.

Esto significa que los mecanismos de defensa de las mujeres frente a la violencia cometida por hombres no están funcionando como debieran. Y no solo debemos mirar al estado, efectivamente hacen falta más ayuda para la protección y la prevención, pero hay que mirar también dentro de los ambientes puramente civiles: la sociedad, las familias, la escuela, el trabajo, los entornos de los amigos donde se calla y se mira para otro lado.

Dicen que tenemos la ley de violencia de género más avanzada de Europa, pero sin las ayudas, si los dineros necesarios para desarrollarla de poco sirve, y también sin una educación en la familia, en la escuela y en la universidad que ponga en claro que un hombre que maltrata a una mujer comete un hecho moral deleznable, que no merece habitar dentro de una sociedad sana, que no merece la protección del silencio de sus familiares y amigos,  y que desde luego es un delito gravísimo, que debe ser corregido y castigado.