Los Presos Políticos los pondrán ellos #Independencia #Cataluña

Y se levanta una cansada. Si, cansada de lo mismo, de la historia virtual de Cataluña, manejada por unos cuantos que han hecho de la poltrona su way of life, con un golpe de mano, dejando a la democracia hecha unos zorros. Una historia que va por el manual de los dictadores de directorio, rancios y trasnochados,  y que nos han interrumpido la vida.

No hay nada que más me moleste que me interrumpan, y más, para nada de verdadera importancia. Porque lo peor de todo esto, no es que España se vaya a hacer pedazos, no lo creo, porque el sistema ya tiene callo y difícilmente un grupo, que lo que busca es  perpetuarse en el poder for ever, va a dar la vuelta a la tortilla en el resto del país. Lo peor, si lo peor, es que no se hace nada de verdadera importancia para nosotros, los ciudadanos, la ordinary people, que somos los que al final, como siempre pagaremos las consecuencias. Estos tipos han focalizado la actividad política sobre sus “asuntos particulares” ahora llamados “Independencia”, y está todo el país parado y pendiente, sin que se haga otra cosa que hilar en esta rueca que da vueltas y vueltas, pero que no da una sola puntada derecha.

Una situación extraña la de Cataluña, donde Demócratas Cristianos se mezclan con radicales, con troskistas, con agitadores asalta coches policiales que se duelen de que una jueza les haya puesto en orden. ¿Que esperaban después de patear un coche de las fuerzas de seguridad del estado, robar las armas del vehículo, acosar a la guardia civil, jalear al transeúnte para que fuera contra ellos, mientras una secretaria judicial tenía que escalar teja a teja para saltar por los tejados de Barcelona huyendo de la turba?. Que le queda a la jueza más que decretar prisión, más cuando Los Jordis, artífices de toda esta película de miedo, están dispuestos a repetir la performance subversiva una y otra vez.

No cuela lo de presos políticos, no cuela, porque todos hemos visto y leído lo que está sucediendo. Lo recibimos en directo gracias a las redes sociales, y difícilmente por muchos videos lacrimógenos hechos en la factoría del siniestro Roures, vete tú a saber con qué dinero, que esa es otra, y que nos repitan y repitan hasta la saciedad en las teles publicas de Cataluña y en sus cuentas en internet, lo de la “represión”, no nos van a convencer de que “el rey no está desnudo”. Aquí no hay presos políticos, ni va a haberlos, salvo los que hagan ellos, si consuman la fechoría de la republica catalana y la independencia, porque no les quepa duda que esos compañeros de viaje que lleva Puigdemont, no van a respetar, ni por asomo el sistema de libertades y la democracia. ¿Cuánto creen que tardara en cambiar el nombre de Republica Catalana por el de Republica Popular Catalana si se perpetra la independencia? ¿Cuánto creen que durará Puigdemont y su partido al frente de ese proyecto? Piensen en ello, a mí, personalmente, me aterra imaginar ese escenario.

Son las ocho de la mañana. Diluvia y truena en Pozuelo y la temperatura exterior es de 13 grados. Hacia la República Popular Catalana

Anuncios

Algo huele a podrido en Cataluña #11Oct

Me temo que lo de ayer en el parlament tiene mucho de postureo, de performance, de puesta en escena. Esa sumisión de la CUP que se conformó con abandonar la sede parlamentaria y hacer un discursito, bastante flojo para lo que nos tienen acostumbrados, esos guiños entre Oriol Junqueras y la bancada de la CUP… No sé, no lo veo… y lo que sí percibo, es que esto estaba pactado de antes, un hoja de ruta donde se pone al gobierno de España en el disparadero, para que suspenda la autonomía, y entonces será cuando ellos echarán toda la carne en el asador, en modo mártir, agobiados por el peso de “un estado opresor”, que es lo que buscan vender a la comunidad internacional.

Mucho me temo que no hay mucha ruptura entre JxSi, ERC y la CUP, todo lo contrario, siguen juntos y en la misma dirección, esperando que el gobierno de España haga lo que tiene que hacer, porque no le queda otra, y entonces es cuando empezará su fiesta, su fiesta… que no la nuestra. Será entonces, cuando acudan a la calle de nuevo, para explicarles a la gente que estaban dispuestos a dialogar, a ser los buenos de la película, y que  “los malos”, el gobierno de España, no ha querido entablar esa conversación.

En un juego continuo de posverdades – antes llamadas mentiras – van envolviendo todo el camino, y en él nos están llevando a todos. Esto no es una tregua para el dialogo, es una trampa, de la que difícilmente puede salir el estado, sin sufrir daños.

Hay muchas señales en el cielo que dicen que no van a dar marcha atrás, para empezar el 1 de Enero de 2018 se levanta el secreto bancario en Andorra, y eso a los “independentistas de salón y billetera” les va a traer consecuencias nefastas, si para entonces, no controlan la situación, ya que detrás de todos estos sentimientos implantados en la gente sobre libertad e independencia, hay un interés espurio y siniestro de salvar sus propios culos apestados por la corrupción de muchos años. Algo huele a podrido en Cataluña, y el hedor ahora está tapado con el perfume barato de la independencia, pero no durará mucho, antes o después nos daremos cuenta. Espero que no sea tarde.

Es la una y media de la tarde. Sigue sin llover en Pozuelo y la temperatura exterior es de 25 grados. Algo huele a podrido en Cataluña

#4Oct No quiero que mi historia y la de mis hijos la escriba un golpista

 

No quiero que mi historia y la de mis hijos la escriba un golpista. Ya estuvo a punto de pasar el 23 de Febrero de 1981, cuando unos militares, también en nombre de instaurar “su supuesta democracia”, intentaron tomar el congreso y darle la vuelta a la historia.

Si eso hubiera sucedido, no les quepa duda que yo no podría estar ahora escribiendo estas líneas, porque todo aquel que intenta revertir el orden democrático establecido y romper con la Constitución de una manera individual, unilateral y por la fuerza, como es el caso que estamos viviendo ahora mismo por los políticos independentistas en Cataluña, es capaz de arrancar de cuajo todas las libertades y todas las voces que van en contra de su voluntad.

No les voy a relatar los hechos que vienen ocurriendo desde el 6 de Septiembre relacionados con este tema, porque ustedes los conocen ya a la perfección, y vamos de delito en delito, de vulneración en vulneración, de intimidación en intimidación, en definitiva un rosario de actos ilegales y no democráticos que nos tienen alterada la vida a todos los españoles y en especial al pueblo de Cataluña.

Pero si que le voy a poner nombre, porque las cosas hasta que no se nombran no existen. Y es este, porque no hay otro: Golpe de Estado, La Revolución de Octubre del 17.

Sí, estamos asistiendo a la primera revolución del siglo XXI en nuestro país, una revolución que a día de hoy aun no ha sido sofocada, a pesar incluso de las palabras de ayer del Rey Felipe VI, que no podían ser más claras y contundentes, que ante la inoperancia y el egoísmo de los que dirigen los partidos políticos, ha tenido que bajar a la arena para dejar negro sobre blanco lo que hay que hacer, y lo que no hay que hacer. El rey no puede ir más allá, pero los partidos políticos que defienden la Constitución que, si no me salen mal las cuentas, en este momento son una gran mayoría, tienen el deber, porque para eso los hemos votado – la primero que hace un representante del pueblo al tomar posesión de su cargo, es jurar defender la Constitución – de sofocar esta revolución y este golpe de Estado cuanto antes.

Creo que la sociedad española está más que convencida de que lo que está sucediendo es gravísimo, pero la sociedad en un régimen democrático tiene el resorte de sus representantes políticos para que hagan el trabajo de salvaguardar sus derechos, y ella por si sola, salvo colgar banderas o salir pacíficamente a la calle, no puede sofocar una rebelión de esta envergadura. Creo que el rey Felipe VI, y a sus palabras de ayer me remito, está también convencido de la situación extrema en la que estamos. Creo que los jueces en la medida de sus atribuciones están haciendo su trabajo. Creo que los medios de comunicación también, son conscientes de la amenaza y del riesgo que supone para la convivencia pacífica y democrática lo que está sucediendo en Cataluña. Solo faltan los que pueden parar el golpe, los que pueden parar esta revolución, los políticos que juraron y prometieron defender la Constitución y la democracia. Y yo como ciudadana les demando que hagan ya su trabajo, porque tal y como he empezado este post, no quiero que la historia y la de mis hijos, y la tuya, y la de tus hijos, la escriba un golpista.

Es la una y diez de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 26 grados. No quiero que mi historia la escriba un golpista.

Ladrones de Democracia #ReferendumCAT 1-O

“A menudo el odio se disfraza con una careta sonriente y la lengua se expresa en tono amistoso, mientras el corazón está lleno de hiel.” Solón

Saben una cosa. Nos están robando. Si,  miren ustedes, hay ladrones de democracia sueltos.

Lo que está sucediendo en Cataluña y proyectado hacia el resto de España en un robo en toda regla.

Un robo perpetrado a través de asaltos a sedes de partidos, a través de señalar y marcar casas y comercios, de cerrar el parlament para que no se escuche ni una sola voz discrepante,  de presiones sibilinas y no tan sibilinas a los directores de las escuelas e institutos, para que el día 1-O pongan a disposición sus centros de eso que llaman “referéndum”, de utilizar a los niños en  las movilizaciones, de utilizar a los medios de comunicación públicos de Cataluña como medios de propaganda, de las listas negras de periodistas, de tomar las calles, de políticos que se saltan las leyes una y otra vez, mientras obligan a los ciudadanos a cumplirlas a raja tabla, de colocar como héroes a miembros de bandas asesinas como ETA, de invitar una y otra vez a los ciudadanos a participar en un referéndum ilegal, sin censo, sin garantías democráticas, de hurtar los datos de los ciudadanos y enviarlos a webs alojadas en lugares remotos y gestionadas por piratas informáticos, de mentir una y otra vez contándonos que los culpables de sus males somos los españoles cuando llevan toda su legislatura desatendiendo los asuntos de sanidad, cultura, educación etc para dedicarse a eso que ellos llaman el proces y que ya hemos visto en qué consiste, de linchar a intelectuales, escritores, artistas, científicos que han manifestado públicamente estar en contra de ese simulacro de referéndum, de utilizar los medios económicos del Estado, es decir de todos, para sus fines espurios, desatendiendo las necesidades de los hombres y mujeres de Cataluña, de dividir la sociedad en malos y buenos catalanes como si ellos fueran el dedo supremo que marca la bondad o la maldad de los individuos, de romper familias y  romper amistades.

Son ladrones de libertad, son ladrones de democracia. Están hay disfrazados de libertadores, con un rictus de sonrisa cosida en el rostro con puntadas de odio, de un odio que jamás en lo que llevo de vida había visto antes. No dejemos que nos roben lo que tanto nos ha costado conseguir: la democracia y la convivencia.

Son las once de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 20 grados. Ladrones de Democracia