La estrategia Trump contra los derechos de las mujeres #LeyAntiabortoAlabama

El Senado de Alabama aprobaba esta semana una ley anti aborto, que prohíbe practicarlo incluso en casos de violación o incesto. Algo que resulta realmente inaudito pero que desde luego tiene todo un rosario de intenciones ocultas.

Lo más probable es que esta ley no se puede poner en marcha tras su aprobación, ya que el Tribunal Supremo de los Estados Unidos ha legislado previamente en contra, y es de orden superior. Pero este ataque a los derechos de las mujeres pretende modificar las leyes en los Estados Unidos en materia de interrupción del embarazo a través de una sibilina estrategia.

Curiosamente y de una manera casi simultánea, los estados más conservadores de Estados Unidos están aprobando leyes antiaborto, con el fin de que estas sean recurridas y llevadas al Supremo, obligando así, a que este tribunal se pronuncie, con la esperanza de cambiar y revertir su decisión de 1973 por la cual el aborto fue legal en todo el país.

En el caso de Alabama han sido los representantes republicanos, todos hombres y blancos, los que han aprobado esta ley, con penas de hasta un siglo de prisión para los médicos que lleven a cabo prácticas abortivas y sin considerar siquiera los casos de abortos por incesto o violación.

Pero no ha sido solo en Alabama donde se ha dado un hecho como este. En Georgia, otro estado del sur, ya se ha firmado la ley de latido del corazón con un contenido similar al de Alabama. Y otros cinco estados más han legislado medidas que también prohíben el aborto: Kentucky, Dakota del Norte, Iowa, Ohio y Missisipi, a los que se suman los estados conservadores de Florida y Texas, con leyes similares.

Ninguna de estas leyes va a poder ser implementadas, todas han sido recurridas y llevadas a los tribunales, pero eso exactamente es lo que esperan los conservadores. Su deseo es que lleguen a la corte suprema de los Estados Unidos, y lo haga justo en la campaña electoral de 2020 en la que Trump ira a la reelección. Además, con los cambios que Trump ha ido haciendo en el Tribunal Supremo, designando dos jueces conservadores, ahora la mayoría conservadora en el Supremo está asegurada.

Como ven este ataque a los derechos de las mujeres esta tremendamente orquestado y diseñado, y deja no solo el mensaje de que los cuerpos de las mujeres no les pertenecen, que están al servicio del hombre, que incluso, como en los casos de violación, deja claro que la culpa de la violación siempre es de la mujer que la sufre y no del agresor.

Que un país democrático como los Estados Unidos este legislando en pleno siglo XXI contra los derechos de las mujeres y restringiendo, o pretendiendo restringir, su libertad de elección es muy delator de la situación machista que se extiende como mancha de aceite por el planeta.

Desde luego si se materializa el retroceso en los derechos reproductivos de las mujeres en los Estados Unidos no les quepa duda que habremos dado un paso atrás, y estaremos empezando a descender hacia el pozo de la desigualdad y la discriminación, del que estábamos empezando a salir.

Son las diez de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 14 grados. La estrategia Trump contra los derechos de las mujeres  #LeyAntiabortoAlabama

 

El cuento de la criada es una realidad #Birmania #Mujeres #Esclavas

Acabo de terminar de leer el informe ‘Danos un hijo y te dejaremos ir”: el tráfico de ‘novias’ de Kachin desde Birmania a China”, en el que se documenta cómo los traficantes venden a mujeres y niñas de los estados del norte de Birmania, Kachin y Shan para ser esclavas en China.

Algunas supervivientes de este comercio de esclavas del siglo XXI nos explican que personas de confianza, incluso miembros de su propia familia, les prometieron empleos en China, pero que en su lugar las vendieron por el equivalente a entre US$3.000 y US$13.000 a familias chinas. En China, por lo general, eran encerradas en una habitación donde las violaban una y otra vez  para que se quedasen embarazadas.

Heather Barr, codirectora en funciones del departamento de derechos de la mujer en Human Rights Watch y autora del informe nos cuenta que en “Birmania y las autoridades chinas hacen la vista gorda mientras que traficantes sin escrúpulos están vendiendo a mujeres y niñas Kachin destinadas al cautiverio y abusos indescriptibles”.

También nos cuenta en este informe que “La escasez de medios de vida y garantías para los derechos fundamentales han convertido a estas mujeres en una presa fácil para los traficantes, que tienen pocas razones para temer a las autoridades en ambos lados de la frontera”.

El informe está basado principalmente en entrevistas con 37 mujeres que pudieron salir  de esta trata, así como con 3 familias de víctimas, funcionarios del gobierno de Birmania y la policía, así como miembros de grupos locales, entre otros.

En el informe podemos leer el testimonio de Una mujer Kachin que había sido traficada a los 16 años por su cuñada y cuenta como la familia la llevó a una habitación. “En esa habitación la ataron de nuevo, cerraron la puerta, durante uno o dos meses. Cuando llegaba la hora de comer, le daban comida. Ella lloraba. Cada vez que el hombre chino le llevaba comida, la violaba”.

Las supervivientes que dan testimonio en este informe cuentan que   las familias chinas a menudo parecían más interesadas en tener un bebé que una “novia”. Una vez que las mujeres y las niñas traficadas daban a luz, a veces podían escapar de sus captores, pero generalmente a costa de dejar a su hijo atrás con pocas esperanzas de volver a ver al niño.

Una vez que pudieron volver a Birmania, estas mujeres dedican sus esfuerzos a luchar por superar el trauma y el estigma mientras intentan reconstruir sus vidas. Hay muy pocos servicios para estas mujeres y las pocas organizaciones que brindan asistencia desesperadamente necesaria no pueden atender todas sus necesidades.

La mayor parte de estas mujeres victimas de esclavitud, secuestro y trata se encontraban entre las más de 100.000 personas internamente desplazadas por los combates en Kachin y los estados norteños de Shan que afrontan situaciones desesperadas en los campamentos.

El gobierno de Birmania ha bloqueado en gran parte el acceso de la ayuda humanitaria a los campamentos, algunos de los cuales están bajo el control de la oposición, la Organización de Independencia Kachin. Las mujeres a menudo son las únicas que ganan el sustento, mientras los hombres luchan en el conflicto. Esto hace que las mujeres y las niñas sean vulnerables a los traficantes, quienes las venden a familias chinas que pasan apuros por encontrar novias para sus hijos debido al desequilibrio de género en China como consecuencia de la antigua “política de hijo único” en el país.

El porcentaje de mujeres en la población china ha disminuido constantemente desde 1987, y la brecha de género entre hombres y mujeres de entre 15 y 29 años está creciendo. Algunas familias deciden resolver la escasez de mujeres en edad de contraer matrimonio comprando mujeres o niñas traficadas. Es difícil estimar el número total de mujeres y niñas que son traficadas como novias a China, pero el gobierno de Birmania informó 226 casos en 2017. Expertos en el tema dijeron a Human Rights Watch que creen que el número real sea probablemente mucho mayor.

Como ven el cuento de la criada ya no es una ficción en nuestro planeta.

Fuente: Human Rights Watch (HRW)

Son la siete de la tarde. No llueve en Madrid y la temperatura exterior es de 17 grados . El cuento de la criada es una realidad

No me llames Padrazo, llámame Padre

Saben una cosa

La palabra responsabilidad no está muy de moda que digamos. Vivimos en un sociedad donde se nos llena la boca con la palabra derechos, pero se nos olvida que también hay deberes, y que sin un perfecto equilibrio entre derechos y deberes la sociedad no termina de funcionar. Y porque hablo de deberes, porque uno de los más  primordiales y fundamentales es educar y cuidad de nuestros hijos e hijas, y eso hay que hacerlo por igual hombres y  mujeres.

Sucede que hasta ahora hemos sido las mujeres las que nos hemos ocupado de esa tarea, fundamentalmente porque es el rol que una sociedad machista nos ha adjudicado, pero esto no debe ser así. Lo que debería ser normal es que el padre sea corresponsable y esté implicado en la crianza y educación de sus hijos

A pesar de los cambios y de intentar “normalizar” la situación, todavía estamos en una sociedad machista, y aún se ve como algo diferente que un hombre que se implica, que toma la crianza como algo natural y como parte activa de la familia, sea un ser extraño, ya que el estereotipo dice que el hombre para cuidar de sus hijos le basta con ser simplemente  el proveedor,  llevar el dinero a casa tras largas jornadas laborales y aparecer sólo en momentos muy puntuales formando parte de la familia.

De hecho existe un término que a veces se usa: el padrazo, el padre que siempre está con sus hijos, que los cuida, que los viste, que los lleva al parque, que se sienta con ellos a hacer los deberes, que los acuesta cada noche, que los anima en los deportes, en definitiva que se ocupa de ellos. Es una pena que haya que utilizar un aumentativo para describir las tareas normales que debe hacer un padre por sus hijos.

¿Sabes? Si eres un hombre de esos a los que llaman padrazo y me estás leyendo ahora, dile a tu familia y a tus amigos que se ahorren el aumentativo, que te llamen simplemente padre, y que tomen buena nota de lo que haces, porque de excepcional no tiene nada, es lo normal, lo que debería ser, tu deber y en el fondo, aunque muchos hombres aún no lo sepan también tu derecho. Son tus hijos, son tus hijas.

Son las once de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 10 grados. No me llames Padrazo, llamame Padre

Se nos olvidó educar en igualdad, me temo

España es el país europeo en el que se ha producido un avance más notorio en cuanto a la equidad de género en las últimas décadas. La gran protagonista de este cambio es la mujer y se ha hecho por voluntad de la mujer.

Sin embargo perviven claros elementos de desigualdad y de desequilibrio en las relaciones intergénero. Fundamentalmente en el ámbito laboral, en el reparto de las tareas domésticas o cuidado de niños o ancianos, y en la persistencia de estereotipos sexistas.

El 42% de los varones y un 47% de las mujeres de 15 a 29 años creen que tener hijos puede ser un freno para la vida laboral de las mujeres. Pero solo el 23% de los varones y el 11% de las mujeres creen que puede ser un obstáculo para la vida del hombre.

El 33% de los chicos adolescentes y jóvenes españoles de 12 a 24 años están muy/bastante/algo de acuerdo con la afirmación siguiente: “Está bien que los chicos salgan con muchas chicas, pero no al revés”. El porcentaje de chicas de esas mismas edades que opina lo mismo no alcanza el 9%.

Además la justificación de determinados comportamientos machistas, sexistas o violentos, alimenta el germen de la violencia de género. En este sentido, algunas actitudes con las que, muy especialmente los chicos /12-24 años) están “bastante o muy de acuerdo” en proporciones nada despreciables, resultan preocupantes: tales como un chico agresivo resulta más atractivo, o Si una mujer es maltratada por su compañero y no le abandona es que tal vez le guste, o Un buen padre debe hacer saber al resto de la familia quien es el que manda.

Otro tema en el que los jóvenes siguen estancados es la diferencia salarial por género, que  también sigue siendo importante en España y ello no solo ocurre entre los adultos mayores, como decía,  que han desarrollado ya parte de su carrera laboral y familiar. Entre los hombres y mujeres jóvenes, que tienen niveles de preparación y de experiencia muy similares, también se manifiesta la diferencia salarial. Según un estudio de 2012. las mujeres ocupadas de entre 15 y 29 años ganaban, como media, 100 euros menos que los hombres, siendo el salario medio masculino de 889 euros y de 786 euros el femenino.

Como ven hay mucho trabajo por hacer y sobre todo con las nuevas generaciones. No se distraigan en la educación de sus hijos y sus hijas, porque estos datos que hoy les he puesto encima de la mesa, pueden traer consecuencias terribles para la sociedad del futuro, y no se engañen para hombres y para mujeres.

Son las once de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 22 grados. Se nos olvidó educar en igualdad, me temo

 

Señorita… #Sexismo #Mujeres

sexismo-620x350

Saben una cosa el hace unas semanas escuchaba a la escritora colombiana Carolina Sanin en un Facebook Live hablar de cómo en América Latina  se sigue manifestando el sexismo contra las mujeres.  Por ejemplo en el caso de  la mujer adulta se la suele llamar “niña” y cuando no se habla de “una niña”, se habla de “una vieja”.

Con estos apelativos se desconoce la autonomía de la mujer, por una parte, y, por otra, también  se la desexualiza. Algo similar ocurre cuando, para supuestamente destacar el valor de las mujeres, los hombres se limitan a mencionarlas en relación con ellos “nuestras madres y nuestras hijas”, nuestras, nuestras… como si perteneciesen  a alguien, y también al usar el diminutivo “señorita” para la mujer soltera, como si fuese de vital importancia saber si una mujer esta soltera o casada…

También frecuentemente a la mujer se le impone un modo o un tono, lo cual hace que sea fácil descalificarla cuando sobrepasa ese tono prescrito o modifica el modo que se le permite. Cuando la acción de una mujer se sale del espectro de gestos e intensidades que se esperan de ella, se la ridiculiza y se la insulta con frases como: es una “fiera”, esta hecha una “furia”,  esta tía es una “histérica”. Esta claro que una mujer cuando se sale de “lo que se espera de ella” entre comillas empieza a ser pasto de comentarios que desde luego no se harían con un hombre

Sin embargo la sociedad empatiza rápidamente con las mujeres cuando estas ocupan el lugar de víctimas como asesinadas, violadas o golpeadas. Y sin embargo le cuesta  considerar o admirar a la mujer en situación de poder o de superioridad.

Todo esto y mucho más contaba la escritora colombiana Carolina Sanin en su facebook la pasada semana, haciendo referencia a la situación de la mujer en hispanoamerica… la verdad es que yo después de leerlo me anime a escribirle y a decirle que eso que ella cree que le sucede a la mujer en América Latina, es lo mismo que pasa en Europa, y en España. Sin ir mas lejos he contado esta semana las veces que me han llamado señorita, por poner un ejemplo, y no crean que exagero, desde el pasado domingo a este, llevo ya 11 “señoritas” en mi haber. Os animo a que midáis en vuestras vidas esto que os he contado… Seguro que obtenéis resultados “sorprendentes”

Son las doce de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 25 grados. Señorita #Sexismo #Mujeres

PP. Se me olvida: buscar la palabra señorita en imágenes de google y ya veréis el resultado #Ufff