Vox y la violencia institucional contra las mujeres

La dimensión institucional de las violencias contra las mujeres es una de las novedades que las feministas han incorporado al análisis de la violencia de genero. Desde sus inicios el movimiento feminista fue consciente del papel ambiguo del Estado y los cargos públicos en las violencias contra las mujeres. Pero parece que de un tiempo a esta parte en este país se va mas allá de la pura ambigüedad para pasar directamente a la embestida.

Esta semana asistíamos a una de estos episodios de violencia institucional, sin que nadie, hasta ahora, se haya fijado en ello. Me refiero al acto del minuto de silencio por una de las últimas víctimas por violencia de género que organizó el ayuntamiento de Madrid. Allí el grupo político VOX se presentó con el único fin de reventar el acto, aun siendo conscientes y sabiendo que las hijas de la víctima estaban allí presentes.

Pues bien, ese es uno más de los múltiples episodios de violencia institucional que estamos viviendo últimamente en este país de la mano de este grupo político.

El Convenio de Estambul y la Convención de Belem definen claramente la violencia institucional contra la mujer y lo hacen de una manera muy clara dejando patente que la violencia institucional no sólo incluye aquellas manifestaciones de violencia contra las mujeres en las que el estado o representantes del estado son directamente responsables por su acción u omisión, sino también aquellos actos que muestran una pauta de discriminación o de obstáculo en el ejercicio y goce de los derechos.

El Convenio del Consejo de Europa sobre prevención y lucha contra la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica, especialmente en sus artículos 5 y 30 deja bien claro este delito contra las mujeres:

El artículo 5 indica las obligaciones de los estados y dice así: “1. Las Partes se abstendrán de cometer cualquier acto de violencia contra las mujeres y se asegurarán de que las autoridades, los funcionarios, los agentes y las instituciones estatales, así como los demás actores que actúan en nombre del Estado se comporten de acuerdo con esta obligación”.

Como ven estos actos, como al que antes me refería, de cargos públicos, como el caso del concejal del ayuntamiento de Madrid del grupo VOX, Ortega Smith, constituyen no solo una mentira, no solo un escándalo, no solo una tergiversación de la verdad, no solo un atentado contra los derechos más esenciales de las mujeres de este país, que es el derecho a una vida libre de violencia, sino que es violencia institucional pura y dura. Sorprendentemente, en el Estado español ni Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género, ni las legislaciones autonómicas han incluido definiciones de la violencia institucional. Lo mismo es hora de empezar a hacerlo.

Son las once y media de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 22 grados. Vox y la violencia institucional contra las mujeres

 

Los Aznar, 9000 Euros bajo par

No escribo más “porque no me da la vida”, como decía mi amigo Carlos Pérez Jimeno, porque mira que hay temita para darle a esto de la tecla. Hoy me desayunaba, entre otras cosas – que son más de cien- con que Los Aznar no pagaban las clases de golf que recibían en Club de Campo, por la bonita cantidad de un millón y medio de las antiguas pesetas, que en euros de los del bolsillo vienen siendo unos 9000, cosa que desde luego es “la mar” de llamativa, ya que una que es socia de ese Club, practica el golf desde temprana edad,  y abona unos 50 euros por media hora de instrucción golfistica, como pensaba hasta hoy, el resto de los socios.

Pero lo mejor de todo, es que el portavoz de la familia – ya sabéis que eso de dar la cara está demodé, entre ciertos círculos, y es mejor utilizar a un propio- alega que Los Aznar “pensaban” (Glups¡) que como pagaban la cuota anual, ya tenían derecho a usar todos los servicios del club sin abonar ninguna cantidad adicional.

No se la cara que pondría el Caddie Master –no lo he probado, ni me atrevo- si yo me dispusiera a salir por el hoyo 1, sin haber hecho esa maniobra esencial a la hora de jugar una partida de golf, que es la de pagar el greenfee, y le dijera al Master, que como pago mi cuota anual, no voy a soltar ni un euro más. O tampoco quiero imaginarme, la expresión de uno de los profesores de la cancha de prácticas del golf, si solamente le insinuara que me diera una clase, sin abonar nada a cambio.

Claro que si esto se hace con unas míseras clases de golf, que no harán con otras cosas. Nada ha cambiado: de las plazas de requisa en los aviones de Iberia que hacía uso Alfonso Guerra, amén de los Mystere  para ir y venir a sus cosillas, pasando por los Falcon de Zapatero, a las clases free de golf de Los Aznar. Un panorama realmente delicioso. Vamos la corrupción y la estupidez toda junta y bien mezclada.

Por cierto me ha podido la curiosidad y no me ha quedado más remedio que consultar los hándicaps de esta familia, y veo que las 200 clases de golf, a pesar de ser gratis total, no les han servido de mucho. Ana Botella, hándicap 36; Alonso Aznar Botella, hándicap 28, y el hándicap del ex presidente ni siquiera consta, o bien porque la federación lo tiene censurado, o bien porque ni siquiera esté federado. ¡Qué cosas!

Son las tres y media de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 12 grados. Hay que ser cutre¡

La Reina Blanca está sola

ajedrez

El poder, el poder… ese oscuro sitio donde nada parece lo que es. Un lugar remoto para los ciudadanos, lleno de misterios insondables, donde las cosas se explican con eufemismos absurdos y donde la mentira es el idioma cotidiano.

A estas horas, aun no sabemos si el Vicealcalde Villanueva dimitió  o fue cesado. Tendremos que decir que “Villanueva ha salido del Ayuntamiento de Madrid”. Tampoco sabemos las razones, pues las que aludió ayer el Vicealcalde no son ni por asomo razones suficientes para dimitir o para ser cesado. Que se “equivocara” en la primera rueda de prensa en el aforo de la Fiesta de Halloween del Madrid Arena, desde luego no es suficiente para una dimisión de tal calibre, con rueda de prensa incluida. Y desde luego si uno como dice él “tiene la conciencia tranquila” no se dimite por presión social.

Por supuesto hay otros motivos que intuimos todos pero que él o la propia Alcaldesa no van a admitir, mientras un juez no se pronuncie sobre el tema.

Lo cierto es que la verdad es una, siempre es una, y no varias, y tal vez el juez no pueda imputar a Villanueva un delito de tráfico de influencias o prevaricación por falta de pruebas, pero la nube de indicios que hemos podido leer, ver y escuchar en estos últimos días, nos lleva a sacar duras y terribles conclusiones del caso Madrid Arena.

Esto nos lleva hasta la figura de la Alcaldesa de Madrid,  Ana Botella, que por mucho que haya insistido y propiciado la dimisión de Villanueva, el caso Madrid Arena, asi  tampoco va a conseguir cerrarlo. De hecho mientras los medios de comunicación lo estén focalizando y se mantenga abierto el proceso judicial, este tema, por mucho que se empeñe Doña Ana, no hay quien le dé cerrojazo. Además el caso Madrid Arena está justo en el ojo del huracán donde se mezclan y se confunden, lo que es público y lo que es privado, como se derivan las distintas responsabilidades en entramados como este,  y eso hace, que precisamente, tenga aún más interés para el ciudadano, que no solamente este terriblemente alarmado por las circunstancias que acontecieron y como se desencadenaron los hechos, sino que además no entiende porque entre tantísimo responsable municipal y político, a la postre, nadie se responsabiliza de nada.

Por supuesto el Partido Popular no puede controlar lo que hacen todos sus miembros, de eso estoy segura. Ninguna organización  puede garantizar que en el seno de sus equipos existan corruptos y prevaricadores, pero lo que si puede, el Partido, y en este caso la Alcaldesa, y que debió hacer en su momento (llevan bastante retardo) es asumir responsabilidades, practicar los ceses que hubieran sido necesarios, dar la cara, y desde luego haber impedido cuando tomo posesión del bastón de mando de la alcaldía, que perduraran esas prácticas, bastante conocidas, realizadas para mayor gloria de esa pequeña mafia que le dejo Gallardón como herencia.  La Reina Blanca no puede moverse en el tablero rodeada de peones negros, aunque ahora ya no hay peones, ni negros, ni blancos. La Reina Blanca está sola, y en primera línea, ahora los jaques tendrá que encararlos en solitario, aunque aún le queda el enroque con la torre (de Guindos), pero me temo que esa torre tampoco tiene muchos cimientos.

Es la una y media de la madrugada. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 4 grados. Con cinco niñas muertas no hay sitio para el olvido y las responsabilidades no se pueden lavar con dimisiones tardías.

Madrid Arena ¿Y ahora que? ¿Esperamos hasta la siguiente?

Extraido del Blog: Si no lo digo reviento

Fallece la menor ingresada tras el aplastamiento en la fiesta del Madrid Arena, sabado 03-11-2012 a las 08:50 horas.

Parece mentira, que cuando sucede una tragedia como la del  Madrid Arena, rápidamente, se ponga en marcha el ventilador, para intentar sacudir las responsabilidades  a diestro y siniestro. Es  hoy como quiero calificar la, última fiesta, en la que dejaron para siempre sus ganas de divertirse, nuestras compañeras, amigas, ciudadanas… Siniestra, este es el calificativo y no precisamente por tratarse de una de las fiestas de halloween 2012.

 Mi primera reflexión vaya para sus familiares, amigos, compañeros, novios… Dentro de mí para siempre, reinará la más absoluta rabia, la más desoladora impotencia y la mayor de las tristezas; como quedó en el recuerdo también, la de las personas que de igual manera dejaron sus ilusiones en la discoteca Alcalá 20, hace ya bastantes años, es lamentable que la diversión de unos jóvenes, termine siendo la tragedia de una noche.

Ahora, entiendo que es el momento de pensar, de poner las cosas en su sitio y de intentar que situaciones como estas, no vuelvan a ser portadas en los medios de comunicación, si podemos evitarlo entre todos.

La primera pregunta que me hago, es ¿Por qué acuden un número tan elevado de personas a un evento como este? Una  de las respuestas que se me ocurren, es por que tal vez, quizás, en una ciudad como Madrid, donde la cultura debería desbordarse por todas partes y  la música, también es cultura en cualquiera de sus posibles formas de  manifestación,  estemos en una situación infinitamente contraria a la expuesta, aunque no parezca que sea así.  La verdad es que llevo algún tiempo sintiendo que los eventos que se organizan en esta ciudad, son pocos y no llenan el deseo de las personas a las que les apetecería disfrutar de un tipo de espectáculo, bastante más atractivo y diferente, que los que tenemos en estos momentos . Además,  cuando se convoca alguno, pasa lo que en el que hoy nos ocupa, la ambición por el dinero, está por encima de todo, todo vale y cuanto más mejor,se quiera ver o no, este es, bajo mi punto de vista, el tic de la cuestión.

Fin de semana, tras fin de semana, estamos hartos de contemplar, como los más jóvenes de Madrid, cuyo poder adquisitivo es precario, están sentados por todas partes en reunión deleitando una copa que han podido adquirir a un precio razonable a sus bolsillos o al de sus progenitores, que son los que soportan el gasto, por que una persona no pude ni debe  estar encerrada continuamente entre cuatro paredes, necesitamos relacionarnos y crecer en el mundo. Estoy seguro y me consta,  que si en los locales las cosas fueran diferentes, los precios más razonables o se tuviera la opción de poder ganar un sueldo suficiente, para poder gastar en diversión una parte razonable, las cosas serían  de otra forma.

Tal vez si alguien se parase a ver algunos de los aspectos que expongo anteriormente, se podría ir dando poco a poco, salida a algunas situaciones que la sociedad madrileña y sus jóvenes vienen reivindicando desde hace ya largo tiempo ¿Por qué se organiza solamente un concierto como el del otro día y no más de uno para que las personas puedan repartirse y no acudir todas el mismo día a ese tipo de fiestas? ¿Por qué se nos trata como si fuéramos  borregos? ¿Son rentables para quienes las organizan? ¿Todo debe ser ganancias? ¿Dónde están los derechos que les deben asistir, a las personas que deciden acudir al evento? ¿Quien vela por ellos? El estado y las instituciones, son los garantes de la seguridad de sus ciudadanos, los primeros responsables y los que no deben defender lo indefendible, ni rasgarse las vestiduras cuando algún suceso desgraciado como el de este caso. Todos sabemos y no es nuevo, que  un accidente no ocurre por un fallo aislado, es el cumulo de circunstancias, lo que hace que  al final la tragedia se masque y  termine por suceder.

El día de los hechos, lo que más me sorprendió, fue la forma que tuvieron nuestros gobernantes en difundir la noticia, la desesperación de muchas familias, pensando en que sus hijos, hermanos, amigos… Podrían haber estado en el lugar de los hechos fue tremendo, sólo hay que ver la televisión y los reportajes de prensa. Acto seguido el ayuntamiento de Madrid, se sacude rápidamente el polvo de los zapatos, dedicando el vicealcalde palabras a favor de la organización del concierto; todo era perfecto ¿Si algo a fallado, no creo que sea por que todo estuviera bien controlado, si no al contrario? Tengan la vergüenza y la prudencia suficiente para no tensionar más la cuerda de lo que ya la tienen, y no busque la responsabilidad, solamente en la persona o personas que pudieron presuntamente prender una bengala en el recinto, seguramente, no es solamente ese posible hecho lo que motivó la avalancha humana, desde luego, acción totalmente reprobable, pero según las imágenes de televisión, no fue la única que se pudo prender durante la noche. Desde luego con la cantidad de personas que había en el local, poder impedirlo, por parte de la seguridad del propio  local, era bastante difícil y sobre todo por que la seguridad interna, fue contratada a una empresa que presuntamente no tiene una experiencia  suficientemente solvente en actos de esta envergadura; según el enlace adjunto, ya que fue creada en junio de 2012, posiblemente una vez  que se sabia que ya se podría realizar el acto.

 http://www.empresia.es/empresa/kontrol-34-cye-madrid/ (Este enlace es muy delator) (Hay varias versiones de quien es Garcia Perdiguero y apuntan mal desde luego, basta con buscar en Google)

 Después por si faltaba algo, la señora Botella, poniendo el colofón a la situación dice:

 Botella anuncia que no habrá más macrofiestas en espacios municipales”

“El riesgo es demasiado alto cuando se juntan demasiadas personas con demasiado alcohol”

No se conforma esta mujer, en con disponer de lugares públicos como si fueran de su propiedad, sin contar con nadie y castigar a los ciudadanos, si no que además, es capaz de presumir que la mayor parte de personas que han asistido al concierto son dependientes del alcohol, su desfachatez llega hasta el punto, de hace un alegato, en favor  del valor de la vida de las personas ¿Podría a vérselo recordado en su momento a su marido, cuando nos metió en una guerra y en sus consecuencias, de las cuales han quedado un montón de sepulturas llenas de personas que han perdido la vida? ¿No es verdad, o es que la vida tiene un valor determinado dependiendo el las circunstancias? Señora, que mala baba tiene usted, sinceramente.

Creo que un político con responsabilidad, cordura y experiencia, no debería hacer tales afirmaciones y tendría que pensar en respetar bastante más a los ciudadanos.

La otra cara de la moneda, la situaré en el recinto donde se ha realizado la fiesta, si el diseño del mismo no es el apropiado para este tipo de eventos ni seguramente para otros ya que presenta ciertas deficiencias, como  ha quedado demostrado ¿Por qué no se reforma y se le sigue dando un uso apropiado? ¿Si la señora botella cierra los edificio de titularidad municipal a es tipo de eventos, como los vamos a mantener? ¿Serán las visitas del Papa las que harán que sigan en pie? ¿Subirá más usted los impuestos para poder seguir manteniendo los edificios? Mire, creo, que no hace falta tomar decisiones tajantes, lo que hace falta, es buscar soluciones a los problemas y controlar que las cosas se desarrollen de una forma adecuada, poniendo los medios necesarios y teniendo claro; que los bolsillos, no se pueden llenar de una sola vez, cueste lo que cueste y pase lo que pase. Los empresarios sin escrúpulos; como usted debería saber bien, no son bien recibidos en esta ciudad y creo que en ninguna parte del mundo. Ustedes, cuando les conviene, tuercen la mirada para otro lado y ponen su ropa sucia a los demás, no es la primera vez que lo hacen.

Ustedes, que son los que han dado el visto buenos a la organización del evento, ya que primero se ha tenido que autorizar la realización, según un proyecto presentado, deben ser  responsables igualmente que la empresa que ha organizado el concierto, por más que nos quieran convencer de lo contrario. Yo creo  sinceramente, que no han hecho todo lo necesario para impedir que algo así pudiera suceder y a toro pasado, las decisiones que se esperan, no son del caldo de las que ya han puesto ustedes encima de la mesa.

No hay mejor defensa que un buen ataque, que bien lo tienen aprendido, “personarse cono acusación particular en el procedimiento”, pero como tienen tanta cara dura; un lavado de imagen, que  les viene que ni pintado ¿Pero se siguen pensando que los ciudadanos somos tontos?       

(FOTOGALERÍA):   http://wp.me/Px3Vf-BC (No dejar de ver la fotogaleria, es realmente impactante)

P.C.G. 03-11-2012    

“EL MADRID ARENA NO HA TENIDO NUNCA LICENCIA DE FUNCIONAMIENTO”

http://elventano.blogspot.com.es/2012/11/el-madrid-arena-no-ha-tenido-nunca.html

Son las cuatro y media de la tarde. Se puede decir más alto, pero no más claro, desde luego. ¿Y ahora que? ¿Esperamos hasta la siguiente?